Consuelo Paterna y Carmen Martínez

Universidad de Murcia

En un estudio publicado recientemente en la revista The Spanish Journal of Psychology, se ha querido analizar el grado de tradicionalismo de los padres respecto de los roles de género y cómo éste influye en la percepción de desigualdad entre hombres y mujeres.

 

En concreto, planteamos que la percepción de desigualdad en la distribución de roles entre hombres y mujeres estaría influenciada por el grado de tradicionalismo en estos roles. A su vez, ser más o menos tradicional, estaría relacionado con ciertas variables sociodemográficas como la edad, el número de hijos, el nivel de estudios, la religión y la ideología política.

Con este punto de partida, los resultados muestran que los hombres están dispuestos a dedicarse más a la familia y a asumir que pueden, de la misma manera que las mujeres, adquirir las habilidades y capacidades para las tareas domésticas y el cuidado de los hijos. No obstante, los hombres manifiestan que es la mujer quien dispone de mejores habilidades para el cuidado de los niños. De ahí que afirmen que la vida de las mujeres cambia mucho más que la de los hombres con la llegada de los hijos.

Por otra parte, los hombres manifiestan un fuerte sentimiento paternal, y al tiempo, una buena parte de ellos, no muestra una ideología de género excesivamente tradicional, siendo el empleo algo central en sus vidas. Pero a pesar de dicha valoración del empleo, los roles relacionados con la pareja y los hijos son los que mayor satisfacción les producen. Este resultado es similar al encontrado en el estudio con madres (Martínez y otros, 2002), pero éstas situaron en primer lugar de importancia el rol maternal.

Respecto a la importancia de la edad en el grado de tradicionalismo, concluimos que los hombres más jóvenes (menos de 45 años) son los menos tradicionales, mientras que solamente aquellos que tienen menos de 35 años han percibido la desigualdad de género.

En cuanto al número de hijos, encontramos que tener un solo hijo o más, diferencia en tradicionalidad a los padres (con uno y más de uno); los que tienen sólo un hijo son los más progresistas. Mientras que el sentimiento paternal resultó mucho más significativo en los hombres que tienen tres y cuatro hijos.

Como era de esperar, los hombres con menos nivel de estudios se muestran más tradicionales y perciben menos desigualdad laboral, siendo el empleo más relevante para éstos que para quienes tienen estudios universitarios.

Lo mismo podríamos decir respecto a la ideología política: aquéllos que se definen con ideología de derechas se catalogan como más tradicionales que los de izquierda, pero el empleo es mucho más importante.

Los datos del estudio nos muestran como aspecto importante en el avance de los estudios de género, que el concepto de rol paternal está cambiando. En el sentido de que los padres desean una mayor implicación en el cuidado de sus hijos, siendo los jóvenes con cierto nivel cultural, ideología política y religiosa quienes con mayor probabilidad cambiarían el grado de tradicionalidad en los roles de género, y por tanto, asumirían dicho rol paternal y percibirían las desigualdades de género existentes.

 

Por otra parte, la percepción de desigualdad es un antecedente significativo para el cambio en la dedicación a las tareas domésticas y el cuidado de los hijos. Asimismo, la relación obtenida entre dicha percepción y el grado de tradicionalismo resulta de creciente interés para seguir analizando ambas variables y poder concluir, por ejemplo, cómo variables tales como la centralidad del trabajo o el sentimiento paternal no mantienen relación alguna con dicha percepción de injusticia o desigualdad. Un dato que nos lleva a concluir la importancia de la percepción de injusticia en el área de la psicología social, y poder así, ser considerada como una variable fundamental en el avance de las relaciones de igualdad entre los géneros.

Tal y como Pollack plantea (1995), en esta renegociación del rol paternal, los hombres necesitan que las mujeres reconozcan que ellos son igualmente capaces de desarrollar las tareas de cuidado y que consideren la paternidad como un complemento de la maternidad. Ello tendría como consecuencia que los hombres percibiesen la paternidad como una situación emocional muy valorada y con un gran poder.

Referencias

Martínez, C., Vera, J.J., Paterna, C. y Rosa, A.I. (2002). Antecedentes del conflicto Inter-rol y su relación con el autoesquema de género. Anales de Psicología, 18, 305-317.

Pollack, W. S. (1995). No man is an island: toward a new psychoanalytic psychology of men. In R. F. Levand & W. S. Pollack (Eds.), A new psychology of men (pp. 33-67). Nueva York: Basic Books.

El artículo original en el que se basa este trabajo puede encontrarse en la revista The Spanish Journal of Psychology: Paterna, C., Martínez, C. (2006). Fathers and Gender Tradicionalism: Perception of Inequality and Life Roles. The Spanish Journal of Psychology, 9 (2), 171-181.

Sobre las autoras:

Consuelo Paterna Bleda y Carmen Martínez Martínez son profesoras del Área de Psicología Social de la Facultad de Psicología de la Universidad de Murcia. Pertenecientes al Grupo de Investigación de Psicología Social Aplicada (GIPSA) que actualmente desarrolla el Proyecto de Investigación I+D (2004-2007) sobre conciliación trabajo-familia, en el que Carmen Martínez es la investigadora principal. Carmen Martínez como directora y Consuelo Paterna como Coordinadota, han creado la Unidad de Género en dicha Universidad, prestando diversos servicios de asesoramiento, formación e investigación en género a diversas instituciones y a la comunidad en general.

Artículos Relacionados
LA PSICOLOGÍA SE MOVILIZA EN CONTRA DE LA VIOLENCIA HACIA LA MUJER
INTERVENCIÓN PSICOSOCIAL ESPECIALIZADA EN VIOLENCIA DE GÉNERO – ENTREVISTA A PATRICIA FLORES CERDÁN
DIFERENCIAS DE GÉNERO Y ATRIBUCIONES DE LA VIOLENCIA DOMÉSTICA
ENTREVISTA A DÑA. MARGARITA LAVIANA – COORDINADORA DEL ÁREA DE PSICOLOGÍA E IGUALDAD Y GÉNERO
LOS AFECTOS: DIFERENCIAS ENTRE GÉNEROS
GÉNERO Y BIENESTAR
GÉNERO Y VULNERABILIDAD COGNITIVA A LA DEPRESIÓN
MUJERES Y HOMBRES: SOMOS MÁS PARECIDOS DE LO QUE PENSAMOS
DÍA INTERNACIONAL PARA LA ELIMINACIÓN DE LA VIOLENCIA CONTRA LA MUJER: LOS COLEGIOS SE SUMAN A LAS ACCIONES PARA ERRADICAR LA VIOLENCIA
FAMILIA, ACTITUDES HACIA LA AUTORIDAD Y VIOLENCIA ESCOLAR
DIFERENCIAS ENTRE HOMBRES Y MUJERES EN SINTOMATOLOGÍA RELACIONADA CON SALUD MENTAL