El Comité de Psicología de desastres, emergencias y trauma de la Federación Europea de Asociaciones de Psicólogos (EFPA), propuso hace unos meses a la Asamblea General de la Federación que cada asociación miembro se esforzase en garantizar que todos los psicólogos adquirieran un conocimiento básico sobre Psicología de los desastres, emergencias y trauma. Esta propuesta fue finalmente aceptada en la asamblea de Praga de 2007.

Con el fin de facilitar a los 34 países miembros de la EFPA la implantación de esta propuesta, el Comité ha editado un texto para su difusión entre los diferentes departamentos de Psicología de las universidades de estos países. Este texto incluye una serie de recomendaciones elaboradas por el propio Comité sobre las vías que facilitarían que los psicólogos puedan adquirir este conocimiento.

Con el propósito de difundir esta información, Infocop Online ha traducido el texto elaborado por el Comité de la EFPA y lo reproduce en las siguientes líneas.

 Recomendaciones del Comité de Psicología de los desastres, emergencias y trauma de la Federación Europea de Asociaciones de Psicólogos (EFPA)

Tanto los desastres naturales (tsunamis, terremotos, inundaciones, olas de calor, etc.) como aquellos provocados por el hombre (accidentes industriales o actos terroristas) están generando una gran destrucción y un elevado nivel de sufrimiento en el mundo.

El marco de Acción de Hyogo, firmado por 168 Gobiernos en la Conferencia Mundial sobre la Reducción de los Desastres, señala la importancia de disminuir el riesgo de este tipo de acontecimientos. El objetivo es claro: reducir el número de víctimas mortales, así como los daños y las pérdidas sociales, económicas y medioambientales provocadas por los desastres. En consecuencia, es fundamental desarrollar la capacidad para la formación comunitaria, la educación y la organización, en aras a lograr una reducción eficaz del riesgo de desastres y de contar con los recursos humanos que permitan responder a las necesidades psicosociales de los supervivientes.

La investigación y la experiencia clínica han mostrado que los individuos expuestos a sucesos traumáticos como éstos se hallan extremadamente afectados y que algunos, incluso, pueden desarrollar problemas psicológicos graves. Por este motivo, es fundamental en situaciones de emergencia la disponibilidad de intervenciones que incorporen los principios del apoyo psicosocial e intervenciones basadas en métodos empíricamente validados, dirigidas a paliar las secuelas psicológicas derivadas de la exposición a un suceso traumático como son los desastres.

Es por todos conocido que con el fin de atender las necesidades del elevado número de supervivientes de desastres, los psicólogos necesitan tener formación específica en los principios básicos de intervención en situaciones de emergencia. Es más, teniendo en cuenta la perspectiva de la reducción del riesgo de desastres, los psicólogos pueden ofrecer claves que faciliten la alerta de la comunidad, así como programas de formación para la reducción de desastres.

Por este motivo, es urgente dotar a los psicólogos de esta formación específica. De la misma manera, la Asamblea General de la EFPA, mantenida en julio de 2007, llegó a la conclusión de que era necesario apoyar la formación de psicólogos en este área. Se recomienda que cada asociación miembro garantice que cada psicólogo cuenta con un conocimiento básico sobre Psicología de los desastres, emergencias y trauma.

Un método eficaz de conseguir este objetivo es que las universidades ofrezcan, a lo largo de la carrera (en el título de grado) de Psicología, un curso de Psicología de los desastres:

Este curso debería dotar a los estudiantes de un marco de trabajo y de conocimiento sobre:

1. Estrategias de reducción del riesgo de desastres y la facilitación de comunidades resilientes.

2. Reacciones psicológicas ante los acontecimientos traumáticos.

3. Principios básicos sobre los primeros auxilios psicológicos (intervención psicológica temprana) e intervenciones psicosociales en contextos de desastre.

4. Desarrollo de conocimiento y habilidades que permitan identificar a aquéllos con estrés agudo, estrés postraumático y otros problemas comórbidos como la depresión o el abuso de sustancias, que pueden aparecer tras la exposición a una situación traumática, y derivarles a los recursos adecuados.

El Comité de Psicología de los desastres, emergencias y trauma de la EFPA recomienda que ese curso sea ofrecido por todos los departamentos y universidades europeas. Esta propuesta surge del firme convencimiento de que el hecho de que los psicólogos estén expuestos a este campo aumentará significativamente su capacidad de responder en los momentos posteriores a los acontecimientos traumáticos y con ello se reducirá el sufrimiento humano y la ayuda al proceso de ajuste que sigue a los desastres.