Fuente: COP Madrid

Adolfo Fernández Barroso (Madrid, 1956)

Adolfo Fernández Barroso nos ha dejado. Ya no le veremos en las numerosas reuniones del Colegio, ya no nos regalará su amplia y cálida sonrisa, pero nunca olvidaremos su huella personal y profesional que siempre perdurará entre todos nosotros.

Adolfo ha sido un estandarte de nuestra profesión, uno de los grandes defensores de la Psicología Educativa y un entusiasta colaborador tanto del Colegio Oficial de Psicólogos de Madrid, como del actual Consejo General de Colegios Oficiales de Psicólogos, (antigua Secretaría Estatal).

Este trabajador incansable, defensor del servicio público, pertenecía a los Equipos de Orientación Educativa y Psicopedagógica (EOEP) de la Comunidad de Madrid.

Gran parte de su tiempo personal lo dedicó a trabajar por y para la Psicología en el Colegio Oficial de Psicólogos de Madrid, donde desempeñó numerosas responsabilidades:

  • Vocal de Psicología Educativa de la Junta de Gobierno del Colegio (1985/1987).

  • Miembro fundador y Director de Psicología Educativa. Revista de los Psicólogos de la Educación (1995/2005).

  • Primer coordinador de la Sección de Psicología Educativa del Colegio (1999/2002).

  • Miembro de la Comisión de Recursos del Colegio (2005/2009).

En el actual Consejo General de Colegios Oficiales de Psicólogos también colaboró en el desarrollo de la Psicología Educativa ejerciendo las siguientes funciones:

  • Asesor del Área de Psicología Educativa (1991/2000 y 2005-2009)

  • Coordinador del Área de Psicología Educativa (2000/2005)

  • Formó parte de la Gestora de la división de Psicología Educativa (2007/2009)

Escribió numerosos artículos y colaboró en la elaboración de importantes documentos sobre la Psicología Educativa como El rol del psicólogo educativo, Desarrollo y situación actual de la intervención del psicólogo educativo en España, Perfil profesional del psicólogo de la Educación, Panorámica de la Psicología Educativa en Europa, Reforma del sistema educativo y Orientación o La Psicología ante la nueva Ley Orgánica de Educación (LOE). Pero su mejor legado es la gran calidad humana de la que pudimos disfrutar todos los que tuvimos el honor de conocerlo y trabajar a su lado.

El pasado 21 de noviembre no sólo se nos fue un buen profesional, sino también un gran amigo. Siempre le echaremos de menos.