El pasado 8 de mayo de 2010 sufrimos la pérdida de Miguel Siguán, una de las figuras más importantes para el desarrollo de la psicología en nuestro país. Nacido en la ciudad de Barcelona, su labor fue especialmente relevante en la promoción de los estudios de psicología y la profesión de psicólogo en Cataluña. Su trayectoria profesional estuvo estrechamente ligada a la Universidad de Barcelona, donde ocupó diferentes cargos como Catedrático, Director del Departamento de Psicología, Vicerrector de planificación, Presidente del Patronato Universitario, etc. Igualmente, apoyó y contribuyó al desarrollo de nuestra profesión, estando especialmente vinculado al COP Cataluña. 


Miguel Siguán y Soler

Dado el papel que jugó Miguel Siguán para la psicología tanto en el ámbito académico como su vinculación a la profesión, Manel Viader, Presidente de la Conferencia de Decanos de Psicología y Decano de la Facultad de Psicología de la Universidad de Barcelona, y Jaume Almenara, Decano del COP Cataluña, nos ofrecen unas palabras en recuerdo a su figura. 

ENTREVISTA A MANEL VIADER

Infocop Online: Como presidente de la Conferencia de Decanos, ¿cuál es el sentimiento del ámbito académico con relación a la pérdida de Miguel Siguán?

Manel Viader: Su muerte ha supuesto una conmoción profunda en la comunidad académica, no en vano el fallecimiento de Miguel Siguán supone la desaparición de una figura fundamental de la psicología española del siglo XX. Al margen de otras consideraciones, desde un punto de vista académico es necesario remarcar su papel fundamental en el desarrollo de los estudios de psicología, tanto a partir de su participación en la Escuela de Psicología de Madrid, como posteriormente por su acceso a la cátedra de Psicología en Barcelona y el posterior impulso de la Escuela Universitaria de Psicología y de la correspondiente licenciatura. Su labor, junto con la de otros pioneros de la renovación de la psicología española como José Germain, Mariano Yela o José Luis Pinillos, está en el origen de un proceso que ha culminado en el establecimiento de las actuales Facultades de Psicología, un logro que me parece absolutamente fundamental.

I.O.: ¿Qué ha significado Miguel Siguán para la psicología española? ¿Qué aspectos destacaría de Miguel Siguán?

M.V.: No es fácil analizar en un comentario de urgencia el papel de Siguán en la psicología española. Sus aportaciones abarcan campos muy distintos: la psicología del trabajo y las organizaciones, el estudio de los fenómenos inmigratorios y de la dinámica del medio rural y, a partir de su acceso a la cátedra de Psicología en Barcelona, el estudio de la génesis y desarrollo del lenguaje. Probablemente su trabajo en el campo de la psicolingüística sea el más conocido, hasta el punto de llevarle a asesorar a distintos gobiernos en temas relativos a la política lingüística, relación entre lengua y fenómenos inmigratorios, etc. Siguán no eludió temas complejos y potencialmente conflictivos, y en sus trabajos defendió, por ejemplo, un modelo convivencial entre distintas lenguas, en contraste con otros modelos de carácter más segregador. En cualquier caso, su trabajo le valió un amplio reconocimiento nacional e internacional, concretado en múltiples premios y distinciones, incluyendo el doctorado Honoris Causa en las Universidades del País Vasco, Sevilla, Ginebra y Autónoma de Barcelona.

I.O.: ¿Desea añadir algún otro comentario de interés?

M.V.: La muerte del Dr. Siguán ha sido de alguna manera un reflejo de su vida. Empezó a sentirse mal cuando estaba trabajando en un discurso que debía pronunciar unos días más tarde. Su último artículo de prensa apareció cuando él estaba ya ingresado en el hospital. En otras palabras, su pasión y su interés intelectual se han mantenido intactos hasta el último instante, ofreciendo así un ejemplo excelente del mejor espíritu universitario.

ENTREVISTA A JAUME ALMENARA

I.O.: ¿Cuál es el sentimiento del COP Cataluña con relación a la pérdida de Miguel Siguán?

Jaume Almenara: No sólo el COPC sino también la Universidad y toda la esfera intelectual de la sociedad catalana tiene un sentimiento de dolor por la pérdida de una persona tan querida.

I.O.: ¿Qué recuerdos tiene de Miguel Siguán? ¿Qué destacaría de su persona?

J.A.: Innumerables. Conocí al Dr. Siguán en octubre del año 1969. Por aquel entonces había terminado la carrera de derecho, y, al acercarme a la Facultad para realizar un trámite, leí una información acerca de una Diplomatura en Psicología Aplicada (aún no existía la Licenciatura de Psicología) para postgraduados.

Al interesarme por dichos estudios, me informaron que el plazo para efectuar la matrícula se había acabado, pero que a lo mejor se podía hacer una excepción, si el director de los mismos lo autorizaba. Al preguntar por el director, la secretaria que me estaba informando señaló a una persona que estaba justo detrás de mí. Decidido, me dirigí a "aquella persona" (el Dr. Siguán), y, tras una breve entrevista, cambió mi inclinación profesional del derecho hacia la psicología. Posteriormente, su ayuda en la redacción de mi tesis doctoral fue inestimable. Los momentos de asueto y humor compartidos con Miguel Siguán en las cenas de final de curso o en la asistencia a congresos son innumerables.

Ya siendo decano del COP Cataluña debo destacar su siempre amable disponibilidad para cualquier colaboración que le hemos pedido. Su desaparición ha representado una gran pérdida.

I.O.: ¿Qué ha significado para la psicología en Cataluña?

J.A.: Quizás diga una tontería pero posiblemente sin el Dr. Siguán el auge que ha tenido nuestra disciplina en Cataluña sería impensable. Más aún, sin el Dr. Siguán y otras figuras preeminentes como el Dr. Pinillos, el Dr. Yela, etc. no podríamos imaginar una psicología avanzada como la que tenemos actualmente en el estado español.

I.O.: ¿Desearía añadir algún comentario más?