A partir del 1 de enero de 2011 y con carácter retroactivo, los padres de niños con cáncer o enfermedad grave podrán solicitar a la Seguridad Social un subsidio por incapacidad temporal para acompañar a su hijo durante la hospitalización y/o los tratamientos continuados que requieran un cuidado directo, continuo y permanente. Este nuevo derecho se incluirá como una enmienda dentro de la Ley de Presupuestos Generales (LPG) de 2011 y, consecuentemente, modificará a la propia Ley General de la Seguridad Social, al Estatuto de los Trabajadores y al Estatuto Básico del Empleado Público, de forma que todos los padres trabajadores en esta difícil situación puedan beneficiarse de este nuevo derecho social.

Esta prestación por incapacidad temporal, tal y como se indica en diferentes medios de comunicación, está dirigida a aquellas familias en las cuales ambos progenitores sean trabajadores y que tengan un hijo afectado por una enfermedad grave que requiera hospitalización o un cuidado continuo, directo y permanente –lo cual equivale a solicitar al menos una reducción del 50% de la jornada laboral-. Además, en dicho medios se especifica que este subsidio podrá ser solicitado por uno de los padres que cumpla los requisitos de estar afiliado a la Seguridad Social y tener cubierto el periodo mínimo requerido de cotización. Esta prestación se extinguirá bien cuando el niño alcance la mayoría de edad o bien cuando cese la necesidad de cuidados directos, continuos y permanentes. 

La viabilidad y el desarrollo de esta enmienda se fundamenta en Estudio sobre el cuidado de menores con enfermedad grave: una propuesta normativa, realizado por el Ministerio de Trabajo e Inmigración, bajo el marco del Programa Fomento de la Investigación de la Protección Social (FIPROS) y la Fundación Mujer, Familia y Trabajo. En este estudio, presentado el pasado 17 de diciembre por el propio Secretario de Estado en la Seguridad Social, Octavio Granado, y por sus autores (Dolores Carrillo, Ana Higuera, Gloria Juste, Blanca López-Ibor, Marta Villa y Carlos Gil), se ha constatado la necesidad de introducir cambios para mejorar el sistema de protección social y dar una respuesta a esta problemáticas social, facilitando la conciliación laboral y familiar para enfrentar una situación vital tan difícil como es la enfermedad grave de un hijo.

Con la aprobación de esta enmienda en la próxima LPG se da respuesta a una demanda social que, desde hace casi dos décadas, los padres de niños con problemas graves de salud como el cáncer venían haciendo, debido a la situación de inseguridad laboral a la que se enfrentaban al tener que atender las necesidades de su hijo, lo cual suponía que, en la gran mayoría de los casos, uno de los dos progenitores dejara su trabajo. Así, a principios del pasado mes de agosto de 2010, A principios del pasado mes de agosto de 2010, la portavoz de sanidad del Grupo Parlamentario Catalán (CiU), Conxita Tarruella, realizó en el Congreso de los Diputados una Proposición no de Ley, para su debate en Comisión de Sanidad y Consumo, en la que emplazaba al Gobierno a impulsar las modificaciones legales necesarias para posibilitar que los progenitores en esta situación pudieran optar a una baja retribuida para cuidar a su hijo durante la hospitalización y el tratamiento, propuesta que fue aprobada por unanimidad en el Congreso de los Diputados a finales de septiembre del 2010.

Fuentes:

Ministerio de Trabajo e Inmigración.
Carrillo, D., Higuera, A., Juste, G., López-Ibor, B. y Villa, M. (2010). Estudio sobre el cuidado de menores con enfermedad grave: una propuesta normativa. Programa Fomento de la Investigación de la Protección Social (FIPROS) y la Fundación Mujer, Familia y Trabajo. (Disponible en:
www.tt.mtin.es/periodico/seguridadsocial/201012/estu_ninos.pdf).
Europa Press
.
El Mundo.

Artículos Relacionados
CiU PROPONE QUE LOS PADRES DE NIÑOS CON CÁNCER PUEDAN DISPONER DE UN PERMISO RETRIBUIDO PARA CUIDARLOS
LA IMPORTANCIA DE LA ATENCIÓN PSICOLÓGICA EN LA HOSPITALIZACIÓN INFANTIL – ENTREVISTA A J. M. ORTIGOSA
ESTRÉS EN PADRES E HIJOS EN LA HOSPITALIZACIÓN INFANTIL