" Ése es el futuro. Hay que unir de nuevo el cuidado de la mente y del cuerpo"

De esta forma el doctor Javier Pelletán, cirujano jubilado del Hospital de Cabueñes y activo colaborador de la Asociación Contra el Cáncer hacía un llamamiento a la administración sanitaria a través del periódico La Nueva España para que nuestro colectivo, los psicólogos, seamos parte integrante de un hospital ya que no sólo somos necesarios para los pacientes sino también para otros colectivos como, por ejemplo, los médicos.

Tristemente esto no siempre se cumple. CCOO hace unos días denunciaba la ausencia de psicólogos en un hospital de Huelva desde hace ya un año. Así se publicaba en Andalucía24Horas.

En lo que a nuestro papel como psicólogos respecta, el doctor Javier Pelletán añadía "hoy cada vez las patologías influyen más en los estados anímicos de las personas. Los pacientes llegan al hospital cargados de muchos problemas de trabajo, vitales, familiares...y eso genera que ya vayan a operarse con problemas en la cabeza".

Por otro lado, la cirujana Carmen Moriyón comentaba "No estamos preparados para decir los diagnósticos más duros, ni cuidar la parte anímica del enfermo".

De lo que no queda duda al respecto es que un paciente debe ser tratado desde un enfoque biopsicosocial y todo lo que no tenga en cuenta este enfoque estará careciendo de rigor.

Al fin y al cabo de lo que se trata es de mejorar la calidad de vida del paciente y qué mejor manera de hacerlo que construyendo un equipo multidisciplinar en el que se aúnen las habilidades y conocimientos de cada uno de los componentes del mismo. Sólo de esta forma podremos asegurar "un trabajo bien hecho" y lo que es más importante, un paciente sano y satisfecho.