Según una serie de informes presentados ante el Tribunal Supremo de los EE.UU., por la American Psychological Association (APA) y otras asociaciones líderes de salud mental, no hay ninguna base científica válida para negar a las parejas del mismo sexo el derecho al matrimonio legal.

La investigación empírica demuestra que los aspectos psicológicos y sociales de las relaciones de compromiso entre parejas del mismo sexo se asemejan a los de las parejas heterosexuales. Los datos demuestran que, al igual que las parejas heterosexuales, las parejas del mismo sexo crean vínculos emocionales profundos y con compromiso. Parejas heterosexuales y homosexuales, enfrentan, por igual, problemas relativos a la intimidad, el amor, la lealtad y la estabilidad, y pasan por procesos similares para hacer frente a esos problemas.

Los informes incluyen también evidencia que demuestra que la homosexualidad es una expresión normal de la sexualidad humana, que por lo general no se elige y es muy resistente al cambio. Asimismo, afirman que no hay ninguna base científica para concluir que los padres y madres homosexuales sean menos capaces o tengan hijos menos sanos psicológicamente o peor adaptados.

Para sacar estas conclusiones, la APA se ha basado en una selección de investigaciones, cuya validez, metodología, calidad de recolección de datos y rigurosidad de análisis estadísticos, fueron evaluados previamente.

Según señala el presidente de la APA, Donald N. Bersoff, esta asociación tiene una larga historia de apoyo a la igualdad de acceso al matrimonio legal basado en años de investigación científica y está actuando en consecuencia intentando que las leyes estadounidenses sean coherentes con los datos.

Fuente:

American Psychological Association