El pasado sábado 26 de octubre, se celebró el Día Nacional del Daño Cerebral Adquirido, fecha instaurada por el Consejo de Ministros en 2007, a raíz de una propuesta de la Federación Española de Daño Cerebral Adquirido (FEDACE).

En este día, tanto la Federación como las entidades federadas realizan un llamamiento especial a la sociedad para mejorar la información y el cuidado a las personas con Daño Cerebral Adquirido (DCA), defender su derecho a acceder a todos los recursos de atención integral especializados y garantizar su calidad de vida en igualdad de oportunidades.

El DCA constituye hoy en día una de las principales causas de discapacidad permanente, y es el resultado de una lesión súbita en el cerebro que produce diversas secuelas de carácter físico, psíquico y sensorial, que conllevan una afectación del funcionamiento cognitivo, emocional, conductual y/o físico.

Según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), se prevé que su prevalencia aumente alrededor de un 18% hasta 2020 y que lo haga, principalmente, en personas jóvenes afectadas por traumatismos craneoencefálicos y en ciudadanos mayores víctimas de accidentes cerebrovasculares.

En España, concretamente, residen 420.064 personas con Daño Cerebral Adquirido. De acuerdo con la Encuesta Discapacidad, Autonomía Personal y Situaciones de Dependencia 2008, el 78% de estos casos se debe a accidentes cerebrovasculares, y se infiere que un 22% corresponde a otras causas (traumatismos craneoencefálicos, ictus, tumores, etc.).

A la variedad de secuelas de esta discapacidad, y la forma repentina y brusca en que suele aparecer la lesión, se une el fuerte impacto que produce en la familia, cuyo papel es especialmente relevante durante el proceso de rehabilitación de las personas afectadas.

Con motivo de este día, la FEDACE ha elaborado un Manifiesto, en el que reivindica -junto a las familias y las organizaciones que les representan- los derechos de plena ciudadanía de las personas con DCA, y reclaman los medios y apoyos necesarios para una integración social efectiva. Concretamente, el texto exhorta a las Administraciones Públicas a que, desde sus distintos ámbitos de responsabilidad, lleven a cabo las siguientes actuaciones:

  1. Que el Sistema Sanitario garantice la continuidad asistencial. Facilitando a estas personas el tratamiento rehabilitador especializado que sea necesario.

  2. Que se instaure un plan de atención al DCA, definiendo los modelos de recursos, los protocolos de derivación y las necesidades a nivel territorial.

  3. Que se cree la figura del gestor de casos, para que oriente a las personas con DCA y a las familias hacia los recursos y servicios más indicados en las distintas etapas de la evolución.

  4. Que se activen los recursos del Sistema para la Autonomía y Atención a la Dependencia teniendo en cuenta sus necesidades específicas.

  5. Que se eliminen las barreras que impiden su participación social, en los términos establecidos por la Convención Internacional de Naciones Unidas sobre los derechos de las Personas con Discapacidad, suscrita por el Gobierno de España.

Para ver el Manifiesto completo, pincha el siguiente enlace: Día del Daño Cerebral 2013

Artículos Relacionados
Guía psicoeducativa sobre Daño Cerebral Adquirido
Daño cerebral adquirido: Percepción familiar de las secuelas y su malestar psicológico
En busca de un método rápido para detectar la simulación del deterioro cognitivo
MANUAL DE NEUROPSICOLOGÍA CLÍNICA
ALCOHOL, DAÑO CEREBRAL Y MENORES - SEMINARIO INTERNACIONAL