El último número de la revista Papeles del Psicólogo presenta bajo el título "Peritación psicológica de la credibilidad del testimonio, la huella psíquica y la simulación: El Sistema de Evaluación Global" el trabajo más reciente de R. Arce y F. Fariña, integrantes del Departamento de Psicología Social, Básica y Metodología de la Universidad de Santiago de Compostela.

 

 

Este trabajo recoge un procedimiento de detección de la mentira y el engaño en procesos judiciales adaptado al sistema judicial español, conocido como Sistema de Evaluación Global (S.E.G.). Este sistema, indican los autores en su trabajo, es resultado de un compendio de diversas estrategias de análisis de la fiabilidad y la validez de la declaración, a la vez que de la huella psicológica y de la simulación de la misma.

Indica este trabajo que la formación de juicios legales y la traducción de los mismos en sentencias judiciales, es la piedra angular del Sistema Judicial. Ambos aspectos descansan en dos dimensiones básicas formuladas por los modelos de Integración de la Información: la fiabilidad y la validez. Un juicio es, según refieren Arce y Fariña, una evaluación de las pruebas en una dimensión. Los juicios se basan en un conjunto de creencias sobre las pruebas que son relevantes para la dimensión de evaluación, de manera que cada creencia cuenta con un peso que incide en la evaluación de la prueba para la dimensión del juicio. Los autores continúan explicando que no toda creencia contribuye por igual a la valoración de la prueba. Esa contribución es resultado de la estimación de la fiabilidad y la validez de la creencia. La fiabilidad en la Sala de Justicia viene definida fundamentalmente por la credibilidad de los testigos. La validez está determinada por la relevancia de la prueba para el juicio a llevar a cabo.

Arce y Fariña apuntan que la estimación de la credibilidad de un testimonio viene a ser la apreciación de la exactitud que el testigo o una parte de su declaración le inspira al evaluador y le induce a creer que los hechos sucedieron tal y como declara.

Los autores señalan que en la práctica judicial diaria jueces, magistrados y jurados se sirven de criterios subjetivos para la estimación de la credibilidad de los testimonios que no son eficaces en la correcta clasificación de la exactitud del testimonio. La Sala de Justicia ha de acudir, por esta razón, a técnicos que valoren de un modo empírico la credibilidad de los testigos mediante técnicas productivas y científicamente validadas.

Una revisión de la literatura realizada por Vrij, puso ya de manifiesto que los procedimientos llevados a cabo por psicólogos basados en el análisis de contenido de las declaraciones eran los más efectivos. No obstante, estos instrumentos presentan limitaciones.

Con el objetivo de afrontar estas limitaciones Arce y Fariña han creado un protocolo psicológico forense, el S.E.G., en el que se aborda la tarea judicial en su totalidad. Este sistema se estructura en torno a 9 tareas: obtención de la declaración; repetición de la obtención de la declaración; contraste de las declaraciones recabadas en el proceso judicial; análisis de contenido de las declaraciones referidas a los hechos; análisis de la fiabilidad de las medidas; medida de las secuelas clínicas del hecho traumático; evaluación de la declaración de los actores implicados; análisis de la personalidad y capacidades de los actores implicados; e implicaciones para la presentación del informe.

Indican los autores que la fiabilidad de todo el procedimiento recae, en última instancia, en el entrevistador/evaluador. Por esa razón, consideran preciso que la intervención se realice por profesionales con alta formación y experiencia, así como con alta capacidad de objetividad. Señalan que es imprescindible un entrenamiento exhaustivo que incluya entrenamiento en los modos de obtención de la información en todas sus modalidades: entrenamiento en análisis de las declaraciones; entrenamiento en evaluación de la personalidad y la huella psíquica con fines forenses; entrenamiento en la detección de la simulación; y ejecución de las primeras evaluaciones forenses en compañía de un perito con experiencia.

Artículos relacionados:

PERITACIÓN PSICOLÓGICA DE LA CREDIBILIDAD DEL TESTIMONIO, LA HUELLA PSÍQUICA Y LA SIMULACIÓN: EL SISTEMA DE EVALUACIÓN GLOBAL (SEG)-R. Arce y F. Fariña

LOS HIJOS NUNCA ESTÁN PSICOLÓGICAMENTE PREPARADOS PARA AFRONTAR LA SEPARACIÓN DE SUS PADRES-FRANCISCA FARIÑA

RAMÓN ARCE, PROFESOR TITULAR DE PSICOLOGÍA JURÍDICA DE LA UNIVERSIDAD DE SANTIAGO: LAS DECISIONES JUDICIALES ESTÁN GUIADAS POR SESGOS COGNITIVOS Y MOTIVACIONALES