Un grupo de profesionales de la Salud Mental de Reino Unido ha manifestado su rechazo hacia un nuevo estudio llevado a cabo por investigadores de la Universidad de Manchester, cuyo objetivo es poner a prueba la eficacia combinada de la Terapia Electroconvulsiva (TEC) y la Ketamina para el tratamiento de la depresión severa.

Respaldado por el Instituto Nacional para la investigación de la Salud de Reino Unido, el proyecto denominado The Ketamine-ECT Study, parte de la premisa de que, si bien la TEC es una técnica eficaz para el abordaje de la depresión, se asocia frecuentemente con confusión y cambios en las funciones cognitivas.

Para contrarrestar estos efectos secundarios, los investigadores plantean la administración conjunta de Ketamina (un anestésico general con propiedades hipnóticas, analgésicas y amnésicas a corto plazo), esperando así reducir los problemas cognitivos que los pacientes suelen experimentar tras la aplicación de la TEC y “acelerar la recuperación” de la depresión.

Sin embargo, un grupo de expertos del ámbito de la Psicología Clínica y la Psiquiatría ha expresado su preocupación ante los riesgos potenciales de esta combinación a través de una carta abierta, en la cual plantean una serie de inquietudes en torno al estudio e instan a todas las partes implicadas -incluyendo el Instituto Nacional de Investigación en Salud, el Servicio Nacional de Investigación Ética y centros sanitarios y universidades colaboradores-, a que se suspenda el proyecto.

De forma general, los autores de la carta consideran que el tratamiento combinado que propone el estudio tiene un riesgo potencial de efectos secundarios, tales como alucinaciones, disfunción cognitiva, parada cardíaca o derrame cerebral, entre otros.

En su comunicado, aseveran que tanto los organizadores como los patrocinadores del proyecto “no están siendo totalmente claros” con respecto a sus riesgos y beneficios, ya que, al señalar que la TEC es un tratamiento muy seguro y eficaz “están ignorando los estudios que demuestran que presenta un riesgo de mortalidad pequeño pero significativo”, del cual debería informarse a las personas que van a recibirlo.

Asimismo, cuestionan la eficacia de la Ketamina para el control de la depresión tanto a corto como a largo plazo, subrayando que, a día de hoy, no existe ningún estudio que demuestre algún beneficio a largo plazo de esta “droga alucinógena”.

Para ver la carta abierta, pincha el siguiente enlace: http://johnreadblog.wordpress.com/2014/06/21/letter-from-nine-mental-health-experts-to-funders-and-ethics-committee-about-ketamine-electroshock-therapy-study/

Fuente: BPS

Artículos Relacionados
Los pensamientos negativos en la depresión se asocian con sensaciones perceptivas, según un estudio
Nueva Guía del NICE sobre la depresión en niños y adolescentes
Claves para manejar la depresión en el ámbito laboral: Día Europeo de la Depresión
Los casos de depresión han aumentado un 19% en España desde el inicio de la crisis - 5è Congrés Català de Salut Mental
La depresión acelera el deterioro funcional en personas con Alzheimer
Sufrir una depresión sigue siendo tabú en el trabajo, estudio de la Asociación Europea de Depresión