El uso de tablets tipo ipad durante un programa de intervención logopédica, supone un apoyo útil para el desarrollo del lenguaje en niños con autismo.

Así lo afirma una investigación publicada el pasado mes de junio en la revista Journal of the American Academy of Child & Adolescent Psychiatry.

El estudio, titulado Communication Interventions for Minimally Verbal Children With Autism: A Sequential Multiple Assignment Randomized Trial (Intervenciones comunicativas en niños con autismo con lenguaje verbal mínimo: un ensayo aleatorio de asignación secuencial múltiple), ha sido llevado a cabo por investigadores de la Universidad de California-Los Ángeles (EE.UU.), con el propósito de comprobar la eficacia de introducir un dispositivo generador de habla artificial como apoyo durante las sesiones de intervención logopédica a la hora de fomentar el habla espontánea en niños con autismo. 

Para tal fin, los investigadores contaron con una muestra de 61 niños con edades comprendidas entre los 5 y los 8 años, todos ellos, con un lenguaje verbal mínimo, de menos de 20 palabras en su vocabulario.

La muestra se asignó aleatoriamente a dos grupos que recibieron tratamiento logopédico durante seis meses, introduciendo únicamente en uno de ellos el uso de un ipad como apoyo tecnológico complementario.

La investigación se llevó a cabo en dos fases: en la primera, ambos grupos recibieron 2 sesiones semanales a lo largo de tres meses, en la fase 2 la intervención se adaptó –incrementando el número de sesiones o añadiendo el dispositivo-, en función de la respuesta de los niños durante la primera fase.

Los datos mostraron una clara mejora en el lenguaje del 78% de los niños que utilizaron el ipad durante la sesión de logopedia, frente el 62% que recibió la terapia logopédica sin el apoyo tecnológico.

Comparando estos resultados, los autores encontraron que los niños que habían contado con la herramienta tecnológica, duplicaron el número de palabras en su vocabulario, en comparación con aquellos que no dispusieron de este dispositivo.

Por otro lado, los resultados señalaron que aquellos niños que comenzaron a utilizar la Tablet durante la segunda fase, es decir, tres meses después del inicio del estudio, no mostraron una tasa de éxito tan elevada como aquellos que recibieron este apoyo desde el principio.

Tal y como señalan los investigadores, si bien es evidente que los niños se benefician del uso de este dispositivo -cuya utilidad radica en que permite la práctica repetida de gran variedad de tareas-, esto no es sino un estudio preliminar, por lo que sería importante llevar a cabo estudios futuros dentro de esta misma línea de investigación, con el fin de comprender el mecanismo de respuesta de los niños al tratamiento.

Fuente: Journal of the American Academy of Child & Adolescent Psychiatry

Artículos Relacionados
El bienestar psicológico de padres de niños con autismo
Se edita una Guía de juguetes para niños con autismo
Los niños con TEA tienen más dificultades para procesar simultáneamente la información visual y auditiva
El NICE rechaza el uso de fármacos para el manejo de los síntomas centrales del autismo
Se edita una Guía de intervención ante trastornos de la alimentación en niños y niñas con TEA