A finales del pasado año 2014, el Grupo Parlamentario de Unión Progreso y Democracia (UPyD), a instancia de su portavoz, Rosa Díez González, presentó una pregunta -para la que se solicitaba respuesta por escrito-, relativa al Plan de Prevención de Conductas Suicidas y la elevada tasa de suicidios existentes en la Guardia Civil.

En su exposición de motivos, UPyD pretende dejar en claro su desconcierto ante las constantes denuncias por parte de la Guardia Civil sobre “el alto número de suicidios entre los agentes que conforman el cuerpo, así como las altas tasas de bajas laborales motivadas por causas psicológicas”.

A su modo de ver, la integridad psicológica de los agentes puede verse afectada por “las exigencias del servicio, unido a unas estrictas cadenas de mando, así como a la presión ejercida por superiores y agentes del mismo rango”.

Para ratificar su argumento, el Grupo Parlamentario cita una serie de datos, tales como la media de suicidios en el cuerpo de la Guardia Civil comparada con la población general (14,5 suicidios por cada 100.000 personas frente al 7,5, respectivamente) o el número de bajas por motivos psicológicos durante el periodo 2005-2012, que se situaría en 17.230.

Para UPyD, la importancia de estas cifras radicaría en el hecho de que, a pesar de la eficacia del Plan de Prevención de Conductas Suicidas en lo que se refiere a la reducción del número e intentos de suicidio en el cuerpo, “las tasas de suicidios actuales siguen siendo superiores a la media de la población”.

Por todo lo anterior, presentó las siguientes preguntas:

“1. ¿Ha evaluado el Gobierno las principales causas por las que la Guardia Civil continúa con una tasa de suicidios superior a la media nacional?

2. En caso afirmativo, ¿qué resultados arroja la evaluación?

3. En caso contrario, ¿Piensa hacerlo? ¿Cómo pretende el Gobierno evaluar el Plan de Prevención de Conductas Suicidas entonces?

4. ¿Cómo justifica el Gobierno que exista un número tan elevado de bajas psicológicas dentro el cuerpo armado?

5. ¿Se han tomado medidas, o se piensan llevar a cabo, para garantizar que los agentes estén atendidos y supervisados por profesionales sanitarios en todo momento previniendo este tipo de situaciones?”

En su respuesta por escrito (publicada en el Boletín del Congreso de 11 de febrero de 2015), el Gobierno se muestra tajante al afirmar que desde un punto de vista científico no procede la comparación de dos poblaciones tan dispares como la española (población general) y la de la Guardia Civil”, dado que, a su modo de ver, hacerlo “arrojaría conclusiones estadísticas distorsionadas” y poco fiables, que “sólo pueden generar confusión”.

En línea con este razonamiento, el Ejecutivo enumera una serie de características que, en su opinión, impiden la comparativa estadística entre las dos poblaciones: la desigual distribución por sexo y edad que se da en ambas, y el fácil acceso de los miembros de la Guardia Civil a “un medio de alta letalidad como son las armas de fuego”. Esta circunstancia, según señala el Gobierno, se relaciona directamente con el aumento del número de suicidios: “La efectividad de este medio es casi del 100%, lo que disminuye notoriamente el número de intentos de suicidio frente a los consumados”.

Con respecto al Plan de Prevención de Conductas Suicidas (vigente desde marzo de 2002), el Ejecutivo recuerda que, entre las diversas acciones que se han venido realizando desde su instauración, se encuentra “la investigación sobre los factores de riesgo y sobre los instrumentos que permiten detectarlos, así como la recopilación de la casuística suicida del Cuerpo y la elaboración de informes”, cuyos datos, según expresa, retroalimentarán los procesos de selección y formación del Cuerpo (aplicando pruebas de evaluación específica de riesgo suicida, introduciendo módulos formativos básicos sobre competencias emocionales para su prevención, etc.).

En su contestación, el Ejecutivo deja patente la importancia del rol que juega la Psicología en cuanto a prevención, detección e intervención de conductas suicidas, haciendo hincapié en el papel del actual Plan Preventivo de Asistencia Psicológica (PPAP) -cuya eficacia, según asegura, se refleja en la progresiva disminución de la tasa de las bajas médicas por motivos psicológicos dentro de la Guardia Civil, reduciéndose la incidencia de dichas bajas “en más de un 56%”-, así como en la puesta en marcha de diversas acciones, entre ellas, el teléfono de asistencia psicológica (TAP) o la creación en la mayoría de las unidades territoriales (nivel comandancia) de “una red de Gabinetes de Psicología dirigidos técnicamente por el Servicio de Psicología”, para garantizar la atención psicológica a los componentes de la plantilla que lo requieran, de forma presencial, por todo el territorio nacional.

Para acceder a los textos completos pincha los siguientes enlaces:

Pregunta de UPyD relativa al Plan de Prevención de Conductas Suicidas y la elevada tasa de suicidios existentes en la Guardia Civil

Respuesta por escrito del Gobierno

Artículos Relacionados
UGT EDITA UNA GUÍA SOBRE LA PREVENCIÓN DE RIESGOS PSICOSOCIALES EN LA POLICÍA Y EN LA GUARDIA CIVIL
SE CREA LA PRIMERA UNIDAD DE ATENCIÓN A VÍCTIMAS CON DISCAPACIDAD INTELECTUAL
UPyD pregunta al Gobierno sobre la discrepancia entre las cifras de suicidios del INE y los IML, y el estado de la Estrategia de SM
Respuesta del Gobierno sobre la PNL para reforzar las medidas de prevención del suicidio
Respuesta del Gobierno sobre la nueva Estrategia de Salud Mental como medida de prevención del suicidio
GIP pregunta al Congreso sobre la PNL para reforzar las medidas de prevención del suicidio
UPyD pregunta al Gobierno sobre la nueva Estrategia de Salud Mental como medida de prevención del suicidio