El pasado sábado 21 de marzo, se celebró el Día Mundial del Síndrome de Down, una fecha declarada oficialmente por la Organización de las Naciones Unidas (ONU), durante la cual se pretende concienciar a la sociedad sobre los derechos, la inclusión y el bienestar de las personas con síndrome de Down.

El Síndrome de Down es una alteración genética producida por la presencia de un cromosoma extra (o una parte de él) en la pareja cromosómica 21, de modo que las células de estas personas tienen 47 cromosomas, con tres cromosomas en dicho par (de ahí el nombre de trisomía 21), cuando lo habitual es que sólo existan dos. En la actualidad, este Síndrome constituye la principal causa de discapacidad intelectual, y es, hoy en día, la alteración genética humana más común (1/700 concepciones).

Tal y como señala la Federación Española de Síndrome de Down (Down España), este error congénito se produce de forma natural y espontánea, sin que exista una justificación aparente sobre la que poder actuar para impedirlo, por lo que no hay que buscar culpables.

Con esta celebración mundial, se pretende incrementar la conciencia pública sobre cuestiones tan importantes como el acceso adecuado a la atención de la salud, a los programas de intervención temprana, a la enseñanza inclusiva, entre otras muchas, y recordar a la sociedad la dignidad inherente, la valía y las valiosas contribuciones de las personas con discapacidad intelectual como promotores del bienestar y de la diversidad de sus comunidades. Se hace hincapié también en la importancia de su autonomía e independencia individual, en particular la libertad de tomar sus propias decisiones.

Precisamente con motivo de este día, Down España ha iniciado una nueva campaña que, bajo el lema “La vida no va de cromosomas” pretende demostrar que no existen diferencias entre los niños con y sin esta discapacidad intelectual, acercando su manera de ser, pensar y sentir a todo el conjunto de la sociedad.

Con este propósito, ha realizado un vídeo donde se recoge el testimonio de 10 madres de niños con y sin síndrome de Down, a través del cual comparten la visión que tienen de sí mismas como madres, mostrándoles a continuación lo que sus hijos piensan de ellas. A lo largo de las imágenes, Down España pretende plasmar la felicidad que hijos y madres sienten por la relación que les une, “Una relación en la que la discapacidad no marca ninguna diferencia. Paralelamente, se ha realizado una versión reducida de la campaña, en forma de spot para televisión, que se emitirá los próximos días en numerosas cadenas nacionales y autonómicas.

Este año 2015, Down España insta a todo el mundo a unirse a esta labor de sensibilización, difundiendo el vídeo entre familiares y amigos.

Para ver la campaña, pincha el siguiente enlace: https://www.youtube.com/watch?feature=player_embedded&v=26Tr1J6DqIw

Artículos Relacionados
Las personas con síndrome de Down ante el proceso de envejecimiento
Los abusos sexuales, los delitos más frecuentes en víctimas con discapacidad intelectual
Se presenta la Guía “Abuso y discapacidad intelectual: orientación para la prevención y la actuación”
España participa en un proyecto europeo para la inclusión de personas con discapacidad