Paloma López Cayhuela

Editorial: Desclée De Brouwer

137 páginas

Este libro pretende cubrir dos necesidades en el ámbito de la función de los padres como educadores. Por un lado, promover la reflexión tranquila y realista acerca de dónde venimos y quiénes somos como padres, y por otro, aportar claves que nos ayuden a ejercer de forma armónica como padres o madres realistas.

Frente al mito de los padres perfectos, se propone el modelo de los padres realistas como aquellos que conocen sus limitaciones y, cuando la situación lo requiere, las trascienden a través de su trabajo personal introspectivo o de formación. Son capaces de no exigirse la perfección, de perdonarse los errores y de tenerlos en cuenta para no repetirlos en el futuro. También saben lo que pueden esperar de sus hijos por su momento evolutivo y por tanto dimensionar adecuadamente la importancia de lo que ocurre sin preocuparse más de lo necesario. Tienen claro que los hijos son personas que han venido al mundo a desarrollar su propia vida… no emprenderán ni se mantendrán en luchas de poder en las que tantas veces se pierde la relación entre padres e hijos y asumirán la posible conflictividad como una parte natural de la convivencia. El padre realista no necesita ser perfecto, porque no tiene miedo a su imperfección.