Comunicado de la Facultad de Psicología de la Universidad de Sevilla

La Facultad de Psicología de la Universidad de Sevilla se declara facultad refugio con el fin de poner sus titulaciones y sus grupos de investigación al servicio de las asociaciones de personas migrantes y refugiadas.

La Facultad de Psicología de la Universidad de Sevilla convocó a toda su comunidad educativa, y a las entidades sociales que están trabajando en la acogida de las personas en situación de inmigración, para constituir el Foro para el Apoyo y Acogida a Personas en Situación de Inmigración. Fruto de este encuentro ha sido un conjunto de medidas a distinto nivel que aglutinan al mundo académico, profesional y de las asociaciones que trabajan con los colectivos de inmigración.

El pasado septiembre el equipo decanal de la Facultad de Psicología de la Universidad de Sevilla convocó un primer encuentro para constituir una plataforma de apoyo a las asociaciones que están trabajando con población inmigrante y que se encuentran preparando el proceso de acogida de las personas de nacionalidad Siria que vendrán con nombramiento de refugiados a nuestra ciudad.

Las acciones que se han comenzado a articular en el marco universitario giran en torno a dos niveles. Por un lado, la Facultad de Psicología ha aprobado una declaración declarándose una Facultad Refugio y solicitando al Rectorado de la Universidad de Sevilla un conjunto de medidas institucionales como la activación de un plan de becas y la puesta en marcha de un protocolo flexible que permita al alumnado universitario que se encuentre en situación de inmigración continuar con sus estudios mientras dure el proceso de acogida. Y, por otro lado, la Facultad de Psicología, a través de los equipos de coordinación de los Másteres, ha comenzado a orientar sus programas de prácticas curriculares hacia las asociaciones que forman el llamado tercer sector y a elaborar una carpeta de servicios que pondrá a disposición de las ONGs que se encargan de llevar a cabo la acogida de las personas que se encuentran en situación de inmigración.

Además de estas medidas que van a desarrollarse en el seno de la Universidad, el Foro hizo hincapié en la necesidad de articular procesos de trabajo en red entre los diferentes agentes sociales que están implicados en esta situación. En este sentido, se ha comenzado a trabajar en dos ámbitos: en la elaboración de unos equipos formativos compuestos por personas que provengan de los mundos académico, profesional y asociativo; y, desde otro ámbito, en la elaboración de planes de acogida académica por parte de la Delegación de Educación para niños y niñas que se encuentran desplazados desde las zonas de conflictos.

A nivel internacional, La Asociación de la Psicología Americana (APA) ha enviado una carta al secretario de Estado de Estados Unidos John Kerry pidiendo a la administración Obama fondos para apoyar el trabajo en salud mental con los refugiados, así como medios para su integración comunitaria. La APA se ofrece a proporcionar conocimientos sobre retos en la aculturación y estrategias para poner en marcha estrategias efectivas científicamente probadas para cubrir las necesidades de las personas refugiadas y de las comunidades de acogida.

Artículos Relacionados
El COPCLM confecciona una bolsa de profesionales de la psicología para ofrecer apoyo psicológico a los refugiados
Los psicólogos europeos ofrecen su experiencia en la crisis de los refugiados en Europa-Comunicado de la EFPA
La complejidad de las intervenciones psicológicas con refugiados