Ayer, 20 de junio, se celebró por primera vez el Día Mundial de la Salud Mental del Padre, mediante una campaña que ha tenido una especial repercusión en Reino Unido y Estados Unidos.

Tal y como expone la Asociación Internacional para el Apoyo Posparto (Postpartum Support International; PSI) los padres suelen suponer la principal fuente de apoyo para la madre y el bebé tras el nacimiento y, a menudo, sienten la presión de no poder cumplir con las expectativas sobre su paternidad. Por ello, no están exentos de padecer problemas de salud mental asociados a la llegada de un bebé y pueden sufrir trastornos mentales, como depresión y ansiedad, al igual que las madres. Los padres se encuentran además sometidos a la dificultad derivada del rol de género impuesto por la sociedad para poder hablar y expresar sus emociones y al estigma asociado al diagnóstico de este tipo de problemas.

Según los datos aportados por dicha asociación:

  • Al menos 1 de cada 10 hombres experimentan depresión posparto, por lo que, según plantea la PSI se debería hacer una evaluación de screenning a todos los progenitores masculinos para detectar este tipo de problemas.
  • Otros problemas de salud mental que pueden experimentar los hombres son ansiedad prenatal y otros trastornos del estado de ánimo.
  • Los estudios muestran que la tasa de suicidio en los hombres comprendidos entre los 30 y 44 años aumenta significativamente en el momento de comenzar la paternidad.
  • Los hombres suelen ser excluidos de las guías de práctica clínica relacionadas con el periodo prenatal o posparto y no suelen incluirse en los servicios de prevención temprana de problemas de salud mental.
  • Los padres tienden a sufrir en silencio y a menudo utilizan estrategias de afrontamiento negativas, como abuso de alcohol o drogas.
  • Los progenitores masculinos están expuestos también a experimentar trastorno por estrés postraumático, especialmente si han sido testigos directos de un parto complicado, así como pueden tener fuertes sentimientos de desesperanza tras el nacimiento del bebé.
  • Los padres con problemas de salud mental previos también pueden ser más vulnerables a una recaída, debido a la carga de estrés que suponen las nuevas tareas que implica el cuidado de un bebé.

La Asociación Internacional para el Apoyo Posparto pretende, de esta manera, reclamar la inclusión de la figura masculina en los servicios de salud mental perinatal, puesto que la salud mental del padre también tiene un efecto directo en el bienestar de la madre y del bebé.

Fuente:

Postpartum Support International

Artículos Relacionados
Comunicado del COP sobre la Salud Mental Materna
La salud mental perinatal, durante el embarazo y posparto, es la gran olvidada de nuestro sistema sanitario - Entrevista a Jorge Osma
La depresión perinatal es un importante problema de salud pública – Entrevista a Maria Fe Rodríguez Muñoz
Nuestra contribución en el abordaje de la salud integral de la mujer en el periodo perinatal es fundamental – Entrevista a Jorge Osma
La maternidad: mucho más que una revolución emocional