La Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid ha elaborado el Plan de Humanización para la Salud para ser implementado en el período 2016-2019. Dicho Plan tiene como principal objetivo promover la mejora de la humanización de la asistencia sanitaria en los centros, servicios y unidades dependientes de la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid (centros de atención hospitalaria, centros de atención primaria, SUMMA 112, salud mental, servicios centrales, inspección y salud pública).

El enfoque de la humanización de la asistencia sanitaria tiene como premisa fundamental el respecto a la dignidad humana y pone el énfasis en una atención centrada en la persona y personalizada, la calidad del trato, la información y comunicación, la seguridad y confianza, la continuidad e integración de la atención, el cuidado en situaciones especiales, el fomento de la autonomía de las  personas y la atención integral y holística, entre otros aspectos.

Teniendo en cuenta este enfoque y los resultados de la evaluación de las necesidades expresadas por pacientes y profesionales, el Plan define una serie de estrategias de intervención en consonancia con los programas vigentes en el ámbito de la Consejería de Sanidad, con el objetivo de crear una futura Red de Experiencias de Humanización de la Asistencia de la Comunidad de Madrid, que incluirá aquellas medidas que cumplan unos criterios de calidad determinados, permitiendo el acceso a las mismas a los profesionales e instituciones interesadas en mejorar la humanización asistencial.

El Plan, que se dirige a pacientes, familiares, ciudadanos en general y profesionales de la Comunidad de Madrid, pretende abarcar los diferentes ámbitos de asistencia y tiene en consideración algunas áreas asistenciales de especial relevancia como urgencias, hospitalización, oncología y cuidados intensivos. Tal y como se detalla en el documento “se abordan momentos claves en la asistencia como la acogida y la despedida, el inicio y el final de la vida, prestándose atención específica al momento del duelo”.

Los programas incluidos en el plan tienen en cuenta la intervención en diferentes dimensiones como la información, la comunicación, la formación, el trato, el entorno y la relación. Además, el Plan contempla la creación de una escuela Madrileña de Salud para ciudadanos, cuyo objetivo es promover la adopción de hábitos y estilos de vida saludables y fomentar la implicación de las personas en el cuidado de su salud.

Según se establece en el documento, el Plan de Humanización pretende la implantación de 27 programas de actuación durante el periodo 2016-2019, que se estructuran en 10 líneas estratégicas:

  1. Cultura y humanización: incluye tres programas para fomentar el liderazgo y la mejora del clima laboral, mejorar las competencias humanísticas y favorecer las actitudes humanizadas.
  2. Información personalizada y acompañamiento. Incluye las siguientes acciones: guía de acogida para pacientes hospitalizados y acompañantes, protocolo de información clínica a familiares, guía de información al alta, guía de atención al duelo, plan de información y acogida en urgencias y servicio de interpretación de idiomas mediante teléfono traductor.
  3. Humanización de la asistencia en las primeras etapas de la vida, infancia y adolescencia.
  4. Humanización en la atención de urgencias.
  5. Humanización en la hospitalización. Consta de 10 programas: mejora de la accesibilidad, humanización en la atención a familiares y acompañantes; acompañamiento/revisión de espacios de pacientes ingresados a los que se va a realizar pruebas; calidad del descanso de los pacientes hospitalizados; humanización de espacios sanitarios; información al paciente y familiares durante el ingreso; preservación de la  intimidad del paciente; menús a pacientes y acompañantes; minimización de sufrimiento en la asistencia; entretenimiento y cortesía.
  6. Humanización en unidades de cuidados intensivos. Contempla las siguientes acciones: UCI de puertas abiertas; comunicación; bienestar del paciente; presencia y participación de los familiares en los cuidados intensivos; cuidados al profesional; prevención, manejo y seguimiento del síndrome post-cuidados intensivos; infraestructura humanizada y cuidados al final de la vida.
  7. Humanización en la atención de la salud mental.
  8. Humanización y paciente oncológico.
  9. Humanización ante el final de la vida.
  10. Escuela Madrileña de salud.

En lo que respecta a la figura del psicólogo clínico, aparece recogida específicamente en la línea estratégica de humanización en cuidados intensivos.

A este respecto, el Plan contempla la figura del psicólogo clínico en el programa “Presencia y participación de los familiares en los cuidados intensivos” como responsable del proceso de evaluación de la utilización de herramientas para identificar las necesidades emocionales y psicológicas de los cuidadores y la regulación del uso de la telefonía móvil (para favorecer el contacto con familiares y disminuir la sensación de aislamiento).

Asimismo, también se incluye su presencia en los equipos multidisciplinares del Programa “Prevención, manejo y seguimiento del síndrome post-cuidados intensivos”, para asegurar la atención continuada desde la UCI de los pacientes que han pasado por este dispositivo y prevenir y detectar precozmente la aparición del síndrome post-cuidados intensivos. Se trata de un síndrome, reconocido recientemente, que afecta entre el 30 y el 50% de los pacientes que han experimentado un ingreso en la UCI y cuyos síntomas pueden persistir días después de su vuelta a casa. Entre estos síntomas se destacan síntomas físicos (dolor persistente, debilidad, malnutrición, alteraciones del sueño…), neuropsicológicos (déficits cognitivos como problemas de memoria o atención) y síntomas de ansiedad o depresión, que interfieren en su funcionamiento social. El Plan valora la presencia del psicólogo clínico como indicador de calidad en los equipos de rehabilitación y en los equipos de UCI  para la realización de la valoración funcional física y psicológica del paciente.

Finalmente, en el Programa de “Cuidados al final de la vida” se pretende aplicar un plan de cuidados paliativos global, que incluirá medidas farmacológicas y no farmacológicas, “que, con un enfoque dirigido hacia la dignidad y el confort, incluirá las necesidades de los pacientes y familiares tanto físicas, como psicosociales y espirituales”. En este caso, la figura del psicólogo clínico se incluye como indicador de calidad por su disponibilidad para la “integración de mecanismos de soporte emocional para los pacientes y familiares en situaciones al final de la vida”.

Se puede acceder al documento pinchando en el siguiente enlace:

Plan de Humanización para la Salud de la Comunidad de Madrid

Artículos Relacionados
Se presenta el Plan Integral de Atención a Largos Supervivientes de Cáncer
EL ESTADO EMOCIONAL DE LOS TRABAJADORES DE LAS UCIs
Estrategia mundial para la salud de la mujer, el niño y el adolescente 2016-2030
La Psicología al servicio de las personas trasplantadas
Aprobado el Plan de Acción 2015-2016 de la Estrategia Española de Seguridad y Salud en el Trabajo
Aprobada PNL para presentar un Plan Estratégico y adoptar medidas en materia de Salud Mental en la CAM
Se aprueba incorporar Psicólogos Clínicos en Atención Primaria en la Comunidad de Madrid
Guía del NICE para la mejora de la atención de las personas al final de la vida
El COPM colabora en la edición del documental “Compañeros de viaje”
El 90% de las personas que necesitan cuidados paliativos no los recibe, Atlas Mundial de Cuidados Paliativos