La elevada demanda en los servicios de atención psicológica a niños y adolescentes requiere un nuevo enfoque; es necesario replantear y rediseñar estos servicios si queremos ayudar a todos los que los necesitan.

Esta es una de las conclusiones aportadas en un nuevo informe publicado por la Sociedad Británica de Psicología (British Psychological Society-BPS), bajo el título: What Good Could Look Like in Integrated Psychological Services for Children, Young People and their Families? (¿Qué tan buenos son los servicios psicológicos integrales a niños, adolescentes y sus familias?).

Según alerta el informe, los servicios actuales están sobrecargados y fragmentados, lo que se traduce en complejos sistemas de remisión, largas listas de espera y jóvenes que quedan sin tratamiento. Asimismo, se generan grandes desigualdades que desfavorecen a los colectivos más vulnerables.

Para la Sociedad Británica, la escasez de recursos en el Sistema Sanitario, la exigua promoción de la salud psicológica, la falta de intervención temprana y de prevención primaria, la ausencia de reconocimiento de los problemas de salud mental o el estigma aún existente en torno a estos problemas, son algunas de las barreras actuales que impiden a niños y adolescentes con dificultades psicológicas obtener la ayuda que necesitan.

Con el fin de solventar esta situación, insta a trascender más allá de los fallos detectados y emprender acciones orientadas a reducir la creciente demanda y abordar los factores de riesgo que influyen en la salud mental. Para ello, aboga en su documento por un enfoque global que contemple las diferentes vías mediante las cuales la sociedad puede apoyar a las familias y promover el desarrollo psicológico saludable de niños y jóvenes, entre ellas, la lucha contra la pobreza y la desigualdad social, la promoción de la salud en diversos contextos (por ejemplo, en las escuelas) y la intervención temprana con las familias cuando los niños están experimentando problemas.

La BPS recoge en su informe una serie de recomendaciones que deberían llevarse a cabo, entre ellas las siguientes:

  • Es necesario que todas las personas implicadas en la puesta en marcha y la provisión de servicios de bienestar psicológico para niños, adolescentes y sus familias, planifiquen sistemas basados en la evidencia, que fomenten una buena salud emocional.

  • Deben realizarse evaluaciones sólidas en todos los niveles –desde los Gobiernos Centrales hasta los locales-, para conocer el modo en que las nuevas políticas impactan en la salud mental de las familias.

  • Es imprescindible involucrar en las intervenciones psicológicas a la población infanto-juvenil usuaria de estos servicios, así como a padres, escuelas, monitores, personal voluntario y residencial, etc., ofreciendo formación, asesoramiento y supervisión para desarrollar sus habilidades.

El documento propone también más intervenciones psicológicas especializadas, y defiende el uso de la Psicología Comunitaria, un enfoque que alienta a las comunidades a introducir cambios en el ambiente y/o en la estructura social, de cara a mejorar las condiciones de vida de niños y jóvenes, fomentando su resiliencia y promoviendo estilos de vida saludables, de modo que se sientan psicológicamente seguros.

El informe se encuentra disponible en inglés a través del siguiente enlace:

What Good Could Look Like in Integrated Psychological Services for Children, Young People and their Families?

Artículos Relacionados
“Experiencias de los cuidadores familiares de personas con trastorno mental severo”-Conclusiones de la encuesta EUFAMI
La salud mental: un problema de gran impacto y con una insignificante inversión económica
Nuevas normas de la OMS para mejorar la atención sanitaria de los adolescentes
La Mejora de la Salud Mental en España, conclusiones del XIII Desayuno de Infocop
Presentada una moción en el Parlamento de Navarra que pide implementar la atención psicológica en AP
La inclusión del psicólogo clínico en Atención Primaria, mejora la salud física y mental - Entrevista a Antonio Cano-Vindel
La presencia de Psicólogos en Atención Primaria garantiza la detección de cualquier dificultad conductual o psicológica-Susan McDaniel, presidenta de la APA
“Se están dando los primeros pasos para asegurar la equidad en el acceso a los tratamientos psicológicos” – Entrevista a Antonio Cano-Vindel