Aproximadamente la mitad de los psicoterapeutas que desarrollan su labor dentro del Sistema Nacional de Salud de Reino Unido se sienten deprimidos, debido en parte, a los recortes acaecidos como consecuencia de la crisis económica actual.

Esta es una de las conclusiones de la nueva encuesta sobre bienestar llevada a cabo por la New Savoy Partnership -una coalición de organizaciones de Reino Unido cuyo propósito es instar al Gobierno británico a que reconozca el valor de las terapias psicológicas dentro del SNS-, y la Sociedad Británica de Psicología (British Psychological Society-BPS).

La encuesta, aplicada a 1.227 psicólogos que trabajan dentro del Sistema Nacional de Salud, reveló que el 48% de los encuestados admitía estar experimentando síntomas de depresión y estrés, así como una drástica reducción en el nivel de bienestar. Atendiendo a las cifras obtenidas en anteriores encuestas (46% en el año 2015 y 40% en 2014), se observa un paulatino incremento en el porcentaje de los trabajadores afectados, una tendencia preocupante según los autores, que refleja el descenso existente en el nivel de satisfacción en relación con el resto de profesionales de la Sanidad Pública británica.

Los problemas aducidos con mayor frecuencia fueron: un estancamiento gerencial en torno a los objetivos, con una cultura de intimidación en el manejo del SNS -que, en opinión de los encuestados, impediría plantear abiertamente las preocupaciones y afectaría a su juicio clínico-, falta de supervisión, escasas oportunidades de crecimiento profesional, un mal ambiente laboral -que conllevaría un aumento del estrés y la aparición de burnout-, un incremento de las demandas administrativas adicionales (mayor número de horas trabajadas no remuneradas) y la incapacidad de poder ofrecer una terapia adecuada, debido tanto al desbordamiento resultante como a los múltiples recortes en los recursos.

Según ha alertado la BPS, los resultados de esta encuesta son inquietantes y requieren de una acción inmediata para paliar esta tendencia creciente, que mina la salud mental de aquellos profesionales encargados de ofrecer los recursos adecuados para preservarla.

Fuente: British Psychological Society

Artículos Relacionados
Cada vez más Comunidades Autónomas se suman a la demanda de psicólogos en AP
Los pacientes que reciben intervención psicológica en Atención Primaria se recuperan de sus síntomas cuatro veces más que los que reciben el tratamiento habitual
Expertos de Reino Unido piden un mejor acceso a las terapias psicológicas
Intervención psicológica en AP: una experiencia piloto – Entrevista a Antonio Cano Vindel