La Universidad Complutense de Madrid ha cedido a la Fundación Juan March un rollo zen perteneciente a la colección de arte religioso asiático del profesor José María Prieto. La obra será expuesta como contraste a un cuadro de Miró y otro de Antonio Saura (que siguieron los pasos del arte zen en Japón) en la exposición titulada El principio Asia. China, Japón e India y el arte contemporáneo en España (1957-2017), que pretende hacer visible la influencia de esas tres culturas en el arte de la segunda mitad del siglo XX en nuestro país, un aspecto tan presente en la obra de tantos artistas de ese momento, como aún poco explorado.

Durante los meses de marzo a junio de 2018 se podrá disfrutar en Madrid de esta muestra, que incluye a más de sesenta artistas que han trabajado en España y cuya obra está vinculada, en mayor o menor medida, con el arte de Asia oriental e India. Las más de trescientas piezas asiáticas y occidentales se presentan de manera conjunta como dos mundos que comparten el espacio y el tiempo de la sala. La exposición cuenta con relevantes obras de museos internacionales, pero se ha querido primar la presentación de los fondos orientales de colecciones e instituciones públicas y privadas de nuestro país, algunos de ellos poco conocidos aún.

Concretamente, la pieza cedida por la UCM consiste en un rollo zen de mediados del s. XIX, obra de Gogaku ShÕnin (Wŭ zhú o Itsu Take), realizada en tinta china sobre papel y tela de 67 x 52,5, donde se ilustra un retrato contemplativo del monje Daruma, cuyo diseño representaría lo que se conoce hoy en día como Mindfulness.

Esta obra pertenece a una colección más amplia, donada a la Universidad Complutense por José María Prieto, catedrático de Psicología del Personal y Psicología de las Religiones, que cuenta con más de 180 rollos que responden a las tradiciones del taoísmo y budismo Ch’an en China y del budismo zen y haiga en Japón. La antropología y la Psicología de las religiones es el marco de referencia para entender dicha colección. Son obras que se exponen en monasterios, en templos zen, taoistas, en ceremonias. Se cambian con frecuencia, muchas de ellas son obsequios de maestros a discípulos, recuerdos personales que conectan meditación y arte marcial, meditación y calidad de vida personal. En término psicológicos, tienen que ver con las llamadas “técnicas proyectivas” y el observador avezado puede aquilatar el estado de ánimo del monje que se expresó, que se retrató con el pincel-la tinta-el papel. Es decir, sujeto y objeto están fusionados, muy poco que ver con la tradición egocentrista que prevalece en la pintura occidental: la figura humana aparece agrandada en el paisaje.

Artículos Relacionados
La UCM cede al Museo de la Evolución Humana once rollos de tradición taoísta y zen
Nuevo servicio de la UCM para prevenir y detectar problemas psicológicos en el alumnado
Acto del 25º aniversario de la XIX promoción de Psicología de la UCM
La PSICOFUNDACIÓN y la UCM firman un acuerdo de colaboración