El Grupo de Expertos en Evaluación del Desempeño en Sistemas de Salud (HSPA-Health Systems Performance Assessment) de la Comisión Europea, ha publicado un informe sobre Atención Primaria en Europa, a través del cual pretende ayudar a los legisladores políticos y a los profesionales de la salud a establecer objetivos de cara a mejorar este primer nivel asistencial del sistema sanitario en beneficio de los pacientes.

Este Grupo de Expertos, impulsado por los Estados Miembros y apoyado por la Comisión Europea, se creó con el propósito de proporcionar un marco para el intercambio de experiencias nacionales de evaluación del desempeño en sistemas de salud, y promover un aprendizaje mutuo. Su objetivo principal es apoyar a los responsables de las políticas nacionales mediante la identificación, a través de informes periódicos, herramientas y metodologías para llevar a cabo HSPA a nivel nacional. Contando con la contribución proactiva de organizaciones e instituciones internacionales -como la OCDE y el Observatorio Europeo de Sistemas y Políticas de Salud-, el grupo de expertos se ha centrado sucesivamente en diversas prioridades clave, como la calidad de la atención, la atención integrada y, ahora, la atención primaria, proporcionando, a través de sus informes, los componentes básicos para analizar el rendimiento y medir el progreso hacia esas prioridades.

En línea con sus objetivos, el nuevo informe, titulado A new drive for primary care in Europe: rethinking the assessment tools and methodologies (Un nuevo impulso para la atención primaria en Europa: reconsiderar las herramientas y metodologías de evaluación), analiza los principales aspectos de los sistemas de Atención Primaria que están funcionando adecuadamente y cuáles son susceptibles de mejora, recordando que, una buena evaluación del desempeño proporciona un enfoque sólido basado en la evidencia, para la formulación de políticas en materia de salud.

Tal y como señalan los autores del documento, la Atención Primaria es “la columna vertebral” de nuestros sistemas de atención médica, ya que es “la clave para la integración y la continuidad entre los niveles de atención y es esencial para los pacientes, especialmente para aquellos que presentan necesidades complejas”. Basándose en las respuestas de los Estados Miembros a los cuestionarios sobre experiencias en cada uno de ellos, relativas a la evaluación del desempeño en este primer nivel asistencial del Sistema de Salud, el Grupo de Expertos HSPA ha explorado los indicadores, metodologías y garantía de la calidad en el mismo, identificando así las condiciones prioritarias que deben cumplirse para asegurar que la Atención Primaria se diseñe en beneficio de los profesionales de la salud y los pacientes.

Concretamente en España, atendiendo a los datos del cuestionario, se detecta una serie de limitaciones, tales como la falta de estandarización de los datos -tanto a nivel regional como nacional-, además de la falta de coordinación entre ellos en términos de dimensiones sobre las cuales se realizan las evaluaciones, dificultad para evaluar la equidad y la resiliencia, escasos análisis sobre eficacia, falta de estudios sobre eficiencia en otros aspectos diferentes del consumo y el gasto farmacéutico.

El informe muestra que los países experimentan dificultades para avanzar en la evaluación del desempeño en Atención Primaria debido, principalmente, a tres desafíos: la complejidad de las características del desempeño, la lucha para integrar las evaluaciones en las políticas sanitarias, y los escollos asociados a una “cultura de la excelencia”. Para garantizar que esta evaluación se convierta en una herramienta de "avance", el informe recomienda considerar 7 elementos esenciales:

1. Mejorar los sistemas de información de Atención Primaria

La disponibilidad y la calidad de los datos de Atención Primaria para la evaluación del desempeño deben avanzar en la mayoría de los países. En muchos casos, un conjunto de indicadores disponibles para los responsables políticos es insuficiente o se centra en un subconjunto de dimensiones, sin incluir, por ejemplo, medidas de rendimiento clínico, equidad, carga de trabajo y satisfacción de la fuerza de trabajo, eficiencia, relevancia de la formación de los médicos, etc.

Sin producir demasiada carga administrativa, un conjunto bien equilibrado de indicadores debería permitir un examen regular de las funciones de la Atención Primaria, centrándose en la accesibilidad, la continuidad y la integración.

La calidad es otra dimensión fundamental que debe evaluarse, al ser un factor impulsor de ganancias adicionales para el Sistema de Salud en general.

2. Integrar la evaluación del desempeño en los procesos de políticas

Con algunas excepciones, este tipo evaluaciones no están incorporadas sistemáticamente en los procesos de políticas y su uso no se monitorea ni se evidencia. Además, parecen dirigirse principalmente a los responsables de la formulación de políticas, pero no tanto a los profesionales de la salud, y menos aún al público en general y los pacientes. Integrar la evaluación del desempeño en un marco legal y/o de políticas aumentará su uso por parte de todos los actores involucrados. Las metodologías también son importantes. Deben aspirar a lograr resultados sin precedentes, alinear a todos los actores en torno a los objetivos de rendimiento y fomentar el interés para avanzar, desalentando cualquier posibilidad de volver a los viejos hábitos y métodos.

3. Institucionalizar el sistema de rendimiento

La implementación en el marco de políticas es un primer paso para lograr la mejora de la evaluación del desempeño en la Atención Primaria. Para aprovechar todo su potencial, se necesita un sólido marco de recursos, y esto aún no se ha desarrollado en la mayoría de los Estados miembros. Una función institucionalizada es crucial para atribuir roles y responsabilidades, proporcionar las herramientas necesarias y garantizar recursos.

4. Garantizar la responsabilidad

La responsabilidad no siempre está claramente establecida. Es esencial definirla, asegurando la participación de todos los interesados, y que la satisfacción laboral del personal de Atención Primaria sea monitoreada y se mantenga en niveles óptimos.

5. Considerar la experiencia y los valores de los pacientes

Es fundamental conocer qué aspectos de la calidad de la Atención Primaria valoran los pacientes realmente, de cara a definir prácticas de alta calidad, incrementar el éxito e influir en el cambio.

6. Aprovechar la adaptabilidad

La evaluación del rendimiento debe ser adaptable. La Atención Primaria no es un concepto estático y las evaluaciones de desempeño deben ser herramientas “vivas” y considerar constantemente el contexto dinámico de cada país, región y comunidad.

7. Apoyar el enfoque orientado a los objetivos mediante un mejor uso de la evidencia profesional y contextual

La evaluación del desempeño debería apoyarse en la evidencia profesional y contextual, de cara a mejorar los resultados en Atención Primaria.

De acuerdo con lo anterior, el informe afirma que para que el desempeño en Atención Primaria sea eficaz, debe cumplir una serie de condiciones previas, haciendo hincapié en los servicios:

- Deben ser universalmente accesibles.

- Estar integrados (integrando la salud mental en este primer nivel asistencial).

- Centrados en la persona.

- Debe ser integrales y orientados a la comunidad (integralidad de los servicios prestados, por ej., promoción de la salud, prevención de enfermedades, cuidados intensivos, salud reproductiva, atención maternoinfantil, enfermedades infantiles, enfermedades infecciosas, atención crónica, salud mental, cuidados paliativos…).

- Formados por un equipo de profesionales responsables de atender una gran mayoría de las necesidades de salud, que trabajen en equipos multidisciplinares dentro de Atención Primaria, tales como: médicos generales, enfermeras, dietistas, fisioterapeutas, psicólogos y trabajadores sociales, entre otros.

- Estos servicios deben prestarse en una relación continua con pacientes y cuidadores informales, en el contexto de la familia y la comunidad, y desempeñar un papel central en la coordinación general y la continuidad del cuidado de las personas.

El informe concluye esperando que su contenido pueda guiar a los legisladores políticos y profesionales de la salud para sentar las bases hacia el cambio en Atención Primaria, avanzando hacia un nivel más alto de excelencia en detrimento de los “viejos hábitos”, en pro del beneficio de los pacientes.

Se puede acceder al informe (en inglés) desde la página Web de la Comisión Europea, o bien directamente a través del siguiente enlace:

A new drive for primary care in europe: rethinking the assessment tools and methodologies

Artículos Relacionados
El próximo 19 de marzo empiezan a trabajar 21 psicólogos en los centros de salud madrileños
Cataluña comienza a incorporar psicólogos clínicos en Atención Primaria
Médicos de Reino Unido piden incluir la atención a la salud mental en Atención Primaria
La Rioja aprueba favorecer el acceso a la atención psicológica de trastornos emocionales en Atención Primaria
La presencia de los psicólogos en Atención Primaria, cada vez más cerca en Navarra
Estudio de derivaciones de Atención Primaria a centros de Salud Mental en pacientes adultos en la Comunidad de Madrid
Competencias fundamentales de los psicólogos en Atención Primaria según la APA