“Es vital conocer todos los datos existentes si queremos ver realizada la necesidad de una mejor salud mental para todos los niños, independientemente de su origen o clase social”. Bajo esta afirmación, y con el fin de recopilar la evidencia existente sobre salud mental en niños y jóvenes de cara a futuras acciones, el Centro de Salud Mental de Reino Unido (Centre for Mental Health) -organización no gubernamental dedicada a la promoción de la salud mental en este país-, ha publicado una hoja informativa, a lo largo de la cual aborda algunos de los puntos clave en torno a este ámbito.

A continuación, recogemos algunos de los principales datos recogidos por la Organización:

- Cada año, uno de cada diez jóvenes experimenta un problema de salud mental.

- El 75% de los adultos con un problema de salud mental diagnosticable experimentan los primeros síntomas a la edad de 24 (Kessler et al., 2005; McGorry et al., 2007).

- El problema de salud mental más común que afecta a los niños son los trastornos de conducta (problemas de comportamiento, severos y persistentes). La probabilidad de aparición de estos problemas es el doble en niños/hombres jóvenes que en niñas/mujeres jóvenes (Green et al., 2005).

- Los problemas de conducta graves y persistentes que comienzan antes de la escuela secundaria y que no reciben apoyo pueden tener un impacto a largo plazo en la salud mental y las oportunidades vitales de los niños (Brown et al., 2012).

- El 5% niños de 5 a 10 años presenta un trastorno de conducta; este porcentaje se incrementa a un 7% a medida que los jóvenes se aproximan a la escuela secundaria (Green et al., 2005).

- El suicidio es la mayor causa de mortalidad entre los jóvenes menores de 35 años (Papyrus, 2018).

- Los niños pertenecientes a familias de bajos ingresos tienen 4 veces más probabilidades de experimentar problemas de salud mental, en comparación con los niños de familias con nivel socioeconómico medio y elevado (Morrison Gutman y otros, 2015).

- Los Programas de crianza parental grupal para trastornos de conducta en niños pequeños son eficaces, y pueden generar beneficios de al menos £ 3 por cada £ 1 invertido (Parsonage et al., 2014).

- Con respecto a los jóvenes LGBT, 7 de cada 10 niñas y 6 de cada 10 niños revelan haber tenido pensamientos suicidas. Estos niños y jóvenes tienen alrededor de 3 veces más probabilidades que otros de realizar un intento de suicidio en algún momento (Statham et al., 2012).

- Las tasas masculinas de suicidio siguen siendo consistentemente tres veces más altas que las tasas femeninas. Sin embargo, en esta última década, las tasas de suicidio femenino se encuentran en su tasa más elevada (Samaritans, 2017).

- El 35% de las mujeres y el 19% de los hombres de entre 16-24 años de edad han afirmado tener pensamientos suicidas en la última encuesta nacional de salud mental realizada en Reino Unido.

- En 2015, el 22% de los jóvenes de 15 años reportaron haberse autolesionado (Brooks et al., 2015). Las mujeres en este grupo de edad tenían 3 veces más probabilidades de autolesiones que los hombres jóvenes (Hawton et al., 2002).

- Los niños afectados por dificultades de aprendizaje tienen:

  • 6 veces más probabilidades de experimentar un trastorno de conducta;

  • 4 veces más probabilidades de tener un problema de salud mental de tipo emocional diagnosticable;

  • Casi 2 veces más probabilidades de experimentar un episodio depresivo (Emerson y Hatton, 2007).

- 1 de cada 5 jóvenes de entre 16 y 24 años experimenta un problema de salud mental común, como ansiedad o depresión, en cualquier momento, siendo las mujeres jóvenes más propensas que los hombres jóvenes a experimentar este tipo de problemas (McManus et al., 2009).

- Tres de cada cuatro niños criados en centros de acogida tutelados, cumplen los criterios para un diagnóstico psiquiátrico (Luke et al., 2014).

- Los jóvenes en el sistema de justicia juvenil tienen 3 veces más probabilidades de experimentar un problema de salud mental diagnosticable (Mental Health Foundation, 2002)

- El trastorno de estrés postraumático afecta a alrededor de 1 de cada 10 niños y jóvenes refugiados (Almqvist y Brandell-Forsberg, 1997; Sack, et al., 1999).

- Aunque tres de cada cuatro padres busca ayuda cuando su hijo o hija tiene un problema de salud mental (principalmente de los centros educativos), solo uno de cada cuatro niños recibe apoyo.

- En los últimos 20 años, los problemas de ansiedad y depresión en mujeres jóvenes se han incrementado aproximadamente un 38%; los problemas de esta índole en hombres jóvenes han disminuido alrededor del 2% en el mismo período (McManus et al., 2009).

- Cada £ 1 invertido en la terapia grupal cognitivo-conductual para la ansiedad en la adolescencia produce beneficios de casi £ 7 (WSIPP, 2018).

Referencias

La hoja informativa se encuentra disponible en la página Web del Centro, o bien directamente a través del siguiente enlace:

Children & Young People’s Mental Health: The Facts

Artículos Relacionados
Las intervenciones más eficientes, en relación costes/beneficios, para la salud mental infanto-juvenil – Informe del Centro de Salud Mental del Reino Unido
El gobierno de Reino Unido aprueba un plan para impulsar los servicios de salud mental infanto-juvenil, que contempla el tratamiento psicológico
Expertos en Salud Mental de Reino Unido, preocupados por los recortes en los Servicios de Salud mental Infanto-juvenil
Se presenta el nuevo Plan Estratégico de Infancia y Adolescencia 2013-2016
Se aprueba la proposición no de Ley para impulsar la Salud Mental Infanto-Juvenil