El Instituto Nacional de Estadística de Reino Unido ha publicado un informe sobre Salud Mental Infanto-juvenil, fruto de una encuesta emprendida en Inglaterra durante el año 2017.

Los datos recogen información sobre salud mental y bienestar, perteneciente a una muestra de 9.117 niños, adolescentes y jóvenes de entre 2 y 19 años, a través de informes de niños, jóvenes, sus padres y profesores (en función de la edad).

A continuación, presentamos las principales conclusiones del informe:

  • Uno de cada ocho niños y jóvenes de 5 a 19 años presentó un trastorno mental durante el año 2017. Uno de cada veinte cumplió con los criterios para dos o más trastornos de salud mental individuales en el momento de la encuesta.

    Los trastornos mentales se identificaron de acuerdo con los criterios de diagnóstico estandarizados de la Clasificación Internacional de Enfermedades (CIE-10), utilizando el instrumento de Evaluación de Desarrollo y Bienestar (DAWBA, por sus siglas en inglés). Los más comunes fueron los siguientes:

    • Trastornos emocionales: uno de cada doce niños y jóvenes de 5 a 19 años presentaba un trastorno emocional, con tasas más altas en las niñas (10,0%) que en los niños (6,2%). Los trastornos de ansiedad (7,2%) fueron más frecuentes que los trastornos depresivos (2,1%).

    • Trastornos del comportamiento: aproximadamente, uno de cada veinte niños y jóvenes de 5 a 19 años presentaba un trastorno de conducta, con tasas más elevadas en niños (5,8%) que en niñas (3,4%).

    • Trastornos de hiperactividad: uno de cada sesenta niños y jóvenes de 5 a 19 años tenía un trastorno de hiperactividad, siendo las tasas más elevadas en niños (2,6%) que en niñas (0,6%).

    • Otros trastornos menos comunes, fueron los trastornos del espectro autista (TEA) (1,2%), trastornos de la alimentación (0,4%) y trastornos de tic (0,8%).

  • En general, se detecta un ligero aumento en las tasas de trastornos mentales

Los datos relativos a tratamientos y derivaciones indican una mayor demanda de intervenciones especializadas en salud mental durante la última década. Los datos de esta encuesta revelan un ligero aumento a lo largo del tiempo en la prevalencia de los trastornos mentales entre los 5 y los 15 años, aumentando de un 9,7% en 1999 y un 10,1% en 2004, al 11,2% en 2017.

  • Se incrementan las tasas de trastornos emocionales (de 4,3% en 1999 y 3,9% en 2004, a 5,8% en 2017), mientras que la prevalencia de otros tipos de trastornos se mantienen relativamente estables.

  • Las tasas de trastornos mentales son mayores en los grupos de mayor edad.

Los jóvenes de 17 a 19 años tienen tres veces más probabilidades de presentar un trastorno mental (16,9%) que los niños en edad preescolar de 2 a 4 años (5,5%). A lo largo de las diferentes etapas del ciclo vital destacan distintos trastornos, por ejemplo, se detecta un mayor porcentaje de trastornos emocionales entre los jóvenes de 17 y 19 años, mientras que se observan mayores tasas de trastornos de conducta e hiperactividad en niños de 5 a 16 años. No obstante, el informe apela en este punto a la precaución, debido a las diferencias en la recopilación de estos datos.

  • Niños en edad preescolar: uno de cada dieciocho niños de 2 a 4 años presenta un trastorno mental

Uno de cada dieciocho niños en edad preescolar presenta al menos un trastorno mental en el momento de la entrevista.

Se evidenciaron trastornos de conducta en el 2,5% de niños en edad preescolar, consistiendo principalmente en conductas oposicionistas desafiantes (1,9%). Se detectaron trastornos del espectro del autismo en 1,4% de niños de 2 a 4 años. Otros problemas en este grupo de edad fueron los problemas del sueño (en 1,3%) y de la alimentación (0,8%).

  • Durante la etapa de Educación Primaria: uno de cada diez niños de 5 a 10 años presenta un trastorno

Alrededor de uno de cada 10 niños y adolescentes de entre 5 y 10 años ha tenido al menos un trastorno. Alrededor uno de cada 30, cumplía los criterios para 2 o más trastornos mentales durante el momento de la entrevista.

Los trastornos de conducta (5%) y emocionales (4,1%) fueron los más comunes.

En este grupo de edad, las tasas de trastornos emocionales son similares en niños y niñas. Sin embargo, en otros trastornos, como la hiperactividad, fueron el doble en niños que en niñas (2,6% frente a 0,8%).

  • Durante la etapa de Educación Secundaria: uno de cada siete niños de 11 a 16 años presenta un trastorno

Alrededor de uno de cada 7 adolescentes de 11 a 16 años presenta un trastorno de salud mental, y uno de cada 6, cumplía los criterios para dos o más problemas de salud mental durante el momento de la entrevista.

Los trastornos emocionales son los más comunes a esta edad, presentes en el 9% de los casos, y seguidos de los trastornos de conducta (6,2%).

En función del género predominan diferentes problemáticas: las adolescentes tenían más probabilidad de presentar problemas emocionales (10,9% en comparación con 7,1% en los adolescentes), mientras que los chicos tenían más probabilidad de tener un trastorno de conducta (7,4% vs 5,0%), o de hiperactividad (3,2% vs 0,7%).

  • Transición a la edad adulta: uno de cada seis jóvenes de 17 a 19 años tiene un trastorno

Aproximadamente, uno de cada seis jóvenes de 17 a 19 años de edad tiene un trastorno mental, y uno de cada dieciséis cumplía los criterios para más de un trastorno en el momento de la entrevista.

Los problemas emocionales son los más comunes en este grupo de edad, presentes en el 14,9% de los jóvenes de 17 a 19 años (13,1% identificados con un trastorno de ansiedad y 4,8% con depresión).

Mientras que en los hombres jóvenes, la probabilidad de presentar un trastorno mental es más elevada entre los 11 y 16 años, en las mujeres jóvenes esta probabilidad aumenta entre los 17 y los 19.  

Alrededor de una de cada cuatro chicas de 17 a 19 años tiene un problema de salud mental, y el 22,4% un trastorno emocional. Se diagnostica un trastorno dismórfico corporal en una de cada 8.

Asimismo, durante el momento de la entrevista, la mitad de las jóvenes que presentaban un trastorno mental reveló haber realizado un intento autolítico y/o de suicidio.

  • La identidad no heterosexual se asocia con trastorno mental

En función de la identidad sexual, el porcentaje de personas jóvenes con un trastorno mental fue de 34,9% entre aquellos que se identificaron como LGTBI, y de 13,2% entre los que se identificaron como heterosexuales.

  • Contexto étnico y socioeconómico

Las tasas de trastornos mentales en los niños de 5 a 19 años varían entre los grupos étnicos. Asimismo, los trastornos mentales tienden a ser más comunes en aquellos niños que viven en hogares de bajos ingresos.

  • Contexto social y familiar

    • Salud mental de los padres: las tasas de trastornos mentales tienden a ser más elevadas en aquellos niños que viven con un padre que presenta mala salud mental, o que recibe ingresos relacionados con alguna discapacidad.

    • Eventos adversos de la vida: la presencia de trastornos mentales en niños se relaciona también en aquellos que han experimentado algún evento vital adverso, como la separación de los padres o problemas económicos en la familia.

    • Apoyo y participación social: los bajos niveles de participación social y el contar con una escasa red social se relacionan con la presencia de problemas de salud mental en niños.

    • Funcionamiento familiar: más de un tercio de los niños que viven en familias con un funcionamiento poco saludable presentan un trastorno mental. Si bien los problemas con el funcionamiento familiar pueden contribuir a la aparición de un trastorno mental, la presencia de un trastorno mental también puede conducir a problemas en el funcionamiento familiar.

  • La salud mental y física están estrechamente relacionadas

Los niños con un trastorno mental tienen más probabilidades de tener una mala salud general, una enfermedad limitante a largo plazo, un problema físico o de desarrollo o una necesidad educativa especial.

  • La autoestima y el bienestar mental son mayores en los niños que en las niñas

Autoestima:

Más de uno de cada 5 adolescentes de 11 a 19 años presenta una alta autoestima. Dos tercios, con niveles moderados y uno de cada 10 niveles bajos. Las tasas de elevada autoestima son varían en función del género (26,3% en los chicos y 18,6% en las chicas).

La elevada autoestima es 5 veces mayor entre aquellas personas sin problemas de salud mental (25,1%), que entre aquellas diagnosticadas con uno (5,2%).

Los niveles de autoestima varían según el problema presentado, oscilando entre el 14,1% en jóvenes con un trastorno del neurodesarrollo, a 3,7% entre los que tienen un trastorno emocional.

Bienestar mental positivo:

Los jóvenes obtienen una puntuación media de bienestar más elevada (52,9) que las niñas (50,6), según la Escala de Bienestar Mental de Warwick-Edimburgo.

Las puntuaciones bienestar mental son mayores entre aquellos que no presentan ningún problema de salud mental (53.0) que en aquellos diagnosticados con uno (43.1). Los niveles de bienestar mental positivo varían según el tipo de problemática: 48,4 en niños y jóvenes de 11 a 19 años con un trastorno del neurodesarrollo y 41,8 en aquellos con un trastorno emocional.

  • El uso diario de las redes sociales es más común en personas jóvenes con un trastorno mental

El 87,3% de jóvenes de entre 11 y 19 años con un trastorno mental diagnosticado, utilizan a diario y durante horas las redes sociales, en comparación con aquellos que no presentan ningún trastorno mental (77,8%).

  • Bullying y ciberbullying

Los jóvenes de 11 a 19 años con un trastorno mental presentan aproximadamente el doble de probabilidad de haber sido intimidados (59,1%) y de haber acosado a otras personas (28,3%) durante el último año previo a la entrevista, que aquellos sin un trastorno (32,7% y 14% en los casos respectivos).

Los jóvenes de 11 a 19 años con un trastorno mental presentan más del doble de probabilidad de haber sido ciberacosados (41,5%) y de haber acosado cibernéticamente a otros (14,6%) durante el último año previo a la entrevista, que aquellos sin un trastorno (18,1% y 6,9% en los casos respectivos).

  • Los comportamientos de salud de alto riesgo son más comunes en personas jóvenes con un trastorno

Entre los 11 y 16 años, hay una mayor probabilidad de uso de tabaco, e-cigarrillos, y de consumo de alcohol y de drogas ilícitas.

  • Autolesiones o intentos de suicidio en uno de cada cuatro adolescentes con trastorno mental

La probabilidad de autolesiones o intentos de suicidio es mayor entre aquellos adolescentes que presentan un trastorno mental (25,5% en comparación con el 3,0% que no tiene ningún trastorno).

Las tasas de autolesiones o intentos de suicidio varían en función del tipo de trastorno presente, siendo mayor el porcentaje en los casos en los que se presenta un trastorno emocional.

  • El absentismo escolar es más común en niños con trastorno mental

Los niños con un trastorno tienen más probabilidad de absentismo escolar (8,5%) que aquellos que no presentan ninguno (0,8%). Las tasas de abandono escolar varían según el tipo de trastorno, y son más elevadas en los casos en que hay un trastorno emocional (9.7%) o de conducta (11.2%).

La expulsión escolar también es más común en niños con un trastorno (6,8%) que entre aquellos que no presentan ninguno (0.5%), siendo mayor el porcentaje de exclusión en niños (9,9%) que en niñas (2,4%). Estas tasas varían según el tipo de trastorno, y son más elevadas en los casos en que se presenta un trastorno de hiperactividad (11,7%) o de conducta (11,6%). Así, se observa que alrededor de uno de cada veinte niños con hiperactividad (4,9%) o trastorno de conducta (5,7%) ha sido expulsado de la escuela en tres o más ocasiones.

  • El 66,4% de los niños con un trastorno acude a un servicio profesional. El 25,2% de ellos, con un especialista en salud mental.

  • Uno de cada cinco niños con un trastorno revela haber esperado más de seis meses para acudir a un especialista en salud mental.

  • En general, aproximadamente uno de cada cincuenta niños y jóvenes de entre 5 y 19 años de edad, toma medicamentos por un problema relacionado con la salud mental (en el momento de la entrevista).

Entre los niños con un trastorno mental, uno de cada seis toma medicación psicotrópica. El porcentaje varía en función del trastorno: un 15% de los niños con trastorno de comportamiento o emocional, y un 45,9% de los niños diagnosticados con un trastorno de hiperactividad.

La probabilidad de prescribir estimulantes es mayor entre los niños y adolescentes de 5 a 16 años (lo que refleja la mayor tasa de hiperactividad en este grupo de edad). Entre los 17 y los 19 años, la probabilidad es mayor para las recetas de antidepresivos.

El informe se encuentra disponible (en inglés) a través del siguiente enlace:

Mental Health of Children and Young People in England

Artículos Relacionados
La Salud Mental Infanto-juvenil: una responsabilidad colectiva-XIV Desayuno de Infocop
Datos clave sobre salud mental infanto-juvenil en Reino Unido
Las intervenciones más eficientes, en relación costes/beneficios, para la salud mental infanto-juvenil – Informe del Centro de Salud Mental del Reino Unido
El gobierno de Reino Unido aprueba un plan para impulsar los servicios de salud mental infanto-juvenil, que contempla el tratamiento psicológico
Expertos en Salud Mental de Reino Unido, preocupados por los recortes en los Servicios de Salud mental Infanto-juvenil
Nueva Guía del NICE sobre la depresión en niños y adolescentes