La inactividad física se ha identificado como un factor de riesgo principal para la mortalidad global y un factor que contribuye al aumento del sobrepeso y la obesidad. La primera infancia es un período de rápido desarrollo físico y cognitivo y un tiempo durante el cual se forman los hábitos de un niño y los hábitos de vida familiar están abiertos a cambios y adaptaciones.

Para cumplir con las recomendaciones diarias de tiempo de actividad física, particularmente en niños, se debe considerar el patrón de actividad general en un período de 24 horas, ya que el día se compone de tiempo de sueño, tiempo de sedentarismo y actividad física de intensidad leve, moderada o vigorosa.

Con esta introducción se presenta el nuevo informe de la Organización Mundial de la Salud a través del cual se recogen sus directrices sobre actividad física, sedentarismo y sueño para niños menores de 5 años, elaboradas por un Comité de Expertos de la OMS.

Tal y como ha manifestado la Organización, estas directrices se han elaborado con el fin de ofrecer recomendaciones sobre la cantidad de tiempo -distribuido durante las 24 horas del día- en que los niños pequeños (menores de 5 años), deberían mantenerse físicamente activos o dormir por su salud y bienestar, y el tiempo máximo recomendado para las actividades sedentarias (por ejemplo frente a las pantallas).

De acuerdo con numerosos estudios, el sueño es esencial para el desarrollo cognitivo, físico y psicológico y social, especialmente en niños pequeños y es una causa común de preocupación entre los padres, que buscan orientación sobre este tema en los profesionales de la salud.

La actividad física se asocia también con un mejor desarrollo motor y cognitivo, salud psicológica y social y cardiometabólica en distintos estudios de intervención aleatorios y no aleatorios y con un mejor desarrollo motor, condición física y salud ósea y esquelética en estudios observacionales.

Asimismo, según las investigaciones existentes al respecto, hay una asociación predominantemente desfavorable o nula entre, el tiempo que se pasa sentado -así como el tiempo de pantalla- y la adiposidad, el desarrollo cognitivo o motor y la salud psicológica y social.

A continuación, resumimos las directrices de la OMS, en función de la edad de los pequeños:

Los bebés (menores de 1 año) deben:

  • Mantenerse físicamente activos varias veces al día en una variedad de formas, particularmente a través del juego interactivo en el suelo: “más es mejor”. Para aquellos bebés que todavía no se mueven, deberían estar al menos 30 minutos en posición prona (boca abajo), a lo largo del día, mientras están despiertos.

  • No deberían estar restringidos por más de 1 hora (por ejemplo, en cochecitos, sillas altas o en un portabebés).

  • No se recomienda que pasen tiempo frente a las pantallas.

  • Cuando el tiempo es sedentario, se recomienda que el cuidador le involucre en la lectura o narración de un cuento.

  • Se recomienda entre 14 y 17 h (0 a 3 meses de edad) o 12 a 16 h (4 a 11 meses de edad) de sueño de buena calidad, incluidas las siestas.

Los niños de 1 a 2 años de edad deben:

  • Dedicar al menos 180 minutos a una amplia variedad de actividades físicas de cualquier intensidad, incluida la actividad física moderada a intensidad vigorosa, distribuida a lo largo del día: más es mejor.

  • No deberían estar restringidos más de 1 hora (por ejemplo, en cochecitos, sillas altas o amarrado a la espalda de un cuidador), ni dejarlos sentados durante largos períodos de tiempo. Para los niños de 1 año, no se recomienda el tiempo de pantalla sedentario (como mirar televisión o videos, jugar a videojuegos). En el caso de los de 2 años, el tiempo de pantalla sedentario no debe ser más de 1 hora; menos es mejor. Cuando es sedentario, se recomienda participar en la lectura y narración con un cuidador.

  • Se recomienda entre 11–14 h de sueño de buena calidad, incluidas siestas, con horas regulares de sueño y de vigilia.

Los niños de 3 a 4 años de edad deben:

  • Pasar al menos 180 minutos en una amplia variedad de actividades físicas de cualquier intensidad, de las cuales, al menos 60 minutos, se dedicarían a una actividad física de intensidad moderada a intensa, distribuida a lo largo del día: más es mejor.

  • No deberían estar restringidos por más de 1 hora a la vez (por ejemplo, cochecitos) o estar sentados durante largos períodos de tiempo.

  • El tiempo de pantalla sedentario no debería ser mayor de 1 hora: en estos casos, menos es mejor. Cuando el tiempo es sedentario, se recomienda participar en la lectura y narración de un cuento con su cuidador.

  • Se aconsejan entre 10–13 h de sueño de buena calidad, que puede incluir una siesta, con horas regulares de sueño y de vigilia.

    Recomendaciones integradas:

  • Para obtener los mejores beneficios para la salud, los bebés y los niños pequeños deben  cumplir con todas las recomendaciones para la actividad física, el comportamiento sedentario y el sueño en un período de 24 horas.

  • Reemplazar el tiempo de pantalla restringido o sedentario por actividad física de intensidad moderada a vigorosa, al tiempo que se mantienen las horas suficientes de sueño, puede proporcionar beneficios de salud adicionales.

Se puede acceder al informe desde la página Web de la OMS, o bien directamente a través del siguiente enlace:

World Health Organization. (‎2019)‎. Guidelines on physical activity, sedentary behaviour and sleep for children under 5 years of age. World Health Organization.

Artículos Relacionados
La Psicología del Deporte está evolucionando positivamente, según la PACFD
Nuevo cuento FAROS para promover la salud y el deporte en femenino
La OMS lanza un Plan de acción mundial sobre actividad física
El papel del ejercicio físico como atenuador del estrés, según la APA
La importancia del deporte en el desarrollo de la infancia, según UNICEF
Se publica el Libro Blanco del deporte de personas con discapacidad en España
Salud y deporte en femenino. La importancia de mantenerse activa desde la infancia – XI Cuaderno Faros