El próximo domingo se conmemora el terrible atentado terrorista acaecido en Madrid hace ahora tres años. El 11 de marzo de 2004, Madrid vivió una de las jornadas más tristes de su historia. Este atentado, que conmocionó al mundo entero, supuso la muerte de 192 personas y más de 2.000 heridos.

Este año, la fecha coincide prácticamente con el inicio del tan esperado juicio a los presuntos implicados en los actos terroristas, y lo hace, además, con la publicación de un informe realizado por la Asociación de Ayuda a Víctimas del 11-M, en el que se recogen algunas conclusiones sobre las consecuencias psicológicas y sociales que continúan enfrentando los afectados y sus familiares, transcurridos los tres años de tan terrible acto violento.

 

La investigación, en la que han participado 300 personas, víctimas y familiares miembros de esta asociación, es la continuación de un estudio previo que se inició a los 18 meses de haber ocurrido el fatídico atentado. 

En este segudo informe, del que se han hecho eco diversos medios de comunicación recientemente, se concluye que el 27,8 % de los afectados por el atentado continúa recibiendo atención psicológica y que algo más del 50% de las víctimas sigue padeciendo secuelas psicológicas importantes. De los resultados se puede desprender, así mismo, que el número de víctimas que recurre actualmente a la atención psicológica ha descendido, en comparación con la fase previa realizada a los 18 meses, dado que, del total de la muestra, inicialmente solicitaba el servicio un 48,6 %, y en la actualidad lo hace un 27,8%. Este dato contrasta con el obtenido en el caso de los familiares, ya que se ha pasado de un 17,1% de solicitudes a un 29,2 %.

Según explicaba Syra Balanzat, psicóloga de esta asociación, en una entrevista concedida a Infocop el pasado año, con motivo de la publicación de los resultados de la primera fase del estudio, entre las alteraciones psicológicas más frecuentes en estos pacientes, se destacan aquellas relacionadas con el trastorno por estrés postraumático y la depresión: altos niveles de ansiedad, pensamientos intrusivos y recurrentes acerca del atentado, temor a exponerse a situaciones que recuerden lo acontecido en aquellos días, evitación de la utilización de los transportes públicos, sentimientos de indefensión y estado de ánimo deprimido, por citar algunas.

A lo largo de los próximos días, con motivo de la conmemoración del 11-M, Infocop irá ofreciendo diferentes informaciones relacionadas con la intervención de los psicólogos en este área.

Artículos Relacionados
ESPECIAL 11M: ENTREVISTA A LUCÍA SUTIL, PSICÓLOGA DE LA ASOCIACIÓN 11M - AFECTADOS DE TERRORISMO
ESPECIAL 11M: EL COP MADRID RESPONDIÓ A LA LLAMADA
ESPECIAL 11M: ENTREVISTA A AURORA GIL ÁLVAREZ, DECANA DEL COP DE CANTABRIA Y COORDINADORA DEL ÁREA DE EMERGENCIAS Y CATÁSTROFES DEL CONSEJO GENERAL DE COLEGIOS OFICIALES DE PSICÓLOGOS
ENTREVISTA A SYRA BALANZAT, PSICÓLOGA ASOCIACIÓN DE AYUDA A LAS VÍCTIMAS DEL 11M