La atención a la salud mental infanto-juvenil está siendo objeto de una creciente relevancia, especialmente en los últimos meses, en los que se prevé un incremento aún mayor de problemas de salud mental en niños y adolescentes como consecuencia de la pandemia del COVID-19. El aumento exponencial de problemas en este ámbito de la salud en la infancia y la adolescencia pone de relieve la necesidad de incrementar la atención psicológica a esta población.

En esta línea, países como Reino Unido cuentan con programas orientados a tal fin, como la Mejora del acceso a terapias psicológicas para niños y jóvenes (CYP-IAPT), un programa de transformación integral de servicios que tiene como objetivo mejorar la calidad de los servicios de salud mental para niños y adolescentes (CAMHS) existentes.

El CYP-IAPT se sustenta en una serie de principios, tales como valorar y facilitar la participación real los jóvenes, padres, cuidadores y comunidades en todos los niveles del servicio, proporcionar una práctica basada en la evidencia, compromiso para crear conciencia sobre los problemas de salud mental en niños y jóvenes, eliminar el estigma asociado con los mismos, trabajar activamente para mejorar el acceso y el compromiso con los servicios, etc.

Andrew Beck

Este interesante programa y sus características se abordarán en detalle de la mano del Dr. Andrew Beck -psicólogo clínico consultor que ha trabajado en el Servicio Nacional de Salud Británico durante más de 20 años-, en su ponencia titulada “Mejora del acceso de niños y jóvenes a terapias psicológicas” (Children and Young People's Improving Access to Psychological Therapies (CYP-IAPT)) programada en el marco del XIII Congreso Internacional y XVIII Nacional de Psicología Clínica que tendrá lugar en Santiago de Compostela el próximo mes de noviembre, entre los días 11 y 14.

Andrew Beck es el actual presidente de la Asociación Británica de Psicoterapeutas Cognitivos y del Comportamiento (BABCP) y ha sido miembro del Comité Científico durante muchos años. Cuenta en su haber con un gran número de publicaciones y trabajos de investigación sobre la aplicación intercultural de la terapia cognitivo-conductual. Fue profesor honorario principal y líder del módulo Child and Families en el Doctorado en Psicología Clínica de la Universidad de Manchester durante 10 años y enseñó como profesor titular en el programa de capacitación North West IAPT. El Dr. Beck es el líder del proyecto para la Guía de Prácticas Positivas Étnicas para Comunidades asiáticas, negras y Minorías de IAPT, publicada el pasado año 2019.

Para conocer en profundidad el tema de su ponencia así como sus investigaciones, Infocop Online le ha realizado la entrevista que reproducimos a continuación:

ENTREVISTA

En primer lugar, queremos agradecerle que nos haya concedido esta entrevista.

Es un verdadero placer que te lo pidan, gracias.

Actualmente, usted es presidente de la British Association of Cognitive and Behavioural Psychotherapists (BABCP). ¿Qué objetivos tiene esta organización y qué supone para usted ostentar este cargo?

El BABCP se creó hace casi 50 años para promover y difundir terapias cognitivas y conductuales en el Reino Unido. Veo mi papel como una continuación del excelente trabajo realizado por los presidentes recientes que han continuado abogando por tratamientos basados en la evidencia y desarrollando nuestra comprensión de cómo apoyar a los miembros en su desarrollo como terapeutas, supervisores e investigadores.

Como experto, ¿cuál es la eficacia diferencial del tratamiento cognitivo-conductual en comparación con otros tipos de intervención?

Para algunos problemas, la terapia cognitivo-conductual parece ser tan eficaz como otros tratamientos (por ejemplo, existen varios tratamientos basados en la evidencia para la depresión leve a moderada, incluida la Terapia Interpersonal/TPI, la Terapia Sistémica y la Consejería), pero para otros problemas como el Trastorno Obsesivo Compulsivo o el TEPT, la TCC debería ser el primer tratamiento de elección ya que otras terapias no muestran una eficacia tan grande.

En línea con su objetivo de brindar la mejor atención posible a la salud mental de las comunidades BAME, ha desarrollado un documento de orientación: la Guía de Práctica Positiva IAPT BAME (IAPT BAME Positive Practice Guide). ¿Podría explicarnos en qué consiste esta guía y por qué constituye una herramienta de gran utilidad?

La guía es el proyecto del que más orgulloso estoy de formar parte. Un equipo formado por 4 de nosotros revisó la evidencia existente que demuestra que los pacientes de minorías étnicas y religiosas tienen menos acceso al tratamiento psicológico y sus resultados de tratamiento fueron peores en comparación con los pacientes blancos. Luego desarrollamos un conjunto de recomendaciones basadas en la evidencia para mejorar el acceso y los resultados, y las aplicamos a un gran número de usuarios del servicio pertenecientes a comunidades de raza negra, asiática y otras minorías que nos ayudaron a mejorarlas y hacerlas lo más útiles posible.

La guía completa se puede encontrar aquí: https://www.babcp.com/files/IAPT-BAME-PPG-2019.pdf 

A este respecto, ¿por qué es necesario contar con servicios culturalmente adaptados? ¿Cuáles deberían ser las líneas de investigación futuras en este campo, especialmente desde el ámbito de la Psicología?

Si tu ofreces una terapia basada en un “modelo europeo blanco” de trastorno mental, será más eficaz para los europeos blancos. En aras de la igualdad y los derechos humanos, es importante que todas las comunidades tengan acceso a una buena atención de la salud mental. Los psicólogos tienen mucho que contribuir a esto en términos de asegurar que las terapias desarrolladas se investiguen con comunidades diversas y se adapten a aquellas comunidades donde se considera que son menos efectivas.

Autor: Pixabay Fuente: pexels Fecha descarga: 03/09/20

Una de sus aportaciones más reconocidas ha sido el desarrollo del libro Transcultural CBT for Anxiety and Depression. ¿Podría contarnos cómo surgió y qué motivó este proyecto?

Estaba enseñando en varios cursos de terapia sobre el tema de la adaptación de la TCC para las poblaciones de minorías étnicas. Los alumnos solían estar muy interesados en este tema, pero siempre preguntaban si había un libro de texto para ayudarles en su trabajo. En ese momento no lo había, así que escribí a algunos editores sugiriendo que encargaran uno.

Routledge estaba muy interesado y me preguntó si lo escribiría. No pensé que tenía las habilidades necesarias, pero los amigos me animaron y los terapeutas me dijeron que era un recurso útil.

Sabemos que el próximo mes de noviembre, entre los días 11 y 14, usted participará en el XIII Congreso Internacional y XVIII Nacional de Psicología Clínica que tendrá lugar en Santiago de Compostela, con la ponencia titulada Mejora del acceso de niños y jóvenes a terapias psicológicas (Children and Young People's Improving Access to Psychological Therapies (CYP-IAPT)), ¿podría adelantarnos en qué consistirá su intervención?

El programa CYP-IAPT ha incrementado de forma masiva el personal laboral de terapeutas en salud mental infantil. Esto ha presentado algunos desafíos para los psicólogos que tienen que encontrar su lugar en este nuevo personal laboral. A lo largo de mi intervención, proporcionaré una descripción general del programa y luego veré cómo algunos psicólogos han desarrollado posiciones de liderazgo en este programa, mientras que otros no han respondido a este desafío y se han quedado al margen de los desarrollos.

En relación con la pregunta anterior, ¿cuáles son los principios básicos del programa CYP-IAPT y qué diferencias existen en comparación con el programa IAPT dirigido a adultos?         

Las mayores diferencias son que CYP-IAPT ha capacitado principalmente al personal existente en una variedad de terapias basadas en la evidencia, que incluyen terapia cognitivo-conductual entre otras, mientras que el programa IAPT para adultos ha desarrollado principalmente un nuevo personal laboral, la mayoría de los cuales están capacitados en TCC o enfoques basados en TCC de baja intensidad.

Usted sabe que a nivel mundial se está viviendo actualmente una crisis en torno a los sistemas de clasificación diagnóstica de los trastornos mentales y el modelo biologicista aplicado a estos problemas de salud mental, desarrollándose movimientos por la abolición de los sistemas diagnósticos. ¿Qué piensa usted acerca de la cuestión y qué opinión le merecen las actuales clasificaciones DSM-5 y CIE-11? ¿Qué piensa del enfoque transdiagnóstico?

Creo que muchos usuarios de servicios de salud mental encuentran útil el uso de enfoques de diagnóstico, sin embargo, también hay muchos que no. Debemos comenzar a asegurarnos de que la voz del paciente sea central para cualquier cambio. Luego, debemos realizar una investigación que establezca que los enfoques transdiagnósticos son al menos tan efectivos como los enfoques existentes. Sin la centralidad de la voz del paciente y un enfoque en mejorar los resultados, estos debates se convierten en batallas académicas entre diferentes grupos profesionales.

En la actualidad, en España estamos luchando por el reconocimiento e integración del psicólogo clínico en los diferentes niveles asistenciales, y principalmente, en los servicios de Atención Primaria dada la importante demanda de problemas relacionados con trastornos de depresión y ansiedad y problemas psicosomáticos que se dan en este nivel asistencial y la dificultad de acceso a tratamientos psicológicos. Esta demanda cobra especial relevancia en la situación actual de pandemia por COVID-19, cuyo impacto sobre la salud mental ha sido más que evidente. Suponemos que el sistema sanitario británico también debe estar afrontando estos nuevos desafíos. ¿Cuál es la respuesta que se está ofreciendo (o se plantea ofrecer) en su país? ¿Considera que se está proporcionando la ayuda adecuada en términos de recursos, acceso a tratamientos, etc.?

Me alegra mucho saber que mis colegas españoles en Psicología Clínica esperan ser centrales en el desarrollo de la salud mental basada en la atención primaria. Estoy de acuerdo en que es probable que la demanda aumente debido a la pandemia del COVID-19. Es probable que la mayor parte de la respuesta en Inglaterra sea a través de IAPT, que incluye a muchos psicólogos clínicos en los niveles superiores, pero también a otros terapeutas. Espero que los colegas españoles sean capaces de defender su liderazgo en este ámbito, basándose en la evidencia de la investigación sobre cuál será la necesidad y qué tratamientos serán efectivos.

Deseamos que disfrute con su participación en el Congreso que se celebrará en Santiago. Antes de concluir con esta entrevista, ¿desea añadir algún otro comentario?

He tenido el placer de trabajar con psicólogos clínicos españoles en el Reino Unido y tengo un gran respeto por la calidad de los profesionales con los que he trabajado. Espero conocer a más de ustedes en persona. Para mí también ha sido una ambición vital visitar Santiago, así que tengo muchas ganas de asistir. Si el COVID-19 me impidiera venir en persona, espero tener otra oportunidad de visitarles pronto.

Para acceder a la entrevista completa en versión original (inglés), pincha el siguiente enlace:

ENTREVISTA ANDREW BECK

Artículos Relacionados
La necesidad de adaptar culturalmente las terapias psicológicas – Entrevista a Shin-ichi Ishikawa, XVIII Congreso Internacional de Psicología Clínica
Las barreras y facilitadores según los padres, para acceder al tratamiento psicológico de los problemas de salud mental en niños y adolescentes
Incrementa la prevalencia de problemas de salud mental infanto-juvenil en Reino Unido
La Salud Mental Infanto-juvenil: una responsabilidad colectiva-XIV Desayuno de Infocop