Los descubrimientos y avances científicos se deben compartir. Bajo esta premisa, la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ACNUDH) han formulado una Declaración conjunta a favor de la “ciencia abierta”, ciencia sin barreras ni fronteras.

El motivo de esta Declaración conjunta es la urgente necesidad de reforzar la cooperación científica y garantizar el derecho fundamental de acceso universal al progreso científico y sus aplicaciones, evidenciada aún más durante la pandemia del COVID-19.

Definiendo “ciencia abierta” como el acceso libre y transparente, y, por tanto, más fiable, a las publicaciones científicas, los datos y la infraestructura, así como a los programas informáticos gratuitos, los recursos educativos y las tecnologías abiertas, como los ensayos o las vacunas, este movimiento promueve la confianza en la ciencia en un momento en que proliferan los rumores y la desinformación, hasta el punto de que se ha hablado de una “infodemia”.

Autor: Dominika Roseclay Fuente: pexels Fecha descarga: 05/11/2020

Dado lo anterior, los Directores Generales de UNESCO y la OMS y la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los DDHH, reafirman el derecho fundamental a disfrutar de los beneficios del progreso científico y sus aplicaciones y abogan por una ciencia abierta, inclusiva y colaborativa.

Teniendo en cuenta las desigualdades que puede reducir la ciencia abierta, contribuyendo a dar respuesta a los desafíos inmediatos que plantea la COVID-19 y acelerando el progreso hacia la aplicación de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, instan, a través de su Declaración, a que todos los Estados Miembros:

  • Garanticen el derecho fundamental de acceso a la investigación científica y sus aplicaciones, en aras de crear una reserva común mundial de conocimientos y eliminar las lagunas existentes en materia de ciencia, tecnología e innovación, especialmente en los países en desarrollo y en lo que respecta a las mujeres;

  • Se comprometan a prestar apoyo a la comunidad científica internacional fomentando una cultura de colaboración y solidaridad, más que de competencia, y compartiendo los resultados de las investigaciones y los conocimientos siempre que sea posible a fin de facilitar un amplio acceso a la ciencia para todos;

  • Aboguen por la elaboración y el intercambio de marcos jurídicos y políticas para aplicar eficazmente los principios de la ciencia abierta;

  • Recuerden que las políticas públicas eficaces y sostenibles deben basarse en información, hechos y conocimientos científicos verificados en beneficio de todos;

  • Apoyen el enorme potencial que ofrece la ciencia para satisfacer las necesidades de la sociedad y configurar el futuro de la humanidad, cuando se basa en la igualdad de oportunidades y la cultura científica para todos;

  • Reconozcan que la ciencia abierta es fundamental para mejorar y mantener el bienestar socioeconómico y la integración en la economía mundial, y que la creciente interconexión del mundo actual ha contribuido a determinar un enfoque moderno de la ciencia;

  • Valoren la capacidad que tienen la cooperación científica y la diplomacia para unir a las naciones, la sociedad civil, el sector privado y el mundo, destacando al mismo tiempo la importancia de la adopción de decisiones con base empírica;

  • Exhorten a los Estados Miembros y a todos los interesados a que se sumen al Llamamiento de la OMS a la solidaridad y al Acceso Mancomunado a las Tecnologías contra la COVID-19, que tiene por objeto facilitar el intercambio de los conocimientos, la propiedad intelectual y los datos para responder a la pandemia.

Tal y como señalan, en un fragmentado entorno científico y normativo se requiere un conocimiento más sólido a escala mundial de las oportunidades que ofrece la ciencia abierta y de los retos que plantea, por ello, piden a todos los Estados Miembros, los responsables de la formulación de políticas, los representantes de la sociedad civil, las redes de jóvenes y la comunidad científica a que defiendan los ideales de la ciencia abierta, en todas las etapas del proceso científico, con miras a la elaboración de la recomendación internacional sobre la ciencia abierta.

Fuente: UNESCO

Artículos Relacionados
La revisión sistemática en las Ciencias de la Salud
La EFPA solicita una inversión significativa para el desarrollo de los servicios psicológicos
La humanidad necesita Psicología y psicólogos ahora más que nunca, según la EFPA
La reducción del suicidio en los planes estratégicos frente a la COVID-19, Día Mundial para la prevención del suicidio
La APA lanza el concurso PsychSolutions para promover proyectos en salud mental