La Organización Internacional del Trabajo (OIT) ha elaborado la guía Manejo de los riesgos psicosociales relacionados con el trabajo durante la pandemia de COVID-19. El documento pretende ayudar a los empleadores y gerentes en la identificación y gestión de los factores de riesgo relacionados a la pandemia de COVID-19 que pueden repercutir en la salud y bienestar psicológico de los trabajadores.

Tal y como se describe en el documento, el miedo al contagio por COVID-19 en el contexto laboral es sólo una de las fuentes de estrés que están afectando actualmente a los trabajadores. En este sentido, la pandemia también ha ido acompañada de otros cambios en  las rutinas y hábitos de los trabajadores que pueden incidir en su malestar psicológico y en su rendimiento en el trabajo.

Fuente: www.pexels.com Artista:
Ivan Samkov Fecha descarga: 16/11/2020

Para prevenir el posible estrés laboral asociado a las condiciones del trabajo durante el periodo de la pandemia, la guía de la OIT recomienda el establecimiento de acciones en las siguientes áreas:

  • Medio ambiente y equipamiento (entorno e instalaciones).
  • Carga de trabajo, ritmo de trabajo y horario de trabajo.
  • Violencia y acoso.
  • Equilibrio personal-profesional (conciliación personal-laboral).
  • Seguridad laboral
  • Liderazgo gerencial (Liderazgo de los mandos, liderazgo de la dirección)
  • Comunicación, información y formación
  • Promoción de la salud y prevención de comportamientos negativos de afrontamiento
  • Apoyo social
  • Apoyo psicológico.

De esta manera, para asegurar el bienestar psicológico de los trabajadores se deben establecer medidas que garanticen la percepción de seguridad frente al contagio en las instalaciones, así como proporcionar el material higiénico suficiente. Pero, más allá de estas medidas, la guía también advierte sobre los problemas que se están presentando en cuanto a la carga de trabajo y al inadecuado establecimiento de horarios de descanso durante la pandemia, así como al aumento del abuso y violencia laboral, derivados una mayor presencia de usuarios difíciles, de la presión y miedo a perder el empleo y de los problemas de comunicación entre compañeros.

La búsqueda del equilibrio entre la vida personal y profesional constituye otro de los grandes desafíos para los trabajadores, por lo que la guía recomienda aumentar la flexibilidad en los horarios de trabajo, entre otras medidas. Asimismo, el texto reconoce que el cierre de empresas, los recortes salariales y las reestructuraciones de personal están generando una importante presión en el entorno laboral, que se ha traducido en un aumento del estrés, la ansiedad, la depresión y el agotamiento de los trabajadores, por lo que incide en la necesidad de informar de manera clara e inmediata a los trabajadores acerca de sus derechos y derechos por enfermedad o cuidado a personas dependientes, evitando la incertidumbre.

Por otro lado, el buen liderazgo constituye un elemento clave en el desarrollo de un ambiente laboral positivo y en el bienestar de los trabajadores, por lo que en la situación actual de crisis sanitaria se debe prestar, más que nunca, un mayor esfuerzo en demostrar un liderazgo comprometido hacia el cuidado de la salud de los trabajadores, priorizar la seguridad y ser un modelo a seguir a este respecto, incluso en lo que respecta al manejo del estrés y cuidado de la propia salud mental.

Otras recomendaciones de la guía inciden en la importancia de mejorar y asegurar una comunicación clara y abierta, que tenga en cuenta la opinión de los trabajadores y su participación en la toma de decisiones, dada la repercusión negativa que puede estar teniendo el paso a una comunicación digital.

En lo que respecta a la promoción de la salud y prevención de comportamientos negativos de afrontamiento, los expertos de la OIT señalan los riesgos que supone la pandemia en cuanto al mantenimiento de hábitos de vida saludables, por lo que se deben invertir acciones desde las empresas y organizaciones para mejorar la conciencia sobre el desarrollo de estos hábitos y la gestión del estrés.

La guía añade finalmente dos capítulos dedicados al apoyo social y al apoyo psicológico, señalando la importancia que tiene en este momento cuidar ambos aspectos. Desde el entorno laboral se deben establecer medidas para potenciar los encuentros sociales a través de reuniones virtuales u otros canales que permitan la comunicación distendida y el encuentro social entre los trabajadores, así como potenciar los mensajes de reconocimiento y validación de los trabajadores. A nivel psicológico, conviene que las empresas cuenten con recursos y profesionales para enseñar técnicas de reducción del  estrés y de manejo de la ansiedad, así como apoyo a los responsables en términos de gestión de la incertidumbre y prevención de problemas de salud mental.

La guía puede descargarse en el siguiente enlace:

Managing work-related psychosocial risks during the COVID-19 pandemic

Artículos Relacionados
Depresión, ansiedad e insomnio: síntomas principales entre los sanitarios durante la pandemia
El control de la pandemia requiere la inclusión de la atención de la salud mental en los planes de respuesta
Los servicios de salud mental, entre los más afectados negativamente desde el inicio de la pandemia, según una encuesta de la OMS
El SNS debería proteger la salud mental de los trabajadores sanitarios/as tras la crisis del COVID-19