A medida que la pandemia de COVID-19 se propagó por todo el mundo, rápidamente quedó claro que esta no era una enfermedad respiratoria común. La enfermedad parece afectar varios sistemas del cuerpo y órganos, incluidos el corazón y el cerebro. Al principio de la pandemia, se informó de pérdidas del sentido del olfato, un síntoma curioso que sugiere que el virus puede afectar el sistema nervioso. Con el paulatino incremento de personas infectadas, se ha ido contando con más datos que indican la presencia de accidentes cerebrovasculares y otras complicaciones neurológicas.

De igual modo, existe evidencia documentada de pacientes hospitalizados con COVID-19 moderado y grave que experimentaban una variedad de síntomas neurológicos, cognitivos, psicológicos y psiquiátricos, así como pacientes con coronavirus ingresados en la UCI con delirio.

Sin embargo, todavía no está claro qué tan habituales son los efectos secundarios neurológicos en los pacientes hospitalizados, y mucho menos en las personas con síntomas respiratorios menos graves que no necesitan hospitalización.

Autor: Anna Shvets Fuente: pexels Fecha descarga: 18/11/2020

Con esta introducción, se presenta una nueva revisión publicada en el APA Monitor, revista de la APA (American Psychologists Association-Asociación Americana de Psicología), a través de la cual se aborda el modo en que la COVID-19 puede afectar al cerebro y las diversas medidas que pueden tomar los profesionales para prevenir daños a largo plazo, realizando una revisión de las principales teorías y estudios realizados hasta la fecha.

Tal y como señala la APA, la prevalencia de los problemas neurológicos sigue siendo una cuestión abierta, pero es seguro concluir que los problemas neurológicos no son raros para los pacientes con coronavirus, estimando que, entre el 30% al 50% de los pacientes hospitalizados podría tener problemas neurológicos. Diversas revisiones de informes de casos evidencian una variedad de manifestaciones neurológicas en pacientes, incluidas la pérdida del olfato y el gusto, confusión, encefalitis, Síndrome de Guillain-Barré, dolores de cabeza, mareos, debilidad, confusión, problemas de movimiento de los ojos, convulsiones y parálisis, apuntando a los accidentes cerebrovasculares y el delirio como los dos problemas neurológicos más comunes.

Si bien parece que aquellas personas que experimentan síntomas más graves de COVID-19 tienden a tener más complicaciones relacionadas con el cerebro, se ha observado excepciones: según un estudio realizado en Inglaterra algunos pacientes con complicaciones neurológicas graves por el virus tenían síntomas respiratorios relativamente leves.

La Asociación recoge los distintos procesos patológicos ocasionados por el coronavirus que pueden afectar al cerebro, tales como:

Complicaciones en cuidados intensivos

Las personas que han sido hospitalizadas en la UCI, por cualquier motivo, tienen más probabilidades de experimentar problemas cognitivos a largo plazo y tienen un mayor riesgo de ansiedad y depresión. Un estudio (anterior a la COVID-19) encontró que entre el 20% y el 40% de los pacientes de la UCI experimentaron delirio, con tasas que aumentaron del 60% al 80% para los pacientes con respiradores. Se cree que estas complicaciones están relacionadas tanto con enfermedades graves como con el tratamiento de cuidados intensivos. Una parte de las personas gravemente enfermas con COVID-19 probablemente experimentarán delirio y otros efectos secundarios neurológicos simplemente como resultado de estar en la UCI.

Respuesta inflamatoria o inmunitaria

En algunos pacientes, la enfermedad del coronavirus parece desencadenar una respuesta inmune descontrolada que puede generar problemas en todo el cuerpo. Diversos estudios han descrito varios tipos de encefalitis, así como encefalomielitis diseminada aguda. Los pacientes con encefalitis pueden experimentar síntomas leves similares a los de la gripe, como dolores de cabeza, fiebre y fatiga, o síntomas más graves, como confusión, convulsiones, parálisis, problemas del habla o audición, etc.

Accidente cerebrovascular

Se ha descubierto que la COVID-19 causa coágulos de sangre, tanto grandes como pequeños, que pueden llegar hasta el cerebro y ocasionar un derrame cerebral. Se han producido accidentes cerebrovasculares en pacientes con coronavirus de todas las edades y, de hecho, los médicos han informado que algunos adultos menores de 50 años se han presentado al hospital con un accidente cerebrovascular como su primera complicación del COVID-19, mientras que sus síntomas respiratorios eran leves.

Infección cerebral vírica

Se ha detectado la presencia del virus en el líquido cefalorraquídeo, lo que plantea la posibilidad de que el SARS-CoV-2, el virus que causa la COVID-19, pueda infectar directamente las células cerebrales. Sin embargo, la evidencia de que el virus puede llegar a las células cerebrales aún es incierta.

En el proceso por el que los investigadores continúan reuniendo evidencia sobre la asociación entre el COVID-19 y el cerebro, recurren a epidemias pasadas en busca de algún indicio. A modo de ejemplo, la pandemia de influenza de 1918 se asoció con un aumento de los problemas neurológicos, muchos de los cuales se hicieron evidentes meses o años después, el brote de SARS en 2003 y el brote de MERS en 2012 (ambos causados por coronavirus similares al que causa COVID-19) también se asociaron con enfermedades neurológicas, incluida la inflamación cerebral, y, tras cada uno de esos brotes, hubo informes de personas que sufrieron lesiones neurológicas duraderas.

De acuerdo con la Asociación Americana de Psicología, estos datos generan una preocupación entre los expertos; sin embargo, quedan muchas preguntas por responder. En este sentido, indica que, hasta el momento, los estudios de pacientes con la enfermedad no han profundizado realmente en los resultados neuropsicológicos y pone de relieve la importancia de que la comunidad científica incluya resultados neurológicos, psicológicos y psiquiátricos.

A este respecto, expertos e investigadores de todo el mundo están trabajando para tal fin, por ejemplo, a través del Consorcio Global para el Estudio de la Disfunción Neurológica en la COVID-19 (Global Consortium to Study Neurological Dysfunction in COVID-19) (integrado por investigadores de 15 países) y la Sociedad de Atención Neurocrítica (Neurocritical Care Society).

En este contexto, la APA subraya la necesidad de que los psicólogos y las psicólogas se involucren para ayudar a los/as pacientes a reconocer sus síntomas y buscar tratamiento.

Fuente: How COVID-19 attacks the brain

Artículos Relacionados
Uno de cada cinco supervivientes de Covid-19 desarrolla un problema de salud mental, según The Lancet Psychiatry
La Psicología: fundamental para facilitar la resiliencia de las personas ante la pandemia del COVID-19
Impacto de la COVID-19 en las personas con enfermedad crónica en España
La nueva Estrategia en Salud Mental incluirá medidas relacionadas con el impacto negativo del Covid-19
7 de cada 10 profesores presentan riesgo de trastornos de ansiedad o depresión en el contexto de pandemia
La COVID-19 ha implicado un retroceso para los derechos de las mujeres, informe de la ONU
La salud mental: la más afectada entre las personas con discapacidad ante la pandemia del COVID-19
Se lanza la campaña "Mente en equilibrio" para la promoción de la salud psicológica de la población durante la pandemia
El psicólogo: el profesional más consultado por problemas emocionales durante la pandemia, según el CIS