La obesidad en la infancia es uno de los principales problemas de salud pública en Europa y se asocia, junto con el sobrepeso, a numerosas complicaciones de salud en la edad adulta, como la diabetes y las enfermedades cardiovasculares.

Así lo advierte el informe del Estudio de Vigilancia del Crecimiento, Alimentación, Actividad Física, Desarrollo Infantil y Obesidad en España 2019 (Estudio Aladino 2019), publicado por la Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición (AECOSAN) dependiente del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e igualdad.

El principal objetivo del Estudio Aladino, enmarcado dentro de la Estrategia Nutrición, Actividad Física, y Prevención de la Obesidad (NAOS) y de la iniciativa europea COSI (Childhood Obesity Surveillance Initiative), es realizar un seguimiento de la prevalencia de la obesidad y el sobrepeso en los niños de educación primaria e identificar los factores de riesgo asociados, mediante una metodología común a la Región Europea que permita la comparación entre los países participantes.

Foto: Miguel A. Padriñán Fuente: pexels Fecha descarga: 11/06/2020

Los últimos datos de este estudio se han extraído de una muestra de 16.665 alumnos y alumnas pertenecientes a 276 Centros de Educación Primaria, representativa de la población escolar de 6 a 9 años residente en España.

De acuerdo con los resultados, se observa una tendencia descendente del exceso de peso desde 2011 y una estabilización respecto a 2015, si bien la prevalencia de sobrepeso y obesidad de los escolares de 6 a 9 años en nuestro país continúa siendo elevada.

En función del sexo, la prevalencia de sobrepeso es significativamente mayor en niñas (24,7% en niñas y 21,9% en niños), y la obesidad es significativamente mayor en niños (19,4% en niños y 15,0% en niñas; obesidad severa: 6,0% en niños y 2,4% en niñas).

Asimismo, por edad, la frecuencia de sobrepeso es mayor en los niños de 9 años y la de obesidad en los de 7, 8 y 9. Por el contrario, en las niñas no se detectan diferencias por edad en el sobrepeso, y sí se observa un aumento en la obesidad de los 6 a los 8 años.

El informe destaca la influencia de la percepción que tienen del exceso de peso y la obesidad los progenitores: 9 de cada 10 padres de escolares con sobrepeso y 4 de cada 10 progenitores de escolares con obesidad considera el peso de su hijo/a como normal.

Se observa cómo la cifra de niños y niñas con sobrepeso y obesidad es mayor entre las familias con rentas más bajas (el 18,5% acude una vez o más por semana a un centro de comida rápida, frente a un 10,7% de familias con rentas elevadas, y el 11,5% toma caramelos y/o golosinas varias veces al día en comparación con el 3,9% de las familias de rentas altas).

De entre los factores que se asocian con la obesidad, siguen destacando los relacionados con los hábitos de alimentación y con la falta de actividad física, como el bajo consumo de frutas y hortalizas o el sedentarismo (niños y niñas que dedican más de 3 horas al día a pantallas, lectura o deberes). Así, de acuerdo con los datos, los escolares con obesidad realizan menos actividad física (actividades deportivas extraescolares y actividad física intensa más de 1 h/día), son sedentarios más frecuentemente y disponen de pantallas en su habitación con mayor frecuencia que el resto. Se detecta también que los escolares con sobrepeso y obesidad duermen ligeramente menos que los escolares con normopeso.

El informe subraya el hecho de que el ocio es cada vez más sedentario, principalmente en niños. Se observa un incremento notable del porcentaje de niños que dedican más de tres horas diarias a ocio sedentario (consumo de televisión o consolas), mientras que el porcentaje de niñas que practican horas de actividad física aumenta ligeramente, pero sigue por debajo que el de niños, que no ha mejorado en comparación con ediciones anteriores del informe (2011 y 2015).

Con relación a la disponibilidad de recursos para la actividad física, cerca del 90% de los centros educativos cuentan con zonas de recreo exteriores y el 80% con gimnasio cubierto. Fuera del horario escolar, casi 8 de cada 10 centros permiten el uso de las zonas exteriores, pero sólo 3 de cada 10 permiten el uso de los gimnasios.

En lo referente a la alimentación, nueve de cada diez colegios ofrecen servicio de comedor, siendo un servicio propio del colegio en aproximadamente la mitad. En el 77,5% de los centros educativos se ofrece agua de forma gratuita, en el 33,4% de los centros proporcionan fruta fresca de forma gratuita a los escolares y el 15,7% verduras/hortalizas.

Se puede acceder directamente al informe a través del siguiente enlace:

Estudio sobre la alimentación, actividad física, desarrollo infantil y obesidad en España 2019

Artículos Relacionados
Programa de prevención de problemas de alimentación, peso e imagen corporal en adolescentes, aplicado a institutos
Intervención educativa sobre alimentación en futbolistas adolescentes: proyecto IDEHA-F
Nueva cuenta de Instagram para hacer frente a los trastornos de la alimentación en la adolescencia
Tratamiento psicológico de los trastornos de alimentación
Los trastornos de alimentación: evaluación y tratamiento, nueva guía del NICE
Es esencial la detección temprana de los trastornos de alimentación en los menores de edad, según una PNL
Alimentación infantil saludable: resolviendo dudas y rompiendo mitos-X Cuaderno FAROS