El pasado día 9 de septiembre, se celebró el Día Mundial del Síndrome Alcohólico Fetal (TEAF) una fecha en la cual se pretende concienciar de los graves efectos que tiene la exposición prenatal al alcohol y recordar a la sociedad que es un trastorno 100% evitable.

Con motivo de este día, el Ministerio de Sanidad ha publicado una campaña a través de la cual recuerda que el alcohol en la sangre de la madre pasa al feto a través del cordón umbilical y puede ocasionar una amplia variedad de daños sobre el desarrollo del mismo, desde leves hasta graves y crónicos, con repercusiones a nivel físico, del comportamiento e intelectuales, siendo su manifestación más extrema el Síndrome Alcohólico Fetal (SAF).

No obstante, algunos estudios han observado que el consumo de alcohol por parte del hombre en el periodo preconcepcional también puede tener un impacto en la salud infantil, así como en el consumo de alcohol de la madre durante el embarazo.

Foto: Pixabay Fuente: pexels Fecha descarga: 20/09/2021

Tal y como señala el Ministerio, las personas con TEAF pueden desarrollar bajo peso corporal, mala coordinación, conducta hiperactiva, dificultades para prestar atención, problemas de memoria, dificultades en la escuela (especialmente en matemáticas), problemas del aprendizaje, retrasos en el habla y el lenguaje, discapacidad intelectual o coeficiente intelectual bajo, capacidad de razonamiento y juicio deficientes, problemas de audición y de visión, problemas cardíacos, renales u óseos, entre otras muchas consecuencias.

Dado la importancia de prevenir este tipo de problemas, recogemos a continuación un documento de formación para la evaluación de los TEAF, publicado por la Organización Panamericana de la Salud (PAHO-Panamerican Health Organization), dirigido a profesionales de la salud, entre ellos psicólogos, mediante el cual ofrece una serie de pautas y herramientas para ayudar en el diagnóstico y reconocimiento de esta problemática, siendo su uso ideal como suplemento para formaciones en persona impartidas por expertos en los campos de la neuropsicología, la dismorfología y la epidemiología.

Tal y como advierte la PAHO, a pesar de su elevada prevalencia (cada año se estiman en el mundo 119.000 nacimientos de niños con TEAF), este grave problema suele diagnosticarse erróneamente y es infradiagnosticado, conllevando un retraso en las intervenciones y que estas sean más complejas, por lo que considera fundamental contar con un equipo multidisciplinar de profesionales de cara a diagnosticar eficazmente un TEAF.

La guía se encuentra disponible a través del siguiente enlace:

Evaluación de los trastornos del espectro alcohólico fetal. Washington, D.C.: Organización Panamericana de la Salud; 2020. Licencia: CC BY-NC-SA 3.0 IGO

Fuente: Alcohol y embarazo: Prevención de los Trastornos del Espectro Acohólico Fetal (TEAF)

Artículos Relacionados
Trastorno del Espectro Alcohólico Fetal (TEAF). Orientación para su abordaje
La pérdida de un bebe conlleva profundos costes psicológicos, según un informe
Factores asociados con la salud mental en madres con niños menores de siete años
La Salud Mental Materna debe ser una prioridad-Día Mundial de la Salud Mental Materna
Comunicado del COP, con motivo del Día Mundial de la Salud Mental Materna
Recomendaciones para detectar los problemas de salud mental materna en Atención Primaria, según un informe