"Pedimos al Gobierno que obligue a tener una figura dentro del colegio (orientadora, psicóloga) que ayude a quien sufre bullying y que permita orientar a las personas que llegan nuevas y educar a los grupos ya formados".

Esta es una de las conclusiones del Sexto Encuentro Estatal de Consejos de Participación Infantil y Adolescente en clave de los Objetivos de Desarrollo Sostenible, recogidas en un manifiesto elaborado por UNICEF en el marco del programa Ciudades Amigas de la Infancia.

Las conclusiones se basan en las reflexiones en torno a los ODS de 192 niños, niñas y adolescentes de 74 consejos locales de participación de 16 Comunidades Autónomas. Concretamente, en relación con el Objetivo 3, fomentar la salud y el bienestar, los y las jóvenes ponen de relieve cómo con la actual pandemia por Covid-19, la salud mental no se está cuidando suficientemente, observándose una falta de concienciación entre algunos/as jóvenes y una escasez de ayudas para quienes lo necesitan.

Fuente: Ciudades amigas de la infancia-UNICEF Fecha descarga: 25/11/2020

En palabras de los y las participantes, la salud mental afecta a la salud física y viceversa. Sin embargo, consideran que hoy en día, se cuida más la salud física, “hay más el culto al cuerpo”. Ponen de relieve también la importancia de cuidar la salud mental especialmente en la adolescencia, atendiendo a las dificultades emocionales “como la sensación de ser inútil, para evitar más enfermedades como la depresión o la anorexia”. Un grave problema detectado por los niños, las niñas y los/as adolescentes es la alta estigmatización negativa que tiene acudir a un psicólogo/a, erigiéndose como una barrera que impide tomar la decisión de hacer terapia. A este respecto, manifiestan, los estigmas sociales y la educación afectan a la salud en todos sus ámbitos: “sufrimos trastornos alimentarios que son potenciados por las imágenes que vemos en las redes sociales. Cada uno tiene un valor como ser humano, sin importar cuánto te parezcas a lo definido por los estereotipos”.

Dado lo anterior, los/as niños/as y jóvenes piden al Gobierno que tenga más en cuenta la salud mental, que los y las adolescentes tengan acceso a ayuda emocional, que explique bien a los/as más jóvenes el impacto de la COVID-19 y la importancia de las medidas de seguridad, visibilizando los casos de contagio por uso inadecuado de la mascarilla (tipo anuncios impactantes de la Dirección General de Tráfico).

Asimismo, instan al Ejecutivo a diseñar una asignatura obligatoria y continuada sobre autoconocimiento, gestión emocional y habilidades sociales, ofrecer charlas sobre salud mental en los centros educativos, ya desde la primera infancia, facilitar el acceso a terapia gratuita y que garantice la privacidad del/la adolescente respecto a sus compañeros/as, profesores/as y familiares y que se incorpore un orientador/psicólogo/terapeuta en el instituto para que “todos los alumnos tengan al menos una sesión para ver si les iría bien hacer terapia”.

Para acceder al manifiesto, pincha el siguiente enlace:

Manifiesto de la infancia y adolescencia 2020 

Artículos Relacionados
El apoyo psicológico y el educativo: áreas de mayor prioridad para el tercer sector durante la crisis del COVID-19
El acoso escolar es mayor entre los alumnos con necesidades específicas de apoyo educativo, según un informe
Es esencial aumentar los servicios de apoyo psicológico y social y de salud mental en los centros educativos de cara al próximo curso, según un estudio
Recomendaciones para la intervención grupal y comunitaria con adolescentes en situaciones de riesgo psicosocial