La violencia interpersonal afecta a millones de niños en todo el mundo. Se estima que hasta un 50% de los niños de 2 a 17 años han sufrido alguna forma de violencia (maltrato físico o emocional, o abuso sexual) durante el último año  -lo que equivale a 1.000 millones de niños–. Las experiencias de violencia, especialmente durante la infancia, pueden dañar la salud física y mental de los niños, y tener repercusiones de por vida. Asimismo, la violencia puede afectar a los resultados educativos y al potencial de los niños para llevar vidas prósperas y gratificantes. Las escuelas se encuentran en una posición única para prevenir y afrontar la violencia contra los niños y las niñas. Además de ser responsables de asegurar que sus recintos son espacios seguros y protectores, pueden interactuar activamente con la comunidad en las cuestiones relacionadas con la violencia. Esto puede incluir la violencia dentro de las escuelas  – como la violencia física, la violencia sexual, el acoso y el castigo corporal – , así como otros tipos de violencia que tienen lugar en el hogar o la comunidad, como el maltrato infantil, la violencia en el noviazgo o infligida por la pareja y el maltrato en la vejez.

Fuente: OMS Fecha descarga: 26/11/2020

Con esta introducción, se presenta un nuevo manual sobre prevención de violencia en los centros educativos, elaborado por la Organización Mundial de la Salud (OMS), con la colaboración de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) y el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF).

El manual está dirigido a los y las profesionales que trabajan en las escuelas, y ofrece orientación práctica sobre qué se puede hacer para prevenir la violencia dentro y fuera de la ellas, y de qué manera hacerle frente para favorecer la educación. Asimismo, es un material de consulta útil para las autoridades educativas, las organizaciones de la sociedad civil y otros/as profesionales que trabajan en el campo del bienestar infantil.

El documento pretende orientar a los y las profesionales hacia la aplicación de un enfoque escolar integral de prevención de la violencia, con recomendaciones sobre cómo ponerlo en práctica, a través de una serie de acciones clave: desarrollar el liderazgo, las políticas escolares y los métodos de coordinación, recopilar datos sobre la violencia y realizar el seguimiento de los cambios a lo largo del tiempo, prevenir la violencia a través de actividades integradas en el plan de estudios, trabajar sobre los valores y creencias con los docentes, capacitándolos en técnicas de disciplina y gestión del aula positivas, responder a la violencia cuando se produce, examinar y adaptar el recinto y los edificios escolares, contar con la participación los progenitores y de la comunidad en las actividades de prevención de la violencia, y evaluar las actividades de prevención de la violencia.

Los autores del manual ponen de relieve la importancia de implementar en los centros educativos, servicios de salud, psicológicos y de protección apropiados para la edad a disposición de quienes revelan casos de violencia y desean utilizarlos, siendo esencial que el acceso a estos servicios sea fácil y privado.

Se puede acceder al manual a través del siguiente enlace:

OMS (2020). Prevención de la violencia en la escuela: manual práctico [School-based violence prevention: a practical handbook]. Ginebra: Organización Mundial de la Salud; 2020. Licencia: CC BY-NC-SA 3.0 IGO. 

Artículos Relacionados
En España, los niños y las niñas con discapacidad siguen sufriendo violencia, según un estudio del Observatorio Estatal de la Discapacidad
¿Cómo identificar a los estudiantes víctimas de acoso en el aula?
La UNESCO publica materiales didácticos para prevenir la violencia y el acoso escolar
Manuales para la prevención y detección de la violencia sexual contra la infancia
En uno de cada 3 casos, el acoso escolar se produce en el aula, nuevo informe de Fundación ANAR