Tal y como ya se informó en Infocop Online, entre los días 27, 28 y 29 de septiembre de 2007 se celebrará en Madrid la XIV Reunión Anual de la Sociedad Española para el Estudio de la Ansiedad y el Estrés -SEAS-, evento que reunirá a un nutrido grupo de académicos e investigadores de reconocido prestigio en nuestro país.

Con motivo de este evento, Infocop Online ha querido entrevistar para sus lectores a Javier Méndez, docente e investigador de la Universidad de Murcia, quien participará en este encuentro con la conferencia El trastorno de ansiedad por Separación: Avances terapéuticos.

 

ENTREVISTA

Usted participa en estas jornadas con una ponencia en la que aborda la importancia que tiene el trabajo de las emociones en la psicopatología infanto-juvenil, en concreto en el trastorno de ansiedad por separación. De manera general, ¿qué relación guardan las emociones con este tipo de patología?

El trastorno de ansiedad por separación puede considerarse un trastorno emocional porque, como su nombre indica, la emoción que lo define es la ansiedad. Los miedos relacionados con la ansiedad por separación forman parte del desarrollo normal del niño y el 40% de la población infantil experimenta estos miedos. Sin embargo, en el 3%-4% de los casos la ansiedad es excesiva y se diagnostica el trastorno, que se manifiesta en forma de reacciones corporales como dolor de estómago, vómitos, sensación de ahogo, etc., de preocupaciones, por ejemplo, pensar que si la madre se retrasa al recogerlo del colegio es porque ha sufrido un accidente de tráfico, de evitación de la separación aferrándose a la madre y siguiéndola por toda la casa como si fuera su sombra, y de confianza en señales de seguridad como una luz para dormir o un móvil para telefonear a los padres. El problema repercute negativamente en el funcionamiento escolar, familiar, con los compañeros y con las actividades extraescolares.

Cada vez nos encontramos más trabajos que nos hablan de la pertinencia de trabajar con las emociones positivas, señalándose que quizás se ha puesto demasiado el énfasis en el abordaje de las emociones de tipo negativo. Para el caso de las intervenciones con la población infantil y adolescente, ¿cuál es su opinión al respecto? ¿Se puede trabajar la prevención de algunas psicopatologías infantiles incidiendo más en las emociones positivas que en las negativas, una vez ya presentado el problema?

Es posible prevenir y tratar trastornos emocionales como la depresión por medio de la educación emocional, cuyo objetivo es aprender a controlar emociones negativas como miedo, tristeza o ira, y promover emociones positivas como alegría o amor. Nosotros estamos llevando a cabo un programa de fomento del optimismo, de la resistencia frente a la adversidad y del autocontrol para prevenir la distima y la depresión en la infancia. Del mismo modo, en nuestro libro El niño que no sonríe, proporcionamos actividades terapéuticas de educación emocional para tratar la depresión infantil.

Como especialista en el tema, ¿qué avances terapéuticos destacaría en la intervención con infantes que presentan un trastorno de ansiedad? ¿Cuáles son las últimas perspectivas de trabajo?

 

El principal avance es que conocemos el principio activo del tratamiento: para superar la ansiedad por separación hay que experimentar la ansiedad que genera el estar separado de los padres. Puesto que la separación en vivo es muy aversiva para el niño con este trastorno, es habitual que se resista y se niegue a llevar a cabo el procedimiento terapéutico.

A diferencia de los adultos que comprenden la lógica del tratamiento y se auto-exponen a las situaciones temidas, si se fuerza al niño a separarse se alterará seriamente y los padres muy probablemente decidan interrumpir la terapia. Para salvar estos inconvenientes, como el rechazo del tratamiento y el incumplimiento terapéutico, los efecto no deseado de sensibilización o incubación de la ansiedad y el abandono de la terapia; el psicólogo clínico dispone de numerosos procedimientos terapéuticos. Próximamente la editorial Pirámide publicará sendos libros en las colecciones Ojos Solares y Guías para Padres y Madres, donde en colaboración con los profesores Mireia Orgilés y José Pedro Espada, describimos los programas de tratamiento y desarrollamos nuestra propuesta terapéutica de "tratamiento a tres bandas (clínica, hogar, escuela)" para el trastorno de ansiedad por separación.

Artículos Relacionados
ANSIEDAD Y ATENCIÓN HACIA ESTÍMULOS EMOCIONALES DE VALENCIA NEGATIVA
ESTRÉS EN PADRES E HIJOS EN LA HOSPITALIZACIÓN INFANTIL
DESAJUSTES CONDUCTUALES EN LOS PROCESOS ANSIÓGENOS: MIEDOS, FOBIAS, PÁNICO Y RITUALES
PUBLICADO EL PROGRAMA DEFINITIVO DEL VI CONGRESO INTERNACIONAL DE LA SEAS
JORNADAS SOBRE “EMOCIONES Y BIENESTAR”, 27-28 SEPTIEMBRE DE 2007