El tabaco causa 8 millones de muertes cada año. Ante la evidencia del mayor riesgo que tienen los fumadores de desarrollar una enfermedad grave con COVID-19 en comparación con los que no consumen tabaco, millones de fumadores en todo el mundo han expresado su voluntad de abandonar el consumo de tabaco; sin embargo, solo el 30% de ellos tiene acceso a medios que puedan ayudarles a lograrlo.

Dejar de fumar puede ser un desafío, especialmente con el estrés social y económico adicional que ha surgido como resultado de la pandemia, pero hay muchas razones para dejar de fumar.

Con esta afirmación, la Organización Mundial de la Salud (OMS) presenta su nueva campaña mundial “Más de cien razones para dejar de fumar, una iniciativa a través de la cual pretende ayudar al menos a más de 100 millones de personas en su esfuerzo por abandonar el consumo de tabaco a través de comunidades de personas que dejan de fumar.

Fuente: OMS Fecha descarga: 09/12/2020

Esta iniciativa, puesta en marcha con motivo del Día Mundial sin Tabaco 2021, tendrá un año de duración y se desarrollará bajo el lema “Comprométete a dejarlo durante la COVID-19”, difundiéndose a través de WhatsApp con el título “Desafío para dejarlo”.

Entre los beneficios inmediatos de dejar el tabaco esgrimidos por la Organización, se encuentran los siguientes: tan solo 20 minutos después de dejar de fumar, la frecuencia cardíaca desciende. En 12 horas, el nivel de monóxido de carbono en sangre desciende a lo normal. Entre las 2-12 semanas siguientes, la circulación mejora y aumenta la función pulmonar. Pasados 1 a 9 meses, la tos y la dificultad para respirar disminuyen. Unos 5-15 años después, el riesgo de accidente cerebrovascular se reduce al de un no fumador. En 10 años, la tasa de mortalidad por cáncer de pulmón es aproximadamente la mitad que la de un fumador. Dentro de 15 años, el riesgo de enfermedad cardíaca es el de un no fumador.

Tal y como señala la OMS, mediante esta campaña se podrán crear entornos más saludables, que ayuden a dejar el tabaco de varias formas: abogando por enérgicas políticas de abandono del tabaco, aumentando el acceso a servicios de deshabituación tabáquica, informando en detalle sobre las tácticas de la industria tabacalera y facultando a los consumidores de tabaco para tener éxito en su intención de dejarlo mediante iniciativas Quit & Win [déjalo y gana]. Asimismo, creará comunidades digitales que ofrezcan el apoyo social que necesitan las personas para abandonar el hábito. Los esfuerzos irán dirigidos sobre todo a los países con alta carga de morbilidad, donde vive la mayor parte de los consumidores de tabaco del mundo.

Fuente: OMS 

Artículos Relacionados
Reducir el consumo de tabaco es una prioridad de salud mundial-Informe la OMS sobre tendencias a nivel mundial en la prevalencia del tabaquismo
La epidemia mundial del tabaco, informe de la OMS -2019
¿Qué es y qué efecto tienen el alcohol y el tabaco? Nueva guía CEAPA
Nueva campaña de la CEAPA contra el consumo del tabaco y el alcohol en adolescentes
Guía para prevenir el consumo de alcohol y tabaco desde la perspectiva de género
Tabaquismo y cáncer en España