La Asociación Británica de Psicología (Bristish Psychological Association) ha publicado una breve guía en la que explica el impacto de la pandemia en las relaciones íntimas y propone algunas recomendaciones.

Tal y como se explica en el documento, titulado Covid-19 and intimate relationships: The complicated impact of ongoing lockdowns, “la pandemia de Covid-19 ha provocado grandes cambios en la forma en que podemos vivir nuestras vidas”, lo que “puede haber tenido un impacto particular en nuestras relaciones personales, íntimas y sexuales”.

El texto aborda las siguientes cuestiones: cómo practicar sexo seguro en tiempos de COVID-19, el impacto del COVID en el deseo sexual y en la relación, el efecto de la monotonía de las rutinas en la relación de pareja, el aumento de la percepción negativa de la vida en pareja al aumentar el tiempo de convivencia, las relaciones íntimas en parejas que viven separadas, el impacto de la frecuencia de relaciones íntimas en personas solteras, el efecto de la pérdida de las interacciones sociales y redes sociales de apoyo en el bienestar de la pareja y el aumento de las situaciones conflictivas y el estrés en la pareja debido a la pandemia.

 

Fuente: www.pexels.com Artista:
Jasmine Carter Fecha descarga: 06/12/2020

    Así, por ejemplo, entre las recomendaciones que ofrece la BPS para combatir los problemas asociados al deseo sexual en la relación de pareja, se encuentran las siguientes:

    • Puede ser difícil hablar de sexo ya que puede hacernos sentir vulnerables y expuestos. Sin embargo, las parejas pueden encontrar útil discutir sus sentimientos y expectativas en torno a la intimidad sexual. Si no se sienten cómodos discutiendo sus propias necesidades, quizá preguntar a su pareja sobre su experiencia de deseo, podría ser una forma útil de iniciar el tema.
    • Hablar abiertamente sobre estas presiones con su pareja les ayudará a ambos a entender el impacto de la pandemia en el deseo sexual y la sensación de atracción sexual del otro. Ser "directo" sobre los sentimientos y estar abierto a escuchar puede ayudar a evitar malas interpretaciones o "sacar conclusiones" sobre cualquier cambio en la intimidad sexual. Abordar activamente, en lugar de evitar los problemas, puede ayudar a prevenir posibles conflictos en la relación.
    • Para algunas parejas, establecer una rutina en torno al sexo puede ser útil, para otras, tratar de mantener un sentido de espontaneidad puede funcionar mejor. De cualquier manera, hablar de esto les ayudará a entender las necesidades del otro.
    • Si tu deseo sexual es bajo, puede ser difícil decírselo a tu pareja. Sin embargo, es importante no sentirse presionado para tener sexo si no quieres.
    • Si hay problemas con la función sexual (por ejemplo, disfunción eréctil, vaginismo, eyaculación precoz) puede buscar apoyo de servicios especializados.
    • Si su deseo sexual aumenta, también es importante discutirlo, ya que su pareja puede no sentir lo mismo. Exploren juntos lo que es aceptable para ambos e intenten acordar lo que funcionará. Si hay un desajuste, entonces tal vez se puedan explorar otras vías para responder a la libido sexual, como el material erótico y la masturbación. Sin embargo, algunas estrategias (por ejemplo, el uso de la pornografía) pueden conllevar riesgos en las relaciones.
    • Si una pareja obliga a la otra a mantener relaciones sexuales sin consentimiento, esto va en contra de la ley.

    Tal y como concluye el documento, “no hay duda de que la Covid-19 representa un desafío para todos nosotros y nuestras relaciones íntimas y románticas. Sin embargo, como cualquier desafío, también puede dar lugar a un crecimiento positivo y un cambio en las relaciones mientras enfrentamos juntos las demandas de la pandemia. Podemos descubrir que aprendemos nuevas cosas sobre nosotros mismos o sobre nuestra pareja, o ver que las fortalezas ocultas salen a la luz en estos tiempos difíciles. La pandemia puede presentarnos la oportunidad de ir más despacio y tomarnos el tiempo de pensar en las relaciones que son más importantes para nosotros. Es posible que durante el encierro se desarrollen nuevas habilidades en la relación, como mejores habilidades de comunicación, o que se centren en lo positivo y aprendan a "dejar pasar las cosas pequeñas”.

    Se puede acceder al documento en el siguiente enlace:

    Covid-19 and intimate relationships: The complicated impact of ongoing lockdowns

Artículos Relacionados
Recomendaciones en pro del bienestar emocional de las personas mayores que viven en residencias
A pesar de la pandemia, el mundo no puede apartar la vista de la crisis climática, mensaje de la IASC
Más allá de las máscaras: efectos sociales de la COVID-19 en niños y adolescentes, informe de UNICEF
Recomendaciones éticas en Psicología para la investigación con personas en el entorno del COVID-19, guía de la BPS
Depresión, ansiedad e insomnio: síntomas principales entre los sanitarios durante la pandemia
La necesidad de planificación de medidas para mitigar el impacto psicológico de la pandemia por COVID-19