Los Estados Miembros están comunicando indicios de fatiga pandémica en sus poblaciones, entendida como la desmotivación de la población para cumplir con los comportamientos protectores y las medidas de seguridad recomendadas. Por este motivo, la sección de la Región Europea de la Organización Mundial de la Salud ha elaborado un informe en el que se proporcionan las claves para entender la fatiga pandémica y se ofrecen recomendaciones a los Estados Miembros para hacerle frente.

Tal y como se señala en el documento, la fatiga pandémica, aunque es una reacción natural y esperada tras largos meses bajo restricciones, plantea una seria amenaza a los esfuerzos nacionales e internacionales para controlar la propagación del virus. Hasta que no se disponga de una vacuna o de tratamientos eficaces, el apoyo del público y el mantenimiento de las conductas de protección por parte de la población continúan siendo los pilares fundamentales para contener el avance del virus y asegurar los logros alcanzados en cada territorio.

Fuente: www.pexels.com Artista:
Anna Shvets Fecha descarga: 11/12/2020

De esta manera, el texto proporciona un marco de trabajo para la planificación y aplicación de estrategias nacionales y locales que ayuden a contrarrestar los efectos de la fatiga pandémica en la población. Las recomendaciones y sugerencias de acción establecidas en el informe elaborado por la OMS están basadas en las diferentes encuestas poblacionales sobre actitudes y conductas realizadas en Europa en el marco de la COVID-19, así como en la revisión de la bibliografía existente sobre la capacidad de recuperación, el establecimiento de la confianza de la población sobre las medidas adoptadas, la percepción del riesgo, la comunicación y otros tópicos propios del campo de la psicología. Y es que la fatiga pandémica se ve afectada por el paso del tiempo y por las emociones, las experiencias y lascreencias personales. Se trata, además, de un fenómeno complejo, que requiere un plan de acción multifactorial, que tenga en cuenta tanto los obstáculos como los factores motivadores que impulsan a las personas a continuar con las medidas de seguridad y su aplicación de manera integrada en todos los niveles: salud pública, sector social, sector cultural y económico, etc.

El texto, elaborado por un grupo de expertos, recoge las principales recomendaciones para tener en cuenta de cara a los próximos meses, articuladas en cuatro estrategias fundamentales que son:

  • Partir del punto de vista del público y tratar de comprender a la población, lo que implica recoger encuestas para la formulación de políticas, intervenciones y comunicaciones específicas, que sean adaptadas a las necesidades de cada grupo y eficaces.
  • Permitir que las personas vivan sus vidas, pero reducir el riesgo. En este sentido, el texto señala que las restricciones de amplio alcance, que se mantienen en el tiempo, dejar de ser factibles a largo plazo y por tanto, no permiten alcanzar los objetivos.
  • Involucrar a la gente como parte de la solución. Buscar mecanismos de cooperación con todos los grupos y comunidades afectadas para que participen en la toma de decisiones sobre sus vidas.
  • Reconocer y abordar las dificultades que experimentan las personas y el profundo impacto que la pandemia está teniendo en sus vidas.

Asimismo, el documento de la OMS establece cinco principios transversales a la hora de elaborar cualquier iniciativa, política o comunicación que tenga como objetivo mantener y revitalizar el apoyo del público a los comportamientos de protección frente a la COVID-19:

  • Ser transparente en la comunicación, compartiendo las razones que hay detrás de las restricciones y cualquier cambio que se haga en ellas, y reconociendo los límites de la ciencia y el gobierno.
  • Esforzarse por lograr el mayor nivel posible de justicia en las recomendaciones y restricciones.
  • Ser lo más coherente posible en los mensajes y acciones, y evitar medidas contradictorias.
  • Coordinarse para evitar mensajes contradictorios entre los expertos y los portavoces.
  • Esforzarse por lograr la previsibilidad en circunstancias impredecibles, por ejemplo, utilizando criterios objetivos para las restricciones y cualquier cambio que se haga en ellas

La guía se puede descargar en el siguiente enlace:

Pandemic fatigue. Reinvigorating the public to prevent COVID-19

Artículos Relacionados
La Comisión Europea alerta de la fatiga pandémica en la nueva estrategia de prevención de la COVID-19
El Defensor del Pueblo solicita reforzar la atención primaria, la atención hospitalaria y de salud mental frente a la COVID-19
Impacto de la COVID-19 en las personas con enfermedad crónica en España
La COVID-19 ha implicado un retroceso para los derechos de las mujeres, informe de la ONU
Mi heroína eres tú, un cuento para ayudar a los niños a luchar contra la COVID-19