La relativa rapidez con que se han desarrollado las vacunas frente a la COVID-19, así como la politización de la crisis sanitaria y las acciones realizadas por los movimientos antivacunas han aumentado la desconfianza de la sociedad hacia la vacunación. Así lo establece la guía de la Asociación Americana de Psicología, que lleva por título Fomento de la confianza en las vacunas mediante la participación comunitaria (Building Vaccine Confidence Through Community Engagement).

El manual, se enmarca en la iniciativa "Equity Flattens the Curve", y ha sido desarrollado con el objetivo de ayudar a los responsables de la gestión de la respuesta sanitaria a desarrollar acciones eficaces para combatir el negacionismo hacia las vacunas y aumentar la promoción de la salud y la responsabilidad cívica frente a la COVID-19. Tal y como señala en el texto, “la APA afirma su compromiso en utilizar la ciencia psicológica y su consejo en la promoción de la equidad en todas las poblaciones en lo que respecta al acceso a las vacunas y su coste, al tiempo que presta atención a la importancia de la confianza y la aceptación en todos los contextos culturales y comunidades diversas”.

Fuente: www.pexels.com Artista:
RF._.studio Fecha descarga: 15/12/2020

La aceptación de las vacunas es una decisión que depende o está influenciada por múltiples factores. La inclinación hacia la vacunación es producto de un proceso de decisiones complejo, en el que no todas las personas alcanzan su aceptación al mismo nivel o través de los mismos procesos de toma de decisiones. Por este motivo, según se indica en el documento, es necesario identificar las barreras que dificultan a las personas aceptar ser vacunadas, así como las intervenciones psicológicas en salud que han demostrado ser eficaces en la facilitación de estos procesos de toma de decisiones.

La negación al uso de vacunas no es algo nuevo en contextos de epidemias sanitarias. De hecho, la literatura científica recoge el concepto de “desconfianza en la vacuna”, en referencia al fenómeno habitual de vacilación o de retraso en los planes de vacunación poblacional a pesar de tener la vacuna disponible.

La comunicación, entre otros factores, es un elemento clave para la efectividad de las campañas de inmunización, de forma que una mala o deficiente comunicación sobre las vacunas (por ej., respecto a su seguridad y eficacia) puede influir en el aumento del rechazo o ambivalencia de la población frente a su uso. A este respecto, la investigación sugiere que la construcción de confianza y el hecho de proporcionar información transparente sobre las vacunas puede favorecer la aceptación de las personas a vacunarse. Alternativamente los estudios previos sobre campañas de vacunación señalan que las tasas de vacunación de adultos tienden a decrecer de manera constante a lo largo de los años y que son las normas sociales y los círculos cercanos al individuo (familia, amigos y conocidos) los que influyen en mayor medida sobre la decisión de las personas frente a la vacunación.

En esta línea, la guía de la APA proporciona las siguientes recomendaciones:

  • Permitir la creación de espacios para que los miembros de la comunidad puedan hablar honesta y libremente sobre la desconfianza hacia los sistemas de salud pública.
  • Utilizar estrategias comunitarias basadas en la evidencia para involucrar a los miembros de la comunidad. En este sentido, la participación de los líderes comunitarios o las personas influyentes en la comunidad y asegurar una comunicación efectiva entre los miembros de la comunidad son estrategias eficaces. Otras medidas para tener en cuenta tienen que ver con asegurar el acceso a la vacunación a las poblaciones más marginadas, utilizar los centros educativos o de ocio para acercar el acceso a la vacunación o realizar acciones de seguimiento a los padres y tutores.
  • Proporcionar el acceso a un conjunto amplio de investigaciones, y sobre todo, a aquellas investigaciones robustas que demuestren la eficacia de la vacuna a los miembros de la comunidad.
  • Fomentar el sentido de responsabilidad cívica, pidiendo a los miembros de la comunidad que se vacunen no sólo por su seguridad sino por la de su entorno.
  • Comunicar los planes de vacunación a la comunidad asegurando una distribución equitativa y la inclusión de todos los grupos.

El documento se puede descargarse en el siguiente enlace:

Building Vaccine Confidence Through Community Engagement

Artículos Relacionados
¿Qué es la fatiga pandémica y cómo afrontarla?, recomendaciones de la OMS
La Comisión Europea alerta de la fatiga pandémica en la nueva estrategia de prevención de la COVID-19