La pandemia de COVID-19 y las medidas para su prevención y control han tenido un fuerte impacto en los servicios de atención a las personas con, y a riesgo de, VIH y otras ITS, así como en las actividades de promoción y prevención frente a estas infecciones. Diferentes organismos instan a asegurar la continuidad en los servicios sociales y de salud, especialmente la atención dirigida a las poblaciones más vulnerables, entre las que se encuentran los colectivos a los que se dirigen las acciones desde el Plan Nacional sobre el Sida.

Con esta introducción, se presenta un informe redactado por la Secretaría del Plan Nacional sobre el Sida (SPNS) de la Dirección General de Salud Pública -en colaboración con las Comunidades Autónomas (CCAA), con el Comité asesor y consultivo de ONG´s de la SPNS NS (COAC) y con las Sociedades Científicas (SSCC)-, a través del cual se recogen las demandas y necesidades de las personas con el VIH y otras ITS, y las situaciones de vulnerabilidad creadas o incrementadas durante la pandemia de coronavirus, así como las acciones llevadas a cabo por las entidades pertenecientes al COAC y por la SPNS en el ámbito de sus competencias durante la crisis sanitaria y social por la COVID-19. 

Autor: LaleshAldarwish Fuente: pexels Fecha descarga: 12/01/2021

Tal y como señala el documento, en el ámbito psicológico y social, la mayoría de las necesidades detectadas desde el inicio de la pandemia, tanto en la población general como en parte de estos colectivos, se relacionan con un incremento de la demanda de apoyo emocional por aumento de síntomas propios de la ansiedad y la depresión, la sensación de desasosiego y miedos generados por la situación actual como consecuencia del periodo de confinamiento, dificultades en el acceso a los recursos básicos (alimentación, higiene, alojamiento...), ausencia de servicios de seguimiento y acompañamiento para poder mantener el aislamiento y la cuarentena -que ha sido aún más complicado en situaciones con condiciones de vivienda no adecuadas, bajos ingresos económicos, falta de cobertura de necesidades básicas, o abstinencia a drogas)-, saturación y, en algunos casos, cierre de los servicios sociales y de las oficinas de empleo, aumento de las desigualdades relacionadas con la brecha digital, etc.

Con respecto a las acciones llevadas a cabo en diversos ámbitos de atención, el informe recoge las distintas acciones de atención psicológica y social llevada a cabo, entre ellas, asesoramiento sobre recursos sociales disponibles, apoyo emocional frente a la soledad, desasosiego y miedos, pérdida de salud, estrés acumulado y salud sexual. Asimismo, se ha trabajado con personas con el VIH, con comorbilidades y edad avanzada, que se encuentran en aislamiento social y ausencia de redes de apoyo, se ha atendido a personas trans que ejercen la prostitución y a personas que han practicado chemsex, y por consumo de drogas, reducción de daños y abstinencia.

Se puede acceder al informe completo a través del siguiente enlace:

Informe sobre necesidades de las poblaciones vulnerables al VIH atendidas durante la crisis por COVID-19 

Artículos Relacionados
La necesidad de impulsar acciones para frenar el VIH en la infancia, informe de UNICEF
Las personas con VIH: en mayor riesgo de malestar psicológico y revictimización, según ha alertado la Asociación Británica de Psicología
Transmite respeto, lema de la campaña en el día Mundial del SIDA
Nuevos materiales del juego online para la prevención del VIH: Trivihal positivo
Trivihal positivo, juego online para la prevención del VIH