En 2019, 24,9 millones de personas fueron desplazadas debido a desastres naturales y eventos climáticos extremos, lo que unido a los 17,2 millones de personas que se desplazaron por este motivo en 2018 muestra la dimensión de este problema. Estos desplazamientos obligan a millones de niños a interrumpir sus procesos de escolarización y a vivir en condiciones de exclusión y pobreza. Así lo advierte el informe The impact of climate displacement on the right to education, elaborado por la UNESCO.

Tal y como se señala en el texto, los efectos catastróficos del cambio climático ya no son emergencias aisladas, sino que se han convertido en la “nueva norma mundial”. Hasta la fecha son escasos los estudios que han analizado el efecto del cambio climático en el acceso a la educación, por lo que el objetivo del informe de la UNESCO ha sido arrojar luz sobre este problema y proporcionar recomendaciones que tengan en cuenta esta aproximación ecológica en la comprensión de este fenómeno.

Fuente: www.pexels.com Artista:
Denniz Futalan Fecha descarga: 20/01/2021

Los efectos del cambio climático, que van mucho más allá del calentamiento global y del aumento de la temperatura del mar, y que implican fenómenos meteorológicos de inicio rápido, como monzones, inundaciones, sequías e incendios forestales, así como cambios ambientales de inicio lento, como el aumento del nivel del mar y la desertificación, obligan a las poblaciones afectadas a abandonar sus hogares y establecerse en nuevas regiones bien sea dentro de su propio país (desplazamiento interno) o fuera (desplazamiento internacional).

Si bien existe un compromiso internacional hacia la protección de los derechos humanos, incluido el derecho a la educación, tal y como se contempla en la Declaración Universal de Derechos Humanos y en otras normativas internacionales, que instan a los estados a otorgar ciertos derechos a los desplazados, como el fortalecimiento de la resiliencia de los sistemas educativos en los países afectados por el cambio climático, las poblaciones desplazadas a otros países no llegan a recibir este acceso a la educación por su condición de ilegalidad, al no estar contempladas dentro de la definición legal de “refugiados”.

Asimismo, los estudios muestran que las migraciones internacionales masivas suelen ir acompañadas de un aumento de la xenofobia, la violencia, la discriminación y el trauma del desplazamiento de las personas afectadas, lo que suponen serios obstáculos en su continuidad educativa.

Mediante este informe, la UNESCO pretende impulsar la investigación en este campo para implementar medidas eficaces que contemplen este problema tan prevalente y mejorar las medidas legislativas de los gobiernos para se adecúen al derecho internacional que defiende el derecho a una educación para todos.

El informe puede descargarse en el siguiente enlace:

The impact of climate displacement on the right to education

Artículos Relacionados
A pesar de la pandemia, el mundo no puede apartar la vista de la crisis climática, mensaje de la IASC
¿Influye nuestra personalidad en la conducta hacia el cambio climático?
Se aprueba el nuevo Plan Nacional de Adaptación al Cambio Climático 2021-2030
La Psicología y la lucha contra el cambio climático, una alianza necesaria
Acciones desde la Psicología para hacer frente al cambio climático y mitigar su impacto