“Nuestros hijos están en crisis y necesitan ayuda”. Bajo esta afirmación, una coalición de más de 60 organizaciones y expertos/as en salud infantil de Reino Unido -entre los que se encuentra la Sociedad Británica de Psicología-, ha publicado una carta abierta en la revista The Guardian, a través de la cual ponen de relieve el efecto devastador que está teniendo la pandemia por COVID-19 en la infancia de todos los niños y todas las niñas y jóvenes, y pone de relieve la necesidad de crear una comisión independiente para analizar este impacto.

Según señala la carta abierta, desde el inicio de la pandemia, un número creciente de familias en apuros están siendo arrastradas a la pobreza, con más de 4 millones de niños y niñas viviendo en la pobreza incluso antes de que la COVID-19 arruinara la economía. El cierre de escuelas ha ampliado la enorme brecha educativa y se prevé que se registrará un número cada vez mayor de jóvenes que sufren problemas de salud mental y angustia psicológica, con cada día que el confinamiento y el distanciamiento social los/as mantenga aislados/as e inseguros/as sobre su futuro.

 

Foto: Germán T R Fuente: pexels Fecha descarga: 25/01/2021

De acuerdo con los expertos, el bienestar infanto-juvenil se ha convertido en una emergencia nacional. Esto podría evitarse con la creación de una comisión independiente, que diseñara una estrategia intergubernamental para librar a niños, niñas y jóvenes de los efectos persistentes del COVID-19. Esta comisión debe incluir a representantes de todo el sector, incluidas organizaciones, líderes escolares, sindicatos docentes, expertos en educación, médicos y profesionales de la salud mental, así como el Comisionado de la Infancia.

Tal y como afirman, una estrategia para proteger a los y las menores de los peores efectos de la pandemia debe basarse en los principios de recuperación establecidos por las principales organizaciones infantiles y debe involucrar a los/as niños/as, los/as jóvenes y sus familias en la creación de una visión para su futuro. En la actualidad, afirman, “tenemos soluciones parciales y medidas provisionales. La próxima generación se merece algo mejor.”

Si bien la petición está dirigida al Gobierno de Reino Unido, sus argumentos pueden aplicarse al contexto español, donde diversas organizaciones y expertos han alertado de las consecuencias de la pandemia del coronavirus y de las medidas restrictivas impuestas con la finalidad de detener su expansión, en la salud mental de niños, niñas y adolescentes. A este respecto, UNICEF-España ha instado al Gobierno español a adoptar una nueva estrategia nacional en salud mental que incluya un apartado especial para la infancia y la adolescencia, pidiendo fortalecer las redes y dispositivos de salud mental y de apoyo psicológico y social con carácter permanente, así como promover y detectar cuanto antes el riesgo en la salud mental de los y las menores.

Fuente: The Guardian 

Artículos Relacionados
Los y las jóvenes ponen de relieve la importancia de contar con un psicólogo educativo en el instituto-Manifiesto de la infancia y adolescencia 2020
Tratamiento de la infancia en los medios de comunicación, recomendaciones
La mala salud mental y física y la falta de aptitudes académicas y sociales: problemas más comunes en la infancia, según UNICEF
UNICEF-España solicita una nueva estrategia nacional en salud mental con atención específica a la infancia
Más allá de las máscaras: efectos sociales de la COVID-19 en niños y adolescentes, informe de UNICEF