El pasado 22 de noviembre se presentaba en Bruselas el último Informe Anual 2007 sobre Drogodependencias en Europa, realizado por el Observatorio Europeo de las Drogas y las Toxicomanías (OEDT), en el que se recogen los datos de consumo de diversas sustancias en 2005 y se comparan con los obtenidos en el informe anterior, correspondiente a 2004.

 

Entre los resultados más destacados, tal y como recoge la página Web del Ministerio de Sanidad y Consumo (MSC), encontramos que en 2005 el consumo de cocaína aumentó en todos los países de la Unión Europea. Concretamente, frente a los tres millones de europeos que en 2004 consumieron cocaína al menos una vez en el último año, la cifra asciende a cuatro millones y medio para el 2005; lo que supone un aumento del 50% en tan solo un año. Así mismo, en el informe se señala que, a pesar de este incremento general, en España y Reino Unido el consumo de esta sustancia tiende a estabilizarse en 2005, mientras que en países como Dinamarca o Italia, la tendencia es al alza.

En cuanto a las demandas de tratamiento por cocaína, los datos de 2005 recogen un total de 48.000 solicitudes de atención en toda Europa. El informe destaca que España y los Países Bajos lideran la clasificación de personas admitidas a tratamiento por dependencia de cocaína. Siguiendo con los datos facilitados por el MSC, en la actualidad, la cocaína es la droga que más demandas de tratamiento genera en nuestro país, con 46,9% del total (y el 62,1% de las primeras admisiones). Desde 1999 también es la droga que se menciona con mayor frecuencia en las urgencias hospitalarias por reacción aguda a sustancias psicoactivas ilegales (63,4% en 2005).

Con respecto al consumo de cannabis, ésta sigue siendo la droga de mayor popularidad en toda Europa. En 2005, setenta millones de europeos habían probado el cannabis alguna vez en la vida, veintitrés millones lo hicieron en el último año y casi tres lo consumen a diario. A pesar de estas cifras, el informe señala la tendencia a la estabilización en el consumo del cannabis experimentada el año pasado entre los escolares españoles de 14 a 18 años y entre los británicos de 16 a 24.

Si bien estos resultados sólo se refieren al año 2005, los datos parecen ir en la línea de lo encontrado, para el caso español, en la última Encuesta Escolar sobre Drogas 2006-2007. Tal y como recoge la nota de prensa del Ministerio de Sanidad y Consumo, los resultados de esta encuesta reflejan una reducción de más de 6 puntos en el consumo de cannabis entre los escolares en los últimos 12 meses (se ha pasado de un 36,6% en 2004 a un 29,8% en 2006).

El OEDT también hace referencia a las demandas de tratamiento por consumo habitual de cannabis, que se han multiplicado por tres en toda Europa entre 1999 y 2005, aunque también parecen estabilizarse. En este periodo, las solicitudes de atención por problemas derivados del consumo de cannabis han pasado de 15.439 a 43.677. En España, las demandas de tratamiento suponen el 10,9% del total de las demandas europeas y el 18% cuando se refieren a las primeras solicitudes.

 

Entre otros datos, este informe también hace alusión al número de muertes provocadas por el consumo de drogas en el ámbito europeo. Al respecto, El OEDT destaca que Europa no ha logrado reducir el número de muertes relacionadas con las drogas, señalándose un aumento superior al 30% en países como Grecia, Austria, Portugal y Finlandia para 2005. En general, son muertes vinculadas al consumo de opiáceos. Contrastando con esta información, y siempre siguiendo los datos aportados por el MSC, España se encuentra en el grupo de países en los que se ha reducido el número de muertes por sobredosis, en paralelo al descenso generalizado del consumo de heroína y el cambio en los nuevos patrones de consumo.

Artículos Relacionados
DROGAS, MUSICA Y JÓVENES: PREVENIR EN OTRA ONDA
PATRONES Y TRASTORNOS DE PERSONALIDAD EN PERSONAS CON DEPENDENCIA DE LA COCAÍNA EN TRATAMIENTO
SUBTIPOS DE DROGODEPENDIENTES EN TRATAMIENTO: APOYO EMPÍRICO PARA UNA DISTINCIÓN ENTRE TIPO A Y TIPO B
DEPENDENCIA DE LA COCAÍNA Y PSICOPATOLOGÍA A TRAVÉS DEL SCL-90-R
EL CONSUMO DE CANNABIS SE ASOCIA CON UN MAYOR RIESGO DE PADECER UN TRASTORNO PSICÓTICO, SEGÚN THE LANCET