Es necesario abordar con urgencia los niveles crecientes de fatiga pandémica si se quieren evitar nuevas oleadas de infección y mantener el cumplimiento por parte de la población de las medidas actuales para frenar la propagación de la COVID-19.

Así lo advierte el Centro Europeo para la Prevención y Control de Enfermedades (ECDC- European Centre for Disease Prevention and Control) en su decimocuarta actualización de la evaluación rápida de riesgos del SARS-CoV-2 para la Unión Europea, un nuevo documento a través del cual pone de manifiesto, entre otros aspectos, el incremento exponencial de la fatiga pandémica en la población y sus posibles consecuencias sobre la expansión de la pandemia.

Tal y como indica la ECDC, varios países de la Unión Europea han observado una disminución en la incidencia general de SARS-CoV-2 en las últimas semanas, probablemente debido al impacto de las intervenciones no farmacológicas de salud pública más estrictas. No obstante, la situación epidemiológica sigue siendo motivo de grave preocupación en la UE, y la mayoría de los países continúan notificando tasas de contagios y de mortalidad.

Foto: Andrea Piacquadio Fuente: pexels Fecha descarga: 19/02/2021

Aunque se ha comenzado a implementar la vacuna en todos los países, dirigida principalmente a grupos de riesgo (ancianos y residentes en centros de atención a largo plazo), así como a trabajadores de la salud y otros trabajadores de primera línea, todavía es demasiado temprano para detectar un impacto de la misma en la reducción de mortalidad u hospitalizaciones por COVID-19.

Asimismo, a pesar de que se está registrando en la mayoría de los países una reducción en las infecciones generales como respuesta a las intervenciones no farmacológicas, hay una creciente preocupación ante la aparición y el aumento de la propagación de nuevas variantes del SARS-CoV-2 identificadas por primera vez en el Reino Unido, Sudáfrica y Brasil, y asociadas con un mayor riesgo de infección y mortalidad.

De acuerdo con el informe, debido al aumento de la transmisibilidad, a la evidencia de una mayor gravedad y al potencial de que las vacunas COVID-19 autorizadas existentes sean parcial o significativamente menos efectivas contra las nuevas variantes preocupantes, el riesgo asociado con una mayor propagación del coronavirus se considera alto a muy alto para la población en general y muy alto para las personas vulnerables, y, a menos que continúen las medidas impuestas para frenar su expansión, se prevé un aumento significativo de casos y muertes relacionados con la COVID-19 en la UE.

En este contexto, el Centro Europeo para la Prevención y Control de Enfermedades advierte de que la fatiga pandémica podría afectar negativamente a la aceptación y el cumplimiento continuos de las medidas restrictivas por parte de la población.

Dado lo anterior, sobre la base de la situación epidemiológica actual en la Unión Europea, las intervenciones de salud pública inmediatas, fuertes y decisivas son esenciales para controlar la transmisión y salvaguardar la capacidad sanitaria. De igual modo, es necesario abordar con urgencia los niveles crecientes de fatiga pandémica si se quieren evitar nuevas oleadas de infección y mantener el cumplimiento de medidas por parte de la población.

De hecho, en los últimos meses se ha detectado cómo algunas partes de la población están llegando al límite de su tolerancia en el cumplimiento de las medidas. La fatiga pandémica, definida por la OMS como "desmotivación para seguir las medidas de protección recomendadas", parece estar aumentando en algunos entornos, y esto debe abordarse con urgencia para evitar nuevas olas de infección y minimizar el descontento de la población.

En esta situación de rápida evolución, es fundamental gestionar cuidadosamente las expectativas de la sociedad con respecto a la probabilidad de flexibilizar las restricciones. Para tal fin, la ECDC recomienda a las autoridades que tengan una buena comprensión de las percepciones de la comunidad sobre la pandemia, garantizando que la población comprenda bien en qué punto nos encontramos en la actualidad, y conozca la eficacia de las medidas vigentes y el efecto de las vacunas para mejorar su aceptación. A este respecto, el informe considera prioritario informar a la sociedad de la importancia de mantener o fortalecer el cumplimiento de las medidas restrictivas para controlar la propagación de las nuevas variantes del virus.

Para ello, deben emplearse los principios estándar de la comunicación de riesgos, incluida la transparencia con respecto a la incertidumbre, así como la accesibilidad y claridad de los mensajes. El seguimiento de los niveles de confianza en las organizaciones de salud pública sigue siendo un elemento importante de los esfuerzos de comunicación, ya que la confianza está estrechamente asociada con la aceptación y el cumplimiento de las medidas. Los mensajes de comunicación específicos para el público deben incluir la siguiente información:

  • La importancia de fortalecer las medidas de protección personal que han demostrado ser efectivas, limitando así el riesgo de exposición, la propagación de las nuevas variantes y la oportunidad de que surjan nuevas variantes adicionales.

  • Enfatizar en el hecho de que el aumento de las tasas de infección provocará más hospitalizaciones y muertes, más personas que pueden desarrollar problemas de salud duraderos en forma de 'COVID prolongado', y más oportunidades para el virus mute.

  • Brindar información de fácil comprensión sobre la evolución epidemiológica de la pandemia, incluyendo datos sobre las nuevas variantes.

  • Dar un mensaje esperanzador sobre el modo en que el cumplimiento continuo de las medidas ayudará a controlar las nuevas variantes, mientras que "gana tiempo" para permitir que las vacunas tengan un impacto, facilitando así un retorno a cierto grado de "normalidad".

  • La importancia de que los grupos de vacunación se vacunen tan pronto como puedan. Se requiere una implementación rápida de la vacunación para proteger a la mayor cantidad de personas posible, al tiempo que se reducen las oportunidades de mutación del virus.

  • Informar sobre el estado de los programas nacionales de vacunación (incluidos pronósticos realistas de quién será vacunado y cuándo), de la priorización de grupos de población para la vacunación y la justificación de las opciones, de las características de la vacuna en términos de seguridad y eficacia, y de cualquier adaptación realizada a las estrategias de vacunación.

  • Transmitir la tranquilidad de que los investigadores, los fabricantes y los organismos reguladores están explorando formas de actualizar las vacunas según sea necesario y están facilitando su autorización para permitir un despliegue rápido.

Los principios de la participación comunitaria también deben utilizarse como un medio para garantizar que las personas sientan que sus preocupaciones se toman en serio y que se las escucha. Para ello, es importante que las autoridades:

  • Reconozcan la participación de la comunidad en el control de la pandemia;

  • Se aseguren de que tengan un buen conocimiento de las percepciones de la comunidad sobre la pandemia y de las medidas implementadas, a través de una investigación conductual en curso (incluido el seguimiento de la aceptación de la vacuna, así como el seguimiento de las redes sociales para detectar y abordar información inexacta, incorrecta y potencialmente dañina información para la campaña de vacunación o sobre otros aspectos de la pandemia).

  • Optimicen las comunicaciones con los subgrupos de población más vulnerables desde el punto de vista médico o social, por ejemplo, a través de portavoces de confianza. Asimismo, es fundamental que las personas infectadas y sus contactos, que están obligados a aislarse, reciban apoyo financiero y logístico mientras permanecen en casa.

Se puede acceder al documento completo a través del siguiente enlace:

SARS-CoV-2 - increased circulation of variants of concern and vaccine rollout in the EU/EEA, 14th update

Artículos Relacionados
La OMS y la OIT reconocen los riesgos para la salud física y mental de los profesionales sanitarios frente a la COVID-19
¿Qué es la fatiga pandémica y cómo afrontarla?, recomendaciones de la OMS
La Comisión Europea alerta de la fatiga pandémica en la nueva estrategia de prevención de la COVID-19