La labor de criar y cuidar, habitualmente asignada a las mujeres por cuestiones culturales de división sexual del trabajo, no sólo implica realizar las múltiples actividades del hogar, sino también una carga mental y responsabilidad que pueden generar un desgaste emocional importante. Este es el mensaje que la guía Mala de Acostarme. Guía de (auto)cuidados, pretende poner sobre la mesa para concienciar a las mujeres implicadas la necesidad de establecer acciones para protegerse y fomentar hábitos de autocuidado.

La guía se compone de una serie de cuadernillos, elaborados desde el enfoque de género, donde se abordan aspectos asociados a las creencias de género y se potencian las estrategias de autoconocimiento, ayudando a las mujeres a identificar situaciones cotidianas que generan un gran desgaste emocional y a elaborar un programa personalizado de autocuidado emocional.

La guía pretende ayudar a las mujeres a realizar cambios en las rutinas diarias para incorporar estos buenos hábitos y a reconocer y gestionar las propias emociones de forma sana. Según se recoge en la introducción del documento, “el autocuidado supone un reto vital, una pieza clave en el puzle de nuestro bienestar, un pilar definitivo para que nuestras vidas sean sostenibles”..

Se puede acceder a la guía en el siguiente enlace:

Mala de Acostarme. Guía de (auto)cuidados

Artículos Relacionados
Guía de cuidado y autocuidado para las personas que trabajan en el ámbito de la salud mental
Consejos de autocuidado para profesionales sanitarios
Autocuidado, una necesidad en los psicólogos que intervienen con menores víctimas
Guía de orientación para familiares, amigos y cuidadores de personas con daño cerebral
Estado emocional y duelo en cuidadores de personas con demencia tras el fallecimiento