El concepto de hogar monoparental esconde realidades sociales muy distintas. La realidad de los hogares monoparentales es diversa y sus definiciones en distintas fuentes no siempre coinciden, lo que lleva a divergencias y poca claridad en cuanto al número real de hogares que se engloban en esta etiqueta.

Así lo afirma el informe “Madre no hay más que una: monoparentalidad, género y pobreza infantil” publicado por el Alto Comisionado contra la Pobreza Infantil del Gobierno de España a través del cual se describen y cuantifican las realidades múltiples de la monoparentalidad en nuestro país, con el fin de contribuir al desarrollo de políticas públicas que respondan a las necesidades específicas de los diversos tipos de hogares monoparentales españoles.

El documento recoge una serie de conclusiones de especial interés, entre ellas, las siguientes: 

Foto: Anastasia Shuraeva Fuente: pexels Fecha descarga: 09/03/2021
  • El peso de los hogares monoparentales sobre el total de hogares varía sustancialmente entre los países de la Unión Europea. No obstante, hay dos características comunes de los hogares monoparentales europeos: su feminización y su mayor exposición a la pobreza y la exclusión social.

  • En España la monoparentalidad no es un fenómeno tan extendido como en otros países de la Unión Europea, si bien se ha registrado un incremento significativo de hogares monoparentales en los últimos 15 años, hasta representar en torno a 1 de cada 10 hogares con niños, niñas y adolescentes. Según los últimos datos publicados por el Instituto Nacional de Estadística en base a la Encuesta Continua de Hogares (ECH) hay un total de 1.887.500 hogares monoparentales.

  • De los 1,9 millones de hogares monoparentales que hay en nuestro país, más de 8 de cada 10 están encabezados por mujeres, en menos de la mitad residen niños, niñas o adolescentes y hay un número importante formado por un núcleo monoparental con otros convivientes.

  • La monomarentalidad es un fenómeno que afecta a cerca de 950.000 niños, niñas y adolescentes que viven únicamente con su madre en ausencia del otro progenitor. La gran mayoría lo hace, además, sin otros adultos en el hogar. Estos hogares sufren una mayor situación de vulnerabilidad en comparación con el resto, suponiendo dificultades añadidas en relación con el mercado laboral, la conciliación entre la crianza y el trabajo. A la mayor necesidad de apoyo de redes sociales y/o profesionales para poder trabajar se suma a la discriminación por sexo que las mujeres sufren en el mercado laboral.

  • Los datos registran un riesgo de pobreza para los y las menores que conviven en hogares monomarentales simples 20 puntos superior (47,3%) al riesgo medio en España (27,4%). Este riesgo es aún mayor para los niños, niñas y adolescentes en núcleos monoparentales con otros convivientes (52,3%). Asimismo, se observa que entre los y las menores en hogares monomarentales simples, la privación material severa alcanza el 13,5%, más del doble de la tasa general (6%), una cifra que se eleva hasta el 15,7% en el caso de hogares formados por un núcleo monoparental con otros convivientes.

  • En los últimos años se han realizado avances legislativos que afectan de manera positiva a la situación de las madres en núcleos monomarentales, en lo referente a la conciliación de la vida personal, laboral y familiar, el impulso a la educación 0 a 3, así como en el ámbito de la inclusión.

    El mayor reto al que se enfrentan las madres de hogares y núcleos monomarentales son la temporalidad y la parcialidad no deseadas en el ámbito laboral.

    Un aspecto clave señalado en este informe para reducir la vulnerabilidad en hogares monomarentales -, especialmente en aquellos en los que se convive con otras personas y que presentan niveles educativos más bajos- es la acreditación de competencias profesionales para una mayor promoción profesional. En este sentido, se propone flexibilizar módulos de FP teniendo en consideración la posibilidad de horarios adaptables a las necesidades de estas madres y metodologías mixtas presencial/en línea.

Se puede acceder al informe completo a través del siguiente enlace:

Madre no hay más que una: monoparentalidad, género y pobreza infantil 

Artículos Relacionados
La Psicología siempre presente con las familias-15 de mayo, Día Internacional de las Familias
Guía de actividades para promover la educación positiva en familia durante la pandemia
¿Y ahora qué le digo? Nueva guía sobre parentalidad en tiempos de COVID-19
Guía de buenas prácticas para implementar servicios de parentalidad positiva
Un 10% de los casos conflictivos de ruptura de pareja pueden necesitar el coordinador de parentalidad