La gestión de la salud y seguridad en el trabajo debe contemplar los riesgos psicosociales asociados a situaciones de violencia y acoso laboral, que se han visto aumentados durante la pandemia. Así lo establece la nueva guía de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), que lleva por título Entornos de trabajo seguros, saludables, libres de violencia y acoso.

Tal y como se define en el texto, la violencia y acoso en el trabajo hace referencia a “un conjunto de comportamientos y prácticas inaceptables, o de amenazas de tales comportamientos y prácticas, ya sea que se manifiesten de manera puntual o recurrente, que tengan por objeto, que causen o sean susceptibles de causar, un daño físico, psicológico, sexual o económico”. En función de quién es el responsable de la violencia ejercida contra el trabajador, se hablar de violencia horizontal (si es un compañero de trabajo), vertical (si es por parte de un supervisor o subordinado) o violencia por terceras partes (si proviene de clientes, consumidores o pacientes).

Fuente: www.pexels.com Artista:
fauxels Fecha descarga: 16/03/2021

Sea cual sea el origen de la violencia laboral, esta tiene efectos muy negativos en la salud física y mental, en la dignidad, en la autoestima y en la situación laboral de las víctimas.

En la OIT se repasa la definición, las causas y los factores de riesgo para la violencia y el acoso laboral y se ofrecen una serie de recomendaciones para prevenir y abordar este problema, que se está viendo acrecentado por la crisis sanitaria y económica actual.

Entre las líneas de actuación, las empresas deberían proporcionar capacitación específica en esta materia, así como diseñar protocolos de prevención y protección a las víctimas. Según se señala en el texto, “cuando se producen casos de violencia y acoso, deben adoptarse medidas apropiadas para responder y reducir al mínimo los efectos”, recordando que, según la normativa europea, las empresas y organizaciones deben:

  • Garantizar un fácil acceso a vías de recurso y reparación apropiadas y eficaces y a mecanismos y procedimientos de notificación y de solución de conflictos que sean seguros, equitativos y eficaces.
  • Proteger la privacidad de las personas implicadas, así como la confidencialidad, en la medida de lo posible y según proceda, y velar por que estos requisitos no se utilicen de manera indebida.
  • Prever sanciones, cuando proceda.
  • Garantizar que todo trabajador tenga el derecho de alejarse de una situación de trabajo sin sufrir represalias u otras consecuencias indebidas si tiene motivos razonables para considerar que ésta presenta un peligro grave e inminente para su vida, su salud o su seguridad a consecuencia de actos de violencia y acoso, así como el deber de informar de esta situación a la dirección.

Se puede acceder al recurso en el siguiente enlace:

Entornos de trabajo seguros, saludables, libres de violencia y acoso

 

Artículos Relacionados
La UE ratifica el Convenio 190 contra el acoso laboral que entra en vigor este año
La relación entre el acoso psicológico en el trabajo, la resiliencia y la salud
Adoptada una nueva Normativa Internacional para hacer frente a la violencia y al acoso laboral
Es fundamental emprender medidas urgentes frente a la violencia y el acoso laboral contra mujeres y hombres, según una PNL
El Congreso solicita incluir el estrés y el acoso laboral como enfermedades profesionales