Una de cada 2 personas en todo el mundo presenta actitudes y conductas de discriminación hacia las personas mayores por el mero hecho de su edad. Por su parte, los jóvenes constituyen el grupo etario que más frecuentemente se siente discriminado por este motivo. Estas son algunos de los datos extraídos del Informe mundial de la OMS contra la discriminación por edad.

El informe reúne los estudios realizados hasta la fecha sobre discriminación por motivos de edad y presenta una serie de estrategias y recomendaciones para combatir este tipo de discriminación, que afecta a todos los grupos etarios y que está presente en las instituciones, en las relaciones personales y en nuestro día a día.

 

Tal y como se describe en la publicación, la discriminación por edad hace referencia a los pensamientos (estereotipos), sentimientos (prejuicios) y conductas (discriminación) hacia otras personas o hacia nosotros mismos por razones de edad. Se trata de un tipo de discriminación muy extendido mundialmente, que tiene consecuencias graves en todas las esferas de la vida y de la salud de las personas. Así, por ejemplo, para las personas mayores, la discriminación por edad se asocia con una esperanza de vida más corta, una salud física y mental más deficiente, una recuperación más lenta de la discapacidad y un mayor deterioro cognitivo.

El informe se ha elaborado después de un año en el que la COVID-19 ha tenido un coste devastador para la vida de muchas personas mayores. De esta manera, el texto destaca cómo la pandemia ha puesto de manifiesto especialmente los estereotipos discriminatorios, los prejuicios y la discriminación contra las personas mayores, por lo que es necesario actuar para combatir la expansión de este problema.

Asimismo, el texto si bien reconoce que se han producido avances en la legislación de los países para prohibir la discriminación por edad, todavía existen importantes lagunas en el derecho internacional para erradicar la discriminación por edad en general y, especialmente, la discriminación por edad en la vejez.

En el informe, la OMS insta a los gobiernos, a las agencias de la Organización de las Naciones Unidas, a las ONG y demás instituciones académicas y de investigación a desarrollar estrategias para abordar la discriminación por edad, así como realiza un llamamiento a la sociedad civil a unirse en contra de la discriminación por edad y movilizarse en esta dirección.

Más allá, el informe de la OMS propone tres estrategias fundamentales para combatir la discriminación por edad:

  • La formulación de leyes y políticas que aborden la discriminación por edad, la desigualdad y los derechos humanos, puesto que han demostrado ser efectivas para reducir la discriminación por edad hacia cualquier grupo de edad.
  • Las intervenciones psicoeducativas para reducir la discriminación por edad que cuentan con probada eficacia para reducir la discriminación por edad.
  • Las intervenciones que tienen como objetivo fomentar la interacción entre diferentes generaciones, puesto que pueden ayudar a reducir los prejuicios y los estereotipos y han demostrado ser las más eficaces para reducir la discriminación por edad contra las personas mayores

Se puede acceder al informe en el siguiente enlace:

Informe mundial de la OMS contra la discriminación por edad

Artículos Relacionados
La OMS y la OIT reconocen los riesgos para la salud física y mental de los profesionales sanitarios frente a la COVID-19
Directrices de la OMS sobre actividad física y hábitos sedentarios 2020
Medidas para la protección de la salud frente al cambio climático
La COVID-19 y las enfermedades no transmisibles, la “tormenta perfecta” - informe de la OMS y la ONU