¿Has utilizado la palabra “gorda/ gordo” como insulto contra ti o contra otra persona?, ¿Has comentado la bajada o subida de peso de otra persona sin que esa persona te pidiera tu opinión?, ¿Sientes culpa cuando comes?... Si la respuesta es afirmativa, es probable que tus ideas y creencias estén fuertemente asentadas en la gordofobia y la violencia estética, por lo que te beneficiaría leer la Guía básica sobre gordofobia. Un paso más hacia una vida libre de violencia, elaborada por el Instituto Canario de Igualdad.

Tal y como se detalla en la publicación, la gordofobia es el odio, rechazo y violencia que sufren las personas gordas por el hecho de ser gordas. Se trata de una violencia que nace de una serie de prejuicios sobre la salud y la belleza y sobre la creencia errónea extendida de que el peso de esas personas se debe a una falta de voluntad por controlar la dieta o a una falta de autocuidado.

 

Fruto de estos prejuicios, las personas gordas sufren numerosas situaciones de acoso, violencia y discriminación desde la infancia, generándoles fuertes sentimientos de culpa y vergüenza y dando lugar a un mayor riesgo de presentar problemas de salud mental, como ansiedad, depresión o trastornos de la conducta alimentaria.

La guía reflexiona sobre los cánones sociales de la belleza y la salud, que implican una obsesión hacia la delgadez y que generan una cultura que propicia una “violencia estética”, es decir, una violencia hacia cualquier persona que no cumpla estas expectativas sociales. Según se recoge en el texto, “es de tener en cuenta que una sociedad obsesionada con ser delgada es una sociedad obsesionada con no ser gorda, lo cual significa que la otra cara de la moneda de la delgadez normativa es la gordofobia, tanto externa (rechazo hacia la gente gorda) como interna (miedo a engordar)”.

La guía expone las diferentes manifestaciones de este tipo de discriminación “estructural y sistémica” que sufren las personas gordas, que habitualmente experimentan bullying escolar, acoso callejero, una atención médica sesgada, exclusión laboral, infrarrepresentación cultural y rechazo sexo-afectivo, dificultades para encontrar ropa, exclusión en el ámbito de la actividad física e imposición de dietas estrictas y fitness. Asimismo, incluye un test de autoevaluación sobre estos aspectos y una serie de recursos bibliográficos y audiovisuales sobre el tema.

Para luchar contra este tipo de discriminación y violencia, la guía propone las siguientes recomendaciones:

  • Dejar de alimentar la cultura de la dieta.
  • Dejar de utilizar las palabras gordo y gorda como insulto.
  • Hablar de salud integral.
  • Hablar de alimentación en un sentido amplio.
  • Señalar las burlas, chistes y bullying gordófobo.
  • Apostar por el deporte inclusivo.
  • Visibilizar la diversidad corporal.
  • Dejar de comentar los cuerpos ajenos.
  • Borrar la idea de que sabemos todo de alguien solo con mirarle.
  • Trabajar por la inclusión social y laboral de las personas gordas.
  • Escuchar a las personas gordas (sobre todo si eres personal sanitario).
  • Amar a las personas gordas.

Se puede acceder a la guía en el siguiente enlace:

Guía básica sobre gordofobia

Artículos Relacionados
Cómo modificar el autoconcepto físico cambiando nuestro entorno
DIETA Y EMOCIÓN: PSICOFISIOLOGÍA DE LA ALIMENTACIÓN EMOCIONAL
“Los psicólogos en la atención a la discapacidad han estado y están presentes desde hace más de treinta años en España”-Entrevista a Mª José Catalán y Pilar Mendieta García
La obesidad infantil muestra un ligero descenso en España, Estudio Aladino sobre sobrepeso y obesidad infantil
Aprobado el anteproyecto de Ley para la Promoción de una Vida Saludable en Andalucía
Pautas de la OMS sobre actividad física, comportamiento sedentario y sueño para niños menores de 5 años
La obesidad infantil tiene consecuencias psicológicas y emocionales, según un nuevo estudio DKV