La aplicación del uso de muñecos con apariencia de bebé como terapia es una alternativa a las técnicas convencionales o al uso de fármacos, ofreciendo una técnica psicoafectiva para satisfacer las necesidades de las personas con demencia, con beneficios, en muchos casos, visibles y notables de manera inmediata.

Así lo indica el Centro de Referencia Estatal de atención a personas con enfermedad de Alzheimer y otras demencias del Imserso, en una guía a través de la cual aborda la Doll Therapy o Terapia con muñecos (y los beneficios que produce en personas con demencia.

Según explica, la terapia con muñecos es una terapia no farmacológica que utiliza muñecos terapéuticos con apariencia de bebé y sus diferentes elementos de manera simbólica. La interacción dinámica entre la persona, el muñeco y otras personas, activa instintos innatos relacionados con el cuidado, basados en la historia de vida y los roles desarrollados, promoviendo la comunicación afectiva.

Fuente: CRE Alzheimer Fecha descarga: 17/05/2021

A lo largo de la guía, se ofrecen recomendaciones para una correcta aplicación de la terapia, brindando conocimientos básicos, un modelo de trabajo y una metodología basada en la experiencia del Centro de Referencia Estatal de atención a personas con enfermedad de Alzheimer y otras demencias, con el fin de facilitar la intervención de la terapia con muñecos en las diferentes fases de la enfermedad.

Su aplicación puede llevarse a cabo tanto en el domicilio como en centros residenciales o de estancias diurnas. Si bien puede realizarse en cualquier fase de la enfermedad, es significativa en fase avanzada, donde otros tipos de intervención no son posibles. De acuerdo con el CRE Alzheimer, es una estimulación de bajo coste y un recurso accesible, que siguiendo unas pautas de evaluación e intervención para llevarla a cabo y así evitar caer en su uso como un juego, puede suponer un recurso versátil.

A este respecto, tal y como señala en su documento, los principales beneficios encontrados a nivel psicológico y social son: alivio de los síntomas psicológicos y conductuales de la demencia (reducción de la agitación y la agresividad, así como disminución de la tendencia al vagabundeo), incremento de la motivación e iniciativa y reducción de la frustración, mantenimiento de la conexión con el entorno y evitación del aislamiento, aumento de la expresividad y mejora de habilidades de comunicación, y mejora del bienestar.  

Asimismo, se observan otros beneficios como el mantenimiento y/o estimulación de las capacidades cognitivas preservadas, la promoción de la autonomía y de la independencia del usuario, el desarrollo bimanual y motriz del usuario, la mejora de la autoestima, el empoderamiento del usuario y el incremento de su calidad de vida y de la de su entorno más cercano.

Se puede acceder directamente al documento a través del siguiente enlace:

Terapia con muñecos en personas con demencia 

Artículos Relacionados
Guía para concienciar a los profesionales sanitarios sobre la atención intercultural de la demencia
Guía para cuidadores de personas con Alzheimer
Se lanza una plataforma mundial de intercambio de conocimientos sobre demencia
Informe mundial sobre Alzheimer 2020, recomendaciones para el diseño de espacios