El impacto psicológico y social de la pandemia de la COVID-19 ha comenzado a saturar las consultas y las urgencias hospitalarias, duplicándose los casos de urgencias psiquiátricas infantiles y observándose un repunte en los servicios de pediatría de atención primaria de consultas por casos de ansiedad, depresión, síntomas de tipo obsesivo-compulsivos, autolesiones e intentos de suicido en adolescentes, así como trastornos de conducta alimentaria (cada vez más graves). En la misma línea, se ha registrado un incremento en la violencia sobre los/as menores, el maltrato y los abusos y se ha disparado el consumo de pantallas en niños y jóvenes.

Así lo advierten la Sociedad de Psiquiatría Infantil (SPI) y la Asociación Española de Pediatría en una nota de prensa difundida tras la celebración del II Congreso Digital de la Asociación Española de Pediatría, mediante la cual ponen de relieve el grave impacto de la pandemia sobre la salud mental infanto-juvenil y la trascendencia de que las instituciones sanitarias activen “un plan de prevención y respuesta” en pro de la salud de los y las menores.

Foto: Lukas Fuente: pexels Fecha descarga: 08/06/2021

Tal y como manifiesta la SPI-AEP, las consecuencias psicológicas derivadas de la crisis se relacionan con diversos factores de riesgo surgidos en el marco de esta pandemia, tales como, “la incertidumbre, el exceso de noticias, el distanciamiento social y familiar, la ausencia de rutinas, el abuso de pantallas, los ritmos irregulares de sueño y un patrón de alimentación menos saludable y, en muchos menores, la escolarización semipresencial”. En este contexto, cobran especial importancia otros factores como los problemas económicos, de conciliación laboral y familiar, el contagio o enfermedad propia o de familiares e “incluso el duelo por fallecimiento de seres queridos”.

Atendiendo a lo anterior, los/as expertos/as consideran que la mayoría de los niños, las niñas y los/as adolescentes podrían recuperar su funcionamiento normal con los apoyos necesarios y al retomar hábitos saludables. Con este propósito y en aras de reducir las consecuencias psicológicas de la pandemia, la SPI-AEP considera fundamental implementar una serie de medidas, la mayoría de las cuales han venido siendo puestas de manifiesto en los últimos años por el Consejo General de la Psicología:

1. Mejorar los sistemas de coordinación entre los equipos de atención primaria y los servicios de salud mental, así como la accesibilidad a estos últimos. De cara a una mejor prevención y detección tempranas, los/as expertos subrayan aquí la importancia de incorporar psicólogos clínicos en los dispositivos de atención primaria.

2. Garantizar en todas las comunidades autónomas la jornada escolar completa a todos/as los/as menores de todas las edades. En este punto, señalan la necesidad desde el punto de vista educativo y social de que los niños y las niñas puedan tener una jornada escolar completa y no semipresencial o intermitente.

3. Fomentar las actividades de ocio y muy especialmente las deportivas, abriendo de forma permanente los centros deportivos, los parques infantiles y otras actividades dirigidas a menores.

4. Agilizar la vacunación infanto-juvenil. En palabras de los/as expertos, esta medida permitiría reducir los contagios en esta edad, facilitando el contacto social, evitando cuarentenas”.

5. Reconocer oficialmente la especialidad de Psiquiatría del niño y del adolescente y la de Psicología Infantil en España -único país de Europa donde aún no están aprobada-, con el objetivo de garantizar una atención especializada a niños, niñas y adolescentes.

6. Desarrollar e implementar programas de promoción de la salud mental universales e independientes enfocados en la prevención, detección temprana y lucha en contra del estigma de los problemas de salud mental.

7. Aprobar e implementar la Ley de prevención del suicidio, incorporando apartados específicos para adolescentes.

8. Incrementar la cifra de especialistas en Psiquiatría y Psicología infantil por habitante. La importancia de esta medida -ya necesaria antes de la pandemia-, ha aumentado aún más con la irrupción de la COVID-19.

Se puede acceder a la nota de prensa a través del siguiente enlace:

Los pediatras advierten de una ‘pandemia’ de problemas de salud mental en la población infanto-juvenil y urgen un plan de prevención y respuesta  

Artículos Relacionados
¿Qué importancia y consecuencias tendría el desarrollo de nuevas especialidades sanitarias en Psicología?-Entrevista a Juan Antonio Cruzado, Óscar Pino López, Mª José Catalán y José Pedro Espada
La importancia de crear nuevas especialidades en Psicología para dar respuesta a las demandas y necesidades actuales en salud mental
Un nuevo informe pone de relieve la necesidad de más Psicólogos Clínicos en nuestro SNS
“Es conveniente la creación de una especialidad de nuestra disciplina en el campo de la salud mental infanto-juvenil”-Editorial abril-junio 2019
El Ministerio de Sanidad valora la creación de la especialidad de Psicología de la infancia y la Adolescencia
El estudio PsicAP avala la eficacia de la terapia cognitivo-conductual transdiagnóstica en el tratamiento de los trastornos emocionales en AP
El Defensor del Pueblo solicita reforzar la atención primaria, la atención hospitalaria y de salud mental frente a la COVID-19
Un informe pone de relieve la importancia de la Psicología en Atención Primaria